¡DÍA DEL NIÑO! (MICRORRELATO)

imagen-amor-de-niños-150x150

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TODOS LOS DÍAS DEBERÍAMOS CELEBRAR EL DÍA DEL NIÑO, DEL NIÑO AJENO Y DEL NIÑO QUE FUIMOS. OLVIDARNOS DE ELLO NOS CONDENA A PERDER DEL TODO LA TAN NECESARIA INOCENCIA Y LA CAPACIDAD DE MARAVILLARNOS Y DE RECONOCER QUE VIVIMOS EN UN MUNDO TAN HERMOSO QUE DEBERÍAMOS DAR GRACIAS CADA MINUTO DEL DÍA POR LA INMENSA FORTUNA QUE TENEMOS DE HABER NACIDO EN ÉL..

 

 

CUIDADO CON LOS RESFRIADOS (MICRORRELATO)

neuronas

 

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)
Según unos últimos estudios realizados por eminentes sabios, cada vez que soltamos un estornudo matamos varios cientos de células cerebrales. Desde que sé esto me cuido al máximo, voy siempre bien abrigado, evito corrientes de aire, mojaduras de pies y climatologías adversas, para evitar resfriarme. Sinceramente no tengo tantas células cerebrales como para permitirme el lujo de irlas perdiendo tan tontamente. Quienes alberguen parecidos temores a los míos, les aconsejo que me imiten. Acabar siendo tonto no es recomendable. Puedo uno terminar votando al partido político que menos le conviene y que lo gobiernen los políticos más sinvergüenzas, mentirosos y ladrones.

BUSCABA A UNA CHICA PERFECTA (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
La vio salir de una tienda y, al instante su corazón enloqueció. Pudo sentirlo dentro de su pecho advertirle, a golpes de trueno, que aquella era la mujer de su vida. La que había soñado infinidad de veces. Decidió seguirla. Un sabio presentimiento, le avisó de que si la perdía nunca más volvería a verla, hecho que lamentaría ya para siempre. La vida le había enseñado, que las cosas realmente buenas deben cogerse cuando se presentan, porque casi nunca repiten una segunda vez. Debía superar su timidez y hablarle. Pero ¿qué decirle que no le escandalizara, asustara, o molestara? <> Esto le parecería una solemne estupidez. Ella se detuvo junto a la marquesina de la parada del autobús. Ahora era el momento, o se arrepentiría el resto de su existencia. Se acercó hasta quedar delante de la joven. Ella levantó hacia él sus hermosos ojos, un brillo interrogante asomado a ellos.
—Tal vez la sorprenda lo que voy a decirle, señorita, tal vez no me crea, pero le juro que es la pura verdad: la llevo buscando toda mi vida.
Ella le dirigió la más luminosa sonrisa que él había visto jamás en boca femenina alguna, y respondió ilusionada.
—Que maravilloso es encontrar y ser encontrado. Un auténtico milagro.
Él sintió de repente que las olas de la duda le empujaban hostilmente en dirección a otra playa. Y sufrió el inevitable temor de haberse equivocado. Dio media vuelta y se alejó, rápido.
Realizó tantas veces lo mismo a lo largo de su vida, que se quedó soltero y lamentándolo al llegar a su vejez.
Si les ha gustado este relato quizás les guste también leer mi libro “¿ESTÁS SOLA ESTA NOCHE? Pulsando este enlace pueden leer capítulos gratis: http://smarturl.it/solakindle

NOCHES BAÑADAS DE PLATA (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
El rayo de luna plateada avanzó lentamente por la calle solitaria derrotando la oposición que le ofrecía la oscuridad. Ese rayo luminoso ganaba terreno unido al silencio cómplice que lo acompañaba. Llegó hasta el portal donde nos refugiábamos nosotros. Y al separarnos del apasionado beso que nos habíamos dado iluminó tu cara y yo leí en ella tanto amor que me estremecí sacudido por un huracán de felicidad. Y al iluminar ese mismo rayo mi cara tú me dijiste:
—También yo. También yo podre amarte toda mi vida.
El plateado rayo de luna nos estuvo iluminando hasta que desde la ventana de la casa, tu madre te advirtió, severa:
—Mary, entra. Es hora de acostarte. Mañana tienes que madrugar.
Y los dos nos quejamos de que, contrariando nuestros más profundos anhelos, las noches con luna de plata no fueran eternas.
Tú te marchaste, y la luna, la noche y yo nos quedamos sin lo más hermoso que teníamos.
Si les ha gustado este relato quizás les guste también leer mi libro “¿ESTÁS SOLA ESTA NOCHE? Pulsando este enlace pueden leer capítulos gratis: http://smarturl.it/solakindle

PERRO POLITIZADO (MICRORRELATO)

a-perro-plitizado(Copyright Andrés Fornells)
Salustiano Raspa iba andando tan tranquilamente dentro de una urbanización de lujo, cuando por la puerta de un chalé salió un perro ladrando furiosamente, se fue directo hacia él y le mordió en una pantorrilla antes de que el jardinero que cuidaba de aquella villa consiguiera inmovilizar al animal y pedirle, muy apurado, disculpas al transeúnte que había atacado.
—Lo siento muchísimo, caballero. No sé qué ha podido pasarle al perro. Nunca antes había mordido a nadie.
—Nunca antes me habían mordido a mí —mostrando el perjudicado una mueca de dolor.
—Le llevará a urgencias con mi coche, en cuanto haya amarrado al perro.
—Lástima que no se le haya ocurrido, esto de amarrarlo, antes de que pudiera morderme —lamentó el agredido.
—Es lo que pasa. Uno no piensa en que puede ocurrir algo, hasta que ese algo pasa —justifico e responsable del can.
En urgencias había una larga cola, y el jardinero dejó a Salustiano allí, alegando que tenía mucho trabajo.
Cuando terminaron de curarle, Salustiano llamó por teléfono a un amigo y le pidió viniese a buscarlo al ambulatorio donde le habían atendido.
—¿Qué nombre tenía el chalé del que salió ese perro agresivo?
—“Nido del Capital”. Retuve el nombre para denunciarles.
El amigo prometió ir inmediatamente a recogerle.
—Con lo curioso que eres, ¿no te interesa saber en qué pierna me mordió el perro?
—No te lo pregunto porque lo sé: te mordió la pierna izquierda.
—¿Cómo has podido saber eso? —enormemente sorprendido el sufridor de la agresión canina.
—Porque te conozco a ti, conozco al dueño de ese chalé y a su perro.
El amigo al que Salustiano Raspa había llamado: era Sherlock Holmes.

 

 

TENÍA MOTIVOS SOBRADOS PARA LLORAR (MICRORRELATO)

a-le-sobraban-motivos-para-llorar(Copyright Andrés Fornells)

Una buena amiga visita a otra.
—Yoli me ha dicho que has roto con su hermano Alfredo.
—Ha sido el canalla de él quien ha roto conmigo.
—Pareces furiosa.
—Estoy furiosísima.
—Te lo has tomado muy mal.
—Me lo he tomado malísimamente. Ayer hice algo de lo que me había privado durante tres larguísimos años.
—¿Le fuiste infiel? —interesadísima la otra, pensando en cuanto iba a disfrutar poniéndola, a sus espaldas, como los trapos.
—¡Qué va! Sigo queriendo a ese desalmado. Lo que hice fue que me hinché de comer bocadillos de jamón serrano y de llorar.
—¿Y esta mañana que has hecho?
—Esta mañana me hinché a comer churros con chocolate.
—Y también lloraste, claro.
—Sí, también lloré.
—Por él, claro.
—¡No, por mí! ¡La maldita báscula me ha mostrado hace un rato que, de ayer a hoy, he engordado dos kilos!

 

UNA INNATA FORMA DE SENTIR (MICRORRELATO)

porque-soy-mexicana(Copyright Andrés Fornells)
Dos jóvenes y hermosas modelos, mientras en una pausa del desfile en el que toman parte, beben unos refrescos sin calorías, Elisabeth, que es de nacionalidad norteamericana, se sorprende de la repentina reacción que tiene su acompañante, que es jalisciense, al hojear la portada de una revista que alguien dejó en lo alto de una silla.
—Pero, ¿por qué lloras, Lupina?
—Lloro porque a mi peor enemiga, la zorra que me dejó sin mi marido, la han echado del concurso de Miss Universo.
—¿Y por eso lloras?
—En verdad lloro porque soy mexicana.
—No lo entiendo.
—Pues está claro, mi comadre. Los mexicanos lloramos de alegría y cantamos de dolor. ¿Me has escuchado cantar acaso?

 

LAS JUSTAS RECLAMACIONES DE UN BURRO (MICRORRELATO)

a-las-justas-reclamaciones-de-un-burro

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Perico Zapatones era campesino, cuarentón, tosco y macrópodo. Según su mujer, Lucrecia Boniato, su marido, en materia de lucidez la había gastado toda en el exagerado crecimiento de sus pies que poseían el tamaño de esos descomunales zapatos falsos que se ponen los payasos del circo para asombrar y hacer reír, especialmente a la grey infantil, logro que consiguen más de tarde en tarde, que de temprano en temprano, pues los niños actuales, contagiados de la amarga seriedad de muchos adultos, cada vez tienen la risa más difícil de mostrar.
Persona muy comunicativa (aunque poca gente encontraba con la paciencia y la bondad suficientes para escucharle), Perico Zapatones camino del pedazo de tierra mala y tacaña que poseía, bastante alejada del pueblo (terruño heredado de su campesino padre), solía hablarle a lo largo del trayecto a su casi siempre cabizbajo burro, y como el animal cabeceaba todo el tiempo, Perico Zapatones interpretaba que su asno, en todo cuanto le decía estaba de acuerdo con él.
—Mi mujer tiene muy mal carácter y encima es muy criticona. A mí no me pasa una. Para que no me ponga como los trapos, cada vez que tengo necesitad de echarme un cuesco tengo que salir al patio, quitarme uno de los zapatos y apretándolo contra mi trasero amortiguar el ruido que suelto, porque también eso me afea ella diciendo que mis cuescos carecen de musicalidad. Que entenderá ella de eso, si ni tan siquiera silbar sabe.
Pero cierta mañana Perico Zapatones se llevó con su burro tan extraordinaria sorpresa, que comenzó a atorársele el bombeador de sangre. Extraordinaria sorpresa debida a que, de pronto, su cabeceante asno rompió a hablar en un castellano tan puro que no lo habrían mejorado los oriundos de Valladolid y de Salamanca:
—Quieres dejar ya de quejarte, explotador de mierda. El que, con toda la razón de este mundo tiene derecho a quejarse soy yo, que me tienes trabajando un montón de horas diarias, no me pagas sueldo ninguno, no me das un día libre a la semana, tampoco me das vacaciones, no me tienes afiliado a la Seguridad Social y encima no me permites tener novia, con lo necesitado que yo estoy de tener de vez en cuando un buen desahogo. Así que haz el favor de callarte o te arreo una coz en el culo que te dejo imposibilitado para sentarte durante una semana entera. ¡Estás avisado!
Perico Zapatones no pudo satisfacer ninguna de las justas reclamaciones que le había expuesto su pollino porque, después de escucharle hablar con tanta sensatez y calidad lingüística, le dio tan fuerte pasmo que se le declaró en huelga el corazón, y todos sabemos lo dañina, fatídica y definitiva que esa clase de huelga es.

Si le ha gustado este relato tal vez le guste también leer mi nuevo libro SED NEGRA. Varios capítulos gratis sobre el mismo en este enlace. https://www.amazon.es/dp/B07GV4WCGG/ 

 

NO QUERÍA QUE SU HIJO FUESE MENOS QUE LOS DEMÁS.(MICRORRELATO)

a-no-queria-que-su-hijo-fuesemenos-que-otros
Un jeque árabe, multimillonario, envió a su hijo a estudiar
a una universidad norteamericana y éste llegó a la misma
conduciendo un Ferrari último modelo, mejorado
con numerosas incrustaciones de oro macizo.
Cuando este joven descubrió que sus profesores
y condiscípulos acudían en tren al campus,
inmediatamente se lo comunicó a su riquísimo papá,
quien le respondió de la siguiente manera:
—Acabo de enviar a tu cuenta bancaria 30 millones de dólares
para que tú también compres tu propio tren. Un hijo mío
nunca será menos que los demás.