TODAVÍA NO ERES TOTAL OLVIDO (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Todavía apuro con deleite sibarita el néctar de tus labios,
en mis sueños, con sedienta, febril desesperación.
Todavía soy tu esclavo sin deseos de libertad,
porque fuera de tu cárcel dejo de existir.
Todavía en el recuerdo mi boca es capaz de paladear
de tus labios las últimas, embriagadoras gotas de amor.
Presentí, al encontrarte, tenías fecha de caducidad,
pero no me importó inmolarme en tu vergel
que has convertido para mí en árido desierto.
Mendigo es el hombre que ama con toda su alma,
porque de limosna vivirá ya para siempre.
Me resultará mortal la operación de extirparte
de los ardientes ríos de mis venas enamoradas,
y de la tierna cueva donde te cobijó mi corazón.
Tu amor, que fue ambrosía dionisiaca, embriaguez total,
será triste, mortal resaca, cuando se me borren del todo
los maravillosos recuerdos que, desesperadamente,
todavía hoy consigo guardar de ti presentes.
Todavía sobrevive, cada vez más leve, el aroma tuyo
sobre esa almohada que compartimos y que nunca lavaré.
Cuando esa afrodisiaca fragancia se desvanezca del todo,
quizás seré, entonces, a la vez, desdichado y libre.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *