EL PIANO Y LA VIDA (MICRORRELATO)

Juguemos a hacer comparaciones.
Digamos por ejemplo que la vida es un
instrumento musical. Bien, escojamos
un instrumento muy conocido que
nos ayude a realizar este juego.
Yo he escogido el piano.
Bien, empleemos la imaginación y digamos
que el piano es la vida. Todos sabemos que
el piano tiene teclas blancas y teclas negras.
Por aquello del luto, diré que las negras
significan la desdicha, y las blancas,
pensando en los vestidos de novia,
diré que son la dicha.
Si queremos obtener una melodía importante
tendremos para ello que emplear las teclas negras
y las teclas blancas. Con nuestra vida ocurre lo mismo,
solo que en este caso las teclas no siempre las tocamos nosotros,
por eso, a menudo, la música que nos tocan no es la que queremos.
Si empleáis vuestra fantasía me escucharéis ahora mismo
interpretar el Himno de la alegría de Ludwig Beethoven.
¡Qué tengáis un buen día, con melodía favorable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *