UN HOMBRE QUE TENÍAN POR SABIO, DECÍA… (MICRORRELATO)


UN HOMBRE QUE TENÍAN POR SABIO, DECÍA…
Un hombre sabio decía a sus seguidores, desde su amargura motivada por infinidad de desengaños padecidos:
Hermanos, la vida de los hombres humildes es corta y está llena de sufrimiento y dolor. Aprended a aprovechar al máximo el breve momento en que la felicidad llame a las puertas de vuestro desilusionado corazón porque puede no lo haga ninguna vez más. Pues la caprichosa e injusta felicidad muestra extraña preferencia por aquellos que menos la merecen.

EL DUEÑO DE LA CASA DIJO QUE ERAN MANCHAS DE CATCHUP (MICRORRELATO) NEGRO


EL DUEÑO DE LA CASA DIJO QUE ERAN MANCHAS DE CATCHUP
(Relato negro)
Era un asesino tan listo que cuando vino su amigo el comisario Sullivan a almorzar con él, le dijo que la sangre que vio en el suelo nada más entrar en el salón era cátchup. Su amigo el comisario, servicial ofreció ayudarle a quitarlo.
—Soy muy amo de casa —se auto elogio el funcionario policial.
—Nada haremos ahora, mi querido amigo. Vamos, primero que nada, a comernos dos buenas hamburguesas. El cátchup lo limpiaré yo luego, más tarde, que tengo más practica que tú.
—Hay que ver lo bien que te las apañas desde que tu mujer te abandonó —dijo, admirado el policía.
—Bueno, mi mujer tampoco se pasaba de limpia —recordó el asesino.
—Tú siempre has dicho de ella que no era una buena ama de casa.
—Ciertamente. En lo que sí era buena era en meterme cuernos.
—Bueno, consuélate pensando que en adelante se los estará metiendo a otro.
—Cierto, a no ser que le dé por serle fiel.
Los dos amigos se echaron una risa cada uno por razones diferentes. La risa del comisario era una risa inocente, la del anfitrión una risa culpable.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE UNA MAMÁ (MICRORRELATO)


LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE UNA MAMÁ
—Mamá, he roto con Anselmo.
—¿Por qué has roto con él, hija?
—Porque he descubierto que me es infiel.
—¿Y después tú no le has sido, en venganza, infiel a él?
—No, mamá.
—Ay, hija eres tan poco moderna como yo.
—No mamá. Te equivocas, él me ha sido infiel después de habérselo yo sido a él.
—Ay, cuan acertada estoy cuando digo que no entiendo a los jóvenes de tu generación.
—Mamá, eso te ocurre porque te guías todavía por los Diez Mandamientos. ¿Dónde está papá?
—Durmiendo en el parque. Lo eché de casa.
—¿Por qué lo echaste de casa, mamá? —escandalizada la hija.
—Precisamente porque me guío por los Diez Mandamientos —justiciera la madre.

LA INFLACIÓN EN LOS OJOS DE UN NIÑO (MICRORRELATO)


LA INFLACIÓN EN LOS OJOS DE UN NIÑO
(MICRORRELATO)
—Papi, papi, ¡me han robado!
—¿Cómo que te ha robado, niño?
—Sí, papi, que me han robado —categórico—. Acabo de escucharlo por la tele.
—Hace un momento estuve en tu cuarto y tu hucha seguía en el estante donde tienes tus libros y los videojuegos.
—¡Papi, que me han robado! ¡Qué lo han dicho en la tele! —exasperado el pequeño porque su padre no le entiende.
—Pero ¿qué es lo que han dicho en la tele? —intrigado el padre.
—Han dicho que si tienes cien euros (que es lo que tengo yo) por culpa de la inflación solo tienes noventa.
—Y han dicho verdad, hijo —abatido el padre, pues además de tener difícil llegar a final de mes tiene que explicarle a su hijo algo que él tampoco entiende por muchas historias que le cuente el gobierno.