LE LLAMABAN EL LOCO DE LA ESCOBA (MICRORRELATO)

BAILANDO
Valentín Colinas vivía en una tercera planta. El salón de su pequeña vivienda no tenía cortinas. Cuando se hallaba en esta pieza, la gente podía, desde la calle, ver a veces lo que hacía. Le tenían por loco quienes le veían bailar con una escoba. Quienes así le juzgaban no sabían que había amado, en toda su vida, con verdadera locura a una sola mujer y no había conocido la dicha de ser correspondido. Quienes le veían desde fuera no podían escuchar con cuanto amor, con cuanta pasión él decía:
—Me encanta bailar contigo este tango. Margot, te amo con toda mi alma.

avatar
  Subscribe  
Notify of