CAPRICHOS DEL DESTINO (MICRORRELATO)

nino-pobre
Unos niños ricos se divertían jugando a que eran pobres y, ensuciándose
con barro cara y ropa, se burlaban tendiendo la mano y pidiendo con
voz falsamente plañidera;
—Una limosnita por el amor de Dios.
Unos niños pobres se divertían jugando a que eran ricos y dándose aires de mucha importancia, con un pedazo de palo en la boca significando un falso cigarro habano decían:
—Señor banquero, guárdeme en la caja fuerte estos millones de dólares que he ganado hoy.
El destino, que es un bromista sádico e incorregible, a aquellos niños, cuando llegaron a la adultez, les cambió los papeles convirtiéndoles en realidad lo que de niños fue juego.
(Pintura de Bartolomé Esteban Murillo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *