DULCE HOGAR (MICRORRELATO)

Copyright Andrés Fornells)
Zapatos nuevos, zapatos viejos, para andar siempre el mismo camino o para explorar otros caminos diferentes. Sacrificar por la seguridad la incierta, posible emoción de la aventura. Quien calza los zapatos tiene el privilegio de gastarlos según sea su deseo.
Yo escogí demasiadas veces la aventura. Mi maravillosa madre me esperaba siempre en la casa para hacerme sentir la felicidad del regreso al hogar.
El tiempo me quitó lo mejor que yo poseía: mi entrañable madre y ese también entrañable hogar que me vio nacer.
Pude seguir escogiendo la aventura, pero desgraciadamente ya no encontré más la cálida y feliz acogida del que regresa de nuevo a todo aquello que más ama.

avatar
  Subscribe  
Notify of