TODO ESTÁ MEZCLADO (OPINIÓN)

(Copyright Andrés Fornells)
Hasta el día de hoy todo cuanto sabemos sobre los orígenes del ser humano, desde el primero al último de nosotros descendemos de nuestro ancestro más lejano que fue africano.
Por muchas barreras que pongan los gobiernos, los racistas y los clasistas llevamos genes hermanos y como hermanos deberíamos tratarnos los unos a los otros si fuésemos mejores personas de lo que somos. Tengámoslo presente.

MÚSICA Y FANTASMAS EN EL CASTILLO DE WILDENSTEIN (curiosidades)

Hans Bender, parapsicólogo alemán de enorme prestigio, formuló su hipótesis tras la investigación de un lugar encantado en Alemania, el castillo de Wildenstein. Los fenómenos misteriosos ocurridos en dicho castillo eran de lo más diverso: música que surgía de las paredes, estruendos en el vacío, apariciones de figuras evanescentes, llantos infantiles… El castillo, a lo largo de generaciones, había sido escenario de eventos emocionalmente intensos.
Bender, entonces, afirmó que “debemos suponer que algún suceso o acción que provoca fuertes emociones en las personas implicadas, crea una atmósfera vinculada al propilo lugar e independiente de la gente, que origina fenómenos paranormales o favorece su desarrollo”.
Los investigadores creen, además, que la esencia que provoca los fenómenos puede estar ligada a las personas que los presencian, cuando éstas parecen estar dotadas de una especial sensibilidad.
Milian Ryzl, bioquímico checo, aseguró que “en el caso de fantasmas ligados a cierto lugar, las personas sensitivas pueden seguir viendo en realidad a los participantes en una escena ocurrida en aquellos sitios donde ocurrieron sucesos cargados emocionalmente de contenido dramático. Estas apariciones serían producto de las huellas psíquicas ligadas a ese lugar”.
Muchos incrédulos de toda la vida dejaron de serlo después de haber visitado el CASTILLO DE WILDENSTEIN. No recomendable para los que se asustan fácilmente.

ENAMORADOS (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Una noche, mientras los dos solos compartían intimidad y confidencias, bebiendo sorbo a sorbo una botella de buen vino, alumbrados por una danzante vela de color rosa y escuchando muy bajo de volumen “El lago de los cisnes”, de Tchaikovsky, la mujer hizo al hombre que la contemplaba con ojos embelesados una pregunta que nunca antes se había atrevido a formularle:
—Cariño, has llevado una vida aventurera, has conocido mucho mundo y a un buen número de mujeres, ¿por qué te enamoraste de mí y no de alguna otra de ellas?
Esta pregunta lo cogió a él por sorpresa, pues lo tenía muy claro.
—Verás, me enamoré de ti porque nada más conocerte te vi con los ojos del alma. Y a medida que te fui conociendo mejor me enamoré de tu risa, de tus tristezas, de la inigualable belleza de tus sentimientos. Y supe que mi mayor deseo, la primordial necesidad en mi existencia era permanecer siempre contigo, envejecer a tu lado, cuidarte, dedicarte hasta el último minuto de mi vida, porque todo esto es para mí la felicidad suprema y por nada del mundo renunciaré a ella.
Aquella pareja de auténticos enamorados dejaron las copas a medio beber, pues la acuciante necesidad de amarse se les hizo inaplazable.
Tchaikovsky terminó su genial melodía. Los dos amantes ni se dieron cuenta, estaban interpretando su propia música de jadeos y gemidos gozosos.

AMOR A LOS ANIMALES (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
Queridos amig@s, la vida es una escuela en la que hasta el más tonto,
el menos aplicado y el más indiferente aprende algo que le resulta de provecho.
Entre las muchísimas cosas que yo he aprendido hay una que hoy quiero compartir con vosotros: Hasta que no paséis por la experiencia de amar a un animal, la selección de sentimientos de vuestro corazón seguirá estando incompleta.

CAMBOYA PARA LECTORES CON PRISA (MIS VIAJES ALREDEDOR DEL MUNDO)

CAMBOYA PARA LECTORES CON PRISA (Mis viajes alrededor del mundo)

CAMBOYA PARA LECTORES CON PRISA (Mis viajes alrededor del mundo)

CAMBOYA es un exótico país del sudeste asiático, situado entre Vietnam y Laos. Cuenta con una población de 14 millones de habitantes. La religión que profesa el 85 % de su población es el budismo, y el 90 % de los camboyanos pertenecen a la etnia Khmer. Fue durante muchos años protectorado francés. El idioma oficial es el khmer y el segundo idioma es el francés. Su unidad monetaria es el riel que equivale a 10 kak y 100 sen. Pero reina el dólar. Su capital es  PHNOM PENH más de trescientos mil. Camboya es un país esencialmente rural y es muy notable la fertilidad de sus tierras.

COMO VIVEN: Viven en aldeas que generalmente se hallan bajo la dirección del hombre más anciano elegido por los miembros de cada clan. Trabajan la tierra en común y se reparten los beneficios. Viven en casas unifamiliares que construyen con la ayuda de familiares, amigos y vecinos. Los jóvenes que no tienen casa se van siempre a vivir a casa de la novia. Las mujeres tienen siempre, en todo la última palabra. Las casas las construyen sobre pilotes de madera o de cemento. Todas las familias poseen su propia estatua de Buda. Y cada campo, cada y cada arrozal tiene un NUMEN, (Deidad dotada de un poder misterioso que los protege contra catástrofes. En las ciudades el tuk-tuk es el mejor, más barato y divertido medio de transporte. Se trata de un vehículo de tres ruedas que se usa como taxi.

INSTRUMENTO MUSICAL MUY POPULAR: los sor arac unos tambores de barro cocido cubiertos con piel de serpiente.

BODAS Y FUNERALES: Los presiden los monjes bikkus que son budistas.

TEMPLOS: Hay más de 3.000 templos y en todos ellos hay que entrar descalzos, pues la tierra de los zapatos se considera impura. Lo más importante de este país, la ciudad perdida de ANGKOR, que fue el centro político y religioso de la civilización JAMER en el siglo XII.

ARTESANIA. Tallas, objetos de mármol, orfebrería de plata, mascaras, sedas. Los camboyanos consideran antigüedad cualquier objeto que tenga más de veinte años.

COMIDA EXOTICA: Arañas fritas con mayonesa. Escarabajos fritos. Serpientes, huevos de pato fertilizados. Y para el gusto occidental: El arroz con carne de cerdo, también de buey (aunque menos). Y sobre todo mucho pescado. El plato más típico es el PRADOC, que cosiste en una pasta de color rojo, muy picante. Los camboyanos aman los ríos y odian el mar.

LO MÁS IMPORTANTE DE PHNOM PENH: El palacio nacional con su pagoda de plata construida con 5.000baldosas de plata. El museo nacional, los campos de Chgoeung Ek. Estos fueron horribles campos de concentración donde el visitante puede hacerse una idea de los sufrimientos y torturas que ha padecido este pueblo bajo la tiranía de Pol Pot que hizo asesinar a millares de personas. El Mercado Central, un lugar animadísimo donde se encuentra ropa, comida, artesanía, etc. El Mercado Olímpico, con magnificas sedas y las famosas KRAMAS camboyanas.

VIA NOCTURNA: Muchos bares y restaurantes con nombres franceses.


MERECE IGUALMENTE LA PENA VISITAR: Wat at Phnom que alberga las cuatro estatus de Buda que emergieron del agua. Wat Ounalom, centro de la fe budista camboyana. Udong antigua capital de Camboya. Tonle Bati con su templo, pequeña playa y restaurantes. Siem Reap un importante mercado y de paso visitar los fabulosos templos de Angkor construidos por la magnífica civilización de los khmer que mantuvo un gobierno continuado durante mil años. Pero ocurrió que cuando abandonaron el culto al dios-rey, todo el orden social y económico y todo el esplendorosos imperio khmer se desintegro y ya nadie pudo mantener la extraordinaria civilización que ellos habían creado.

MERECE ESPECIAL MENCIÓN: El templo Ankor Wat, tan colosal que se le considera uno de los templos más grandes del mundo. Esta dedicada a Visnú (dios protector y conservador) y tiene galerías, terrazas, bajorrelieves, etc. El templo de Angkor Tom, antigua ciudad con impresionantes murallas y multitud de estanques. Existen muchos rostros tallados de Buda que reflejan serenidad y una enigmática sonrisa. Los templos de Rolous, de Lolei, Preah Ko y Bakong, creados también por los antiguos reyes Khmer.

IMPRESIONANTE EL LAGO TONLE SAP, con barcazas que son viviendas, tiendas y palafitos. Los niños son felices saludando a la gente que pasa cerca de sus embarcaciones, riendo y saltando al agua.

CREENCIAS DEL PUEBLO CAMBOYANO: Creen en adivinos y en profecías.

¿POR QUÉ RECOMINDO VISITAR CAMBOYA?  Por su exotismo, porque aún quedan muchos rincones que no han sido estropeados por el turismo de masas, por la idiosincrasia que todavía mantiene la gran mayoría de su gente y que no fue capaz de cambiar el dominio francés ni el japonés durante la segunda guerra mundial. Y porque fueron en el pasado unos escultores que nada tenían que envidiar a los famosos griegos o romanos de la antigüedad que tanto admiramos. Estos artistas khmer no eran inferiores a ellos y nada sabemos de sus nombres ni de sus vidas. Lamentablemente.

LO QUE MENOS ME GUSTO: El Latoul Sleng, el museo del genocidio de Pol Pot jefe de los jemeres rojos que asesino a dos millones de camboyanos, los calabozos, calaveras, torturas, y para ahorrar balas los asfixiaba con plásticos o mataba golpeándolos con palos. Y tampoco me gustaron los árboles que con sus raíces gigantes están destruyendo los templos y nadie hace nada para evitarlo.

SUPERSTICIONES. Poner una piedra negra en la mano de los bebés para librarlos del mal de ojo. TRAE MALA SUERTE: Abrir una sombrilla dentro de la casa. Que se pare una mariposa negra encima de ti. El pelo de un tigre elimina el veneno de la mordedura de una serpiente. No cortar un árbol cercano a tu casa porque te perseguirá su espíritu.

GRACIAS  (O-KUM)       ADIOS  (LI-JAI)

ELLA, SU PERRO Y ÉL (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Almudena Ramos tenía un perro pequinés, más feo que un demonio decían muchos a espaldas de ella. A espaldas de ella porque Almudena quería al can con delirio y le reía las gracias hasta partirse por la mitad. Las gracias del perro (al que ella había puesto el totalmente inmerecido nombre de Adonis), eran regar ruedas de coches aparcados delante de la casita adosada de su dueña, y los zapatos de los caballeros que atraídos por los voluptuosos encantos de Almudena se le acercaban con intenciones de conquistarla.
A Roberto Aledaños le gustaba Almudena muchísimo, pero experimentaba profundo odio a los canes desde el día que, celebrando él su primera comunión uno de estos animales con dientes de cocodrilo le hizo un siete en el trasero de su trajecito de almirante, y un ocho en sus nalgas que le significaron varios días sin poder sentarse y obligado a dormir boca abajo.
Almudena y Roberto, cuando se veían por la calle se miraban con ojos encendidos de pasión y se mordían el labio inferior, demostración preclara de que rugía una atracción incendiaria entre ambos.
Un día Roberto se detuvo delante de Almudena y con voz y expresión altamente apasionada le confesó que moría de amor por ella. Para inmensa alegría suya, Almudena respondió que le correspondía, en igual o mayor medida.
—Preciosa, cada vez que te veo, los ojos me hacen chiribitas, se me aflojan las canicas y me bombardea el corazón.
—Guapísimo, pues a mí me ocurre otro tanto, y, además, se me ponen los labios golosos.
Pero ocurrió que mientras ambos se confesaban sus sentimientos, Adonis levantó su pata izquierda y le dejó al galán dos rúbricas chorreadas, una en los zapatos y, la otra, en los bajos de sus pantalones. Indignado por estas agresiones miccionas, Alberto le dijo a Almudena, en plan a ultimátum:
—El ordinario de tu perro no lo quiero en nuestra relación.
—Para que el tren de nuestro amor llegue a buena estación, Adonis tendrá que venirse a vivir con nosotros —con máxima contundencia ella.
—Eso nunca. Antes la muerte —se precipitó él.
—Pues si no quieres tenernos a los dos, no nos tendrás a ninguno —demostrando ella una voluntad de hierro.
En la actualidad Almudena y Roberto comparten cama con Adonis que se acuesta en medio de ambos. Cada vez que ellos dos quieren estar juntos, tienen que tirarle un hueso muy grande y tienen de intimidad la media hora que tarda el can en roerlo por completo.

SOLO FUE UN BESO (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Jamás sabrás, Eloísa, lo que me hiciste aquella noche en la oscuridad del portal de tu casa, cuya farola más cercana dejé ciega de una certera pedrada. Yo apenas comenzaba a intuir los misterios, la magia del amor, todavía más presentidos que experimentados por mí. Tú ya habías saboreado muchos besos antes del mío. Tenías novio. El beso mío era primerizo, pero qué fuego llevaba, qué ilusión, que apasionamiento, qué entrega. Las gloriosas sensaciones que me produjo ese beso aún perduran en mí. Supongo que te divirtió coquetear conmigo, embelesar mi cándida inexperiencia.
Volaron los años, el polvo del tiempo cubre de olvido nuestra memoria, se olvidan innumerables acontecimientos hermosos, únicos. Nos crece la cizaña de las frustraciones, las penas y las desdichas. Pero, Eloísa, ese beso que nos dimos en una oscuridad cómplice, ha logrado el milagro de pervivir conmigo igual que la eternidad.
Daría los tesoros que no tengo por saber si tú lo has recordado alguna vez y has sentido la misma añoranza dolorosa que sigo sintiendo yo. “Solo fue un beso, un simple beso”, dirán los insensibles, los inconmovibles, los prosaicos, que nunca han puesto su alma en una caricia.
Cuando pasabas por la calle, cogida de la mano de tu novio, me mirabas de reojo y en tu boca de grana y miel aparecía una levísima curvatura comparable a la de la Gioconda que cada cual puede interpretar como le viene en gana.
Yo era demasiado joven para ti me dijiste al declararte yo, impulsivo y precoz, el exaltado amor que me inspirabas. Fuiste buena samaritana al no decir que te era imposible amarme, porque yo te era indiferente.
Eloísa al escribir estas cortas líneas me anima la remota, ilusa esperanza de que tú las leas y, porque sigo creyendo en los milagros, recuerdes que una noche, en la oscuridad del portal de tu casa nos dimos un beso, y en ese beso yo te entregué mi alma entera.

MADRECITA, TE TRAJE UNAS PEONIAS (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Un hombre postrado de rodillas delante de una tumba, con voz compungida, temblorosa, entrecortada, decía:
—Hoy habrías cumplido años, madrecita. Te he traído un ramo de peonias, esas flores que tanto de gustaban. No pude venir en tus dos últimos cumpleaños porque me hallaba muy lejos de ti. Te pido perdón. Beso tu arrugadita frente y lloro de pena y vergüenza porque no pude acompañarte en tus últimos momentos. Perdóname, madrecita. Te dije muchas, muchas veces cuánto te quería, pero tú merecías muchísimas más por lo buena y generosa que fuiste siempre conmigo y el amor infinito que me demostraste en vida.
El hombre que había dejado flores encima de una lapida mortuoria, se marchó cabizbajo, con pasos inseguros, llorando.
En una tumba vecina una mujer, escuchándole, se enamoró de él. Su marido, que llegaba tarde a la cita que tenía con ella, dijo con su brusquedad habitual:
—¿Nunca dejarás de llorar por tu hermano, estúpida? Ese accidente de moto en el que se mató ocurrió hace ya diez años. Si no fueses tan ridículamente sensiblera ya lo habrías superado.
La mujer guardó silencio. No podía decirle a este bruto que lloraba por ella y la causa era que él no había sabido ni sabría hacerla feliz. Al hombre con el corazón rebosante de ternura, que había venido al cumpleaños de su madre, lo estaba perdiendo por la salida del camposanto. Su llanto arreció.

MI FAVORITO DE LOS 10 LIBROS MÍOS PUBLICADOS: “MADRE LEÍA NOVELITAS DE AMOR”

(UN LIBRO ESCRITO DESDE LA TERNURA
Y LOS RECUERDOS MÁS ENTRAÑABLES)
SINOPSIS:
Adanito, un niño fantasioso, travieso y soñador, nos cuenta con entrañable candidez y sinceridad los acontecimientos diarios que vive con sus amigos y su familia. Un día, Adanito descubre la causa por la que su madre, soltera, suspira cuando lee novelitas de amor,
y decide poner su máximo empeño en ayudarla a conseguir lo que él cree la hará inmensamente feliz.
Pulsando este enlace pueden leer gratis dos capítulos de este libro.
https://www.amazon.es/Madre-le%C3%ADa-novelitas-Andr%C3%A9s-Fornells/dp/1549582801
(Libro para niños y adultos publicado en Amazon 2,99 € e-book y 5,99 € papel)

UN LLANTO DESCONSOLADO (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
El dolor más grande que existe, ese dolor que nos desgarra por dentro, que nos lacera el corazón, que le cierra todas las puertas al consuelo y a la resignación, es el dolor que nos produce la muerte de nuestros seres más queridos.
Recuerdo que un anciano, en una de las mañanas más tristes de mi vida, colocando su compasiva mano sobre mi débil hombro me dijo, cuando siendo yo muy niño me vio llorar desconsoladamente durante el entierro de mi abuela Vicenta a la que yo adoraba, que el llanto lo había inventado Dios porque a menudo, las palabras, no saben expresar lo que sí saben las lágrimas.
Ese buen hombre me enseñó que, lo único que nos ayuda en los peores momentos de nuestra vida son las demostraciones de compasión, de ternura y de empatía.