DESNUDEZ TRANSFORMADORA (MICRORRELATO)

a-desnudez-transtorndora
Torcuato Linares siempre había defendido
que él era un platónico practicante.
Él consideraba a las mujeres ángeles adorables,
y las amaba solo espiritualmente.
Y defendía ante todo el mundo,
con extraordinaria firmeza
esta convicción suya.
Firmeza y convicción que se le vinieron abajo
en el instante mismo que vio salir desnuda
de la ducha a Alfonsina Fuentes y se le despertó,
arrolladora, de un modo irrefrenable,
la lujuria que hasta entonces
él había mantenido muy mal dormida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *