SENTADOS FRENTE AL MAR (MICRORRELATOS)

FRENTE AL MAR

 

 

 

 

 

 

 

 

SENTADOS FRENTE AL MAR
Es fácil caer en la nostalgia y la ensoñación cada vez que uno se detiene frente al mar y se toma el gozoso tiempo de escuchar el susurro de las olas vestidas de espuma al deslizarse sobre la arena; aspirar el salitre que desprenden las colosales entrañas marinas y dejar vague la vista por su inmensidad azul hasta alcanzar la barrera del horizonte indicadora de que, a partir de esa barrera, más allá de la misma, se encuentran pueblos con rasgos, hablas y culturas diferentes a la nuestra y, a los que solo pueden conocer los amantes de los viajes y de la aventura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *