UNA LOCURA QUE LEONOR NO PERDONÓ (MICRORRELATO)

zaqueo

(Copyright Andrés Fornells)

Sandro, el novio de Leonor, ella reconocía que cometía locuras, pero las soportaba porque le parecían divertidas y porque creía estar segura del amor de él. Un día que iban ambos caminando por el parque, Sandro se subió a lo alto de un árbol y comenzó a piar alegremente como si fuese un pájaro. Fue la gota que colmó el vaso de la tolerancia de Leonor que, furiosísima. le gritó:
—¡Hemos terminado!
Y es que Leonor no le perdonó que él le hubiese estado, desde lo alto del árbol, piando a otra joven.

avatar
  Subscribe  
Notify of