UNA CUERDA POR RECOMPENSA (MICRORRELATO)

cuerda(Copyright Andrés Fornells)
Hubo una vez en un pueblo, un hombre inmensamente rico y un hombre inmensamente pobre, a los que el azar conectó. El rico había reunido su gran fortuna explotando y engañando a todo el que podía. El pobre no tenía un céntimo porque era tan honrado que veía un grano de trigo en la calle e iba de casa en casa preguntando quien lo había perdido.
Un día, el hombre pobre encontró en la calle una cartera repleta de dinero. Buscó dentro de ella la identidad de su dueño y descubrió que pertenecía al hombre ricachón. Aunque estaba tan necesitado el infeliz, que llevaba dos días sin comer, era tan honesto que se presentó en la mansión del opulento y le entregó su cartera. Aquel perverso tipo acaudalado se rio de él, le llamó imbécil y le regaló una cuerda diciéndole:
—Anda ahórcate con ella. Los idiotas como tú no merecen vivir.
El pobre honorable asintió con la cabeza dándole la razón y fue en busca de una rama de árbol que no fuera a romperse con su peso.

Le conté esta historia a un hombre creyente y bondadoso y él me aseguró:

–Tranquilo porque, finalmente, los malos terminan siendo castigados y los buenos premiados. Para tranquilizarle le dije que, después de escucharle, me quedaba tranquilo, pero falté a la verdad.

avatar
  Subscribe  
Notify of