HISTORIA DEL KUNG-FU (2)

Durante la dinastía Yuan (1260-1368) un joven llamado Yen se hizo monje y tomó el sobrenombre de Chueh Yuan.

Chueh Yuan estaba muy interesado en el pugilismo chino y estudio los doce movimientos de Bodhidarma y los convirtió, mejorándolos, en 72 movimientos. Estos se esparcieron por toda la China, pero Chueh no estando aún contento de su ampliación de los movimientos, viajó por todo el continente para probar sus métodos.

Un día, de camino, presenció un ataque a cargo de un joven bruto, con un viejo buhonero (vendedor ambulante). El joven, intento darle una patada pero el viejo esquivó el golpe y tocó el pie del joven con dos dedos de su mano derecha. El joven bruto cayó al suelo inconsciente.

Chueh Yuan quedó muy impresionado por lo que había hecho el anciano, habló con él y pronto se hicieron amigos.

El viejo se llamaba Li Ch’eng .

Li contó a Chueh Yuan que él no tenía grandes conocimientos de pugilismo, pero le presentó a su amigo Pai Yu Feng de Shansi, maestro de gran renombre en numerosas provincias. Pai Yu Feng, tenía entonces unos 50 años, era de talla media, carácter enérgico y de gran inteligencia.

Cuando Chueh Yuan, Li Chéng y Pai Feng se encontraron reunidos, dieron sus opiniones y sus puntos de vista sobre el pugilismo. Los tres marcharon al monasterio del shaolin y convirtieron los doce movimientos de Bodhidarma y setenta y dos de Chueh Yuan en 170 movimientos que son el fundamento del Shaolin actual.

Una respuesta a «HISTORIA DEL KUNG-FU (2)»

  1. Pingback: shansi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *