EL DIOS DE LA COMPASIÓN SE APIADÓ (HISTORIAS SIN EROTISMO)

frases de soledad para compartir en facebook (1)

 

 

 

 

 

 

 

EL DIOS DE LA COMPASIÓN SE APIADÓ
Él era un hombre triste y amargado. La vida le había golpeado, continua y despiadadamente y su rostro se mostraba huraño todo el tiempo. El dios de la compasión se apiadó de él, y le envió un hada buena. El hada buena le hizo cosquillas al hombre amargado y consiguió un imposible, devolverle la sonrisa y la esperanza que él creía perdidas irremediablemente para siempre. Y como no podía ser de otra manera, un hombre o una mujer con una buena sonrisa tiene una infalible ventaja a la hora de conquistar afectos.