SUSURROS EN EL BOSQUE (MICRORRELATO)

images
SUSURROS EN EL BOSQUE
—Tú quieres saber por qué te traje aquí, a este bosque solitario, y te lo voy a decir. Te he traído aquí para que escuches con atención.
—De acuerdo, escucho con toda atención.
Quedaste inmóvil, atenta, y agudizaste los oídos al máximo.
Durante algunos segundos, ambos le abrimos las puertas al silencio. Luego, observándote anhelante, te hablé de nuevo:
—¿Has escuchado como susurra el viento las dulces voces con que los amantes en tiempos lejanos, mucho antes de que tú y yo naciéramos se confesaban aquí su amor?
Sonreíste. Agitaste la cabeza en signo afirmativo, resplandeciente de ilusión tu mirada.
Entonces yo supe que habías nacido para mí porque eras capaz, al igual que yo, de atravesar las prosaicas barreras que nos separan del prodigioso mundo de la fantasía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *