EL CONSUELO DE UN ESCRITOR SIN ÉXITO (MICRORRELATO)

Rosendo Gamba tenía el acierto de ser amigo mío y, debido a su penuria económica pagarle yo el café todas las mañanas en el bar del Manco, y el desacierto de aspirar a ser un escritor con éxito. El éxito no le llegabas y él empezó a escribir en el vaho de los cristales. Sorprendido por este hecho inusual, le pregunté porque hacia aquello.
—Es la única forma en la que he conseguido lean lo que escribo —me respondió con amargura.

avatar
  Subscribe  
Notify of