UNA CHICA BUENA INTERPRETADORA DE SUEÑOS (RELATITO)

UNA CHICA BUENA INTERPRETADORA DE SUEÑOS (RELATITO)

UNA CHICA BUENA INTERPRETADORA DE SUEÑOS

(Copyright Andrés Fornells)

Una chica y un chico acaban de encontrarse en la calle. Se conocen bastante bien. Evidencian con su actitud que se gustan muchísimo. Es día festivo y ni la una ni el otro trabajan. Se observan fijamente. Se acarician con los ojos. Se acarician con las sonrisas. Juntan sus manos. Les dan un balanceo cómplice. Él inicia la conversación.

—Conchi, anoche soñé contigo. Soñé que nos encontramos los dos al pie de una enorme catarata.

—¿Y qué hacíamos los dos allí, al pie de una enorme catarata, Fernando? —ella, mostrando una actitud coqueta.

—Te lo estoy contando por si tú puedes ayudarme a averiguarlo, pues el sueño no pasó de ahí —propone con malicia él.

—Déjame pensarlo —un mohín encantador entreabre los labios de ella—. ¿Hay quizás una cama por allí cerca de la catarata?

—Pues sí, lo adivinaste. Hay una cama. Una cama en la que cabríamos los dos sin caernos de ella.

—Yo tengo en mi casa una cama como ésa.

—¡Estupendo! Eres listísima, Conchi. Sabes interpretar como nadie mis sueños.

—A lo mejor es porque tus sueños son también los sueños míos. Anda, vamos, que lo mejor de los sueños bonitos es convertirlos en realidad.

Y cogidos de la mano caminan hacia una experiencia deseada por ambos. El suelo se les ha convertido en nube algodonosa, sus pasos en melodía, mientras piensan en el placer que van a disfrutar cuando lleguen a su meta.