LA SOLEDAD Y EL SILENCIO MATAN (MICRORRELATO)

hombre-depresion
Un anciano se halla sentado en una silla de anea.
Tiene apoyados los codos en las huesudas rodillas
y con ambas manos sujeta su rostro que expresa
abatimiento y congoja profundos. A corta distancia de él,
tumbado en el suelo, sin vida, se halla su viejo perro.
Piensa, reconoce, sabe, que si no adquiere otro can,
rápido, le matarán en nada de tiempo el silencio y la soledad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *