LOS DÍAS DESPUÉS DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER (ACTUALIDAD)

(Copyright Andrés Fornells)
Ayer hubo una celebración multitudinaria. Pensando en el voto femenino, todos los políticos ensalzaron el extraordinario, notorio protagonismo que las mujeres tienen en la vida diaria. Lo importantes e imprescindibles que son. Eso ha sido lo fácil de este asunto. Abrir la boca y emitir sonidos, decir las palabras que convienen en cada momento está al alcance de cualquiera con buena labia y, muy especialmente de los políticos que están acostumbrados a hablar y a jugar con la verdad o la mentira según les convenga más, con exacta maestría.
Por ejemplo:
—Puedo prometer y prometo que dentro de lo posible el gobierno defenderá la igualdad entre hombres y mujeres, bla, bla, bla…
—Señor presidente, usted lleva ya tres legislaturas en la presidencia y dicen que se va a presentarse a una cuarta.
—Entiendo su intención, señora periodista, pero qué puedo hacer yo, pobre de mí, si el pueblo me ama y me vota una y otra vez.
—¿Y qué ocurre con la igualdad en salarios y puestos de trabajo? ¿Por qué hay hombres que, realizando el mismo trabajo, cobran mucho más que las mujeres?
—No sé preocupe, señorita periodista, que les vamos a regañar a los que cometen tamaña injusticia. Que no se la vamos a permitir. Pronto conseguiré que mi señora y mis hijos ganan lo mismo que yo.
—Pero si lo están permitiendo desde hace siglos el que por el mismo trabajo los hombres ganen más que las mujeres. ¿Cuántos más siglos nos exigen esperar a las mujeres? Y luego está lo de la maternidad. Una mujer decide ser madre y se le terminó la carrera ascendente dentro de una empresa.
—Eso lo solucionaremos cuando consigamos crear una máquina que realice la función que actualmente realiza el vientre de la mujer. Estamos en ello. Es una de nuestras prioridades.
Para concluir, queridas mujeres, hermanas del alma, vuestra lucha, vuestras reivindicaciones no pueden ser las de un día, el de ayer, tendrá que ser todos los días o no conseguiréis nada positivo. Todo seguirá igual. Las cosas son noticia el día en que se producen. Luego viene, en día sucesivos el relajado, y lo conveniente para muchos que alimentan la injusticia, el olvido. El próximo Día Internacional de la Mujer ya veremos cómo capeamos el temporal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *