EL NIÑO QUE QUERÍA APRENDER (MICRORRELATO)

el niño que queria aprender

(Copyright Andrés Fornells)

El niño se vino para mí. Vestía pobremente, iba despeinado y llevaba algo sucia la cara. Pensé que venía a pedirme una limosna. Me detuve. Saqué un par de monedas del bolsillo y al ofrecérselas, él negó enérgicamente con la cabeza.
—No quiero dinero, señor, ¿puede atenderme un momento? —con voz suplicante, brillaba timidez en sus grandes, limpios, ojos negros—. Entonces me di cuenta de que en una mano llevaba un cordel y en la otra una peonza.
—Sí, dime —desconcertado, dispuesto a escucharle.
—Quiero aprender a hacer bailar mi peonza. Si sabe usted ¿podría enseñarme?
Desde mi niñez, dejada muchos años atrás, yo no había vuelto a practicar este juego. Pero no quise decepcionarle. Le dirigí una cálida sonrisa y le advertí:
—No sé si podré enseñarte, pero lo voy a intentar. ¡Dame!
Cogí la peonza en mi mano izquierda y el cordel en mi mano derecha y le mostré cómo tenía que enroscarlo y, cuando lo tuve preparado, mentalizándome para asumir el más que posible fracaso, me alejé de él un par de pasos, levanté mi brazo, mi mano derecha sujetaba la trompa y el cordel preso entre dos dedos y, con fuerza la lancé contra el suelo. Quedé tan maravillado como aquel pequeño al ver como la peonza giraba a gran velocidad. Me puse de cuclillas y formando una horquilla con mi dedo corazón y mi dedo anular conseguí que la peonza se subiera y siguiese girando en lo alto de la palma de mi mano.
El niño dejó escapar un suspiro de embeleso, su mirada fascinada fija en mi mano. La peonza fue perdiendo velocidad hasta terminar parándose.
—Señor, ¿podrá enseñarme a hacer eso? —me pidió ávidamente, admirándome.
Perdí media hora con él y finalmente conseguí que hiciera bailar la peonza. Sus exclamaciones de exultante felicidad fueron la mejor recompensa que jamás he obtenido de nadie.
He pasado varias veces por aquella plaza con la esperanza de ver de nuevo a aquel niño que agradeció mi esfuerzo, con lágrimas de reconocimiento en sus grandes ojos negros. Y el no verlo me ha producido tristeza. Recibimos tan poco agradecimiento de la gente a la que concedemos momentos de interés y calor humano que, cuando uno lo obtiene queda conmovido en extremo.

avatar
  Subscribe  
Notify of