DEMASIADO LENTO (MICRORRELATO)

a-demasiado-lento

 

 

 

 

 

 

 

 

David Martos era un hombre lento, muy lento. Andando por la calle todo el mundo lo adelantaba. Pensando y tomando decisiones todo el mundo lo superaba. A David Martos le gustaba mucho Anita Lomas, una joven bonita, tímida y hacendosa que vivía en su misma calle.
A ella, él no le era indiferente. Pero fue transcurriendo el tiempo y, para cuando David Martos decidió que le diría a Anita Martos: Te quiero, ella ya únicamente podía ser para él un recuerdo perdido en el tiempo y la distancia.
Otro hombre más rápido que David se le había adelantado. Por su extremada lentitud David Martos estuvo toda su vida lamentando haber perdido a la única mujer que le había amado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *