DOS NIÑOS FILOSOFANDO (MICRORRELATO)


DOS NIÑOS FILOSOFANDO
—Yo soy muy macho, Arturito, pero me habría gustado mucho nacer mujer.
—¡Lechuga! —asombrado el otro niño—¿Y eso por qué, Gustavito?
—Por lo que dice mi padre de que las mujeres tienen una gran ventaja sobre los hombres?
—Oye, ¿de qué gran ventaja habla tu padre?
—Pues de la ventaja de que a los hombres nos gustan casi todas las mujeres, mientras que a las mujeres sólo les gustan los hombres muy guapos o ricos.