HABLANDO DE LA SUERTE (MICRORRELATO)


HABLANDO DE LA SUERTE

Que nadie me hable de la  no existencia de la buena o de la mala suerte. En casa solo teníamos un paraguas. Los días que amenazaba lluvia mi hermano Jaime y yo nos disputábamos, a cara o cruz, el derecho a utilizarlo. Los días que yo ganaba poder usar el paraguas, terminaba el día sin haber caído una sola gota; los días que él ganaba poder emplearlo, yo los terminaba empapado hasta los huesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *