SUEÑOS INFANTILES (MICRORRELATOS)

(Copyright Andrés Fornells)
Una niña a su padre:
—Papá, sueño mucho despierta. ¿Eso es bueno o es malo?
—Veamos, hija, ¿te asustan tus sueños?
—No, papá, no me asustan.
—Malo. Si no te asustan es que tus sueños no son lo suficientemente grandes.
—Lo siento, papá —entristecida, haciendo pucheritos.
—No quiero que llores, hija —compasivo—. Sólo procura cambiar tus sueños. Nada más.
Dos días más tarde, la niña dijo a su padre:
—Papá, siguiendo tu consejo ahora tengo sueños tan grandes que me asustan muchísimo.
—Perfecto. Comenzaste a subir los primeros peldaños que te llevarán a convertir alguno de esos grandes sueños en realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *