CUIDAD MUY BIEN DE LA FELICIDAD, SI TENÉIS LA SUERTE DE ALCANZARLA (MICRORRELATO)

broken-glass-vector-235663CUIDAD MUY BIEN DE LA FELICIDAD, SI TENÉIS LA SUERTE DE ALCANZARLA (MICRORRELATO)
Mis muy queridos, respetados e imprescindibles amigos,
permitid os dé una bienintencionada recomendación para el caso de que la preciséis: Cuando hayáis tenido la inmensa suerte de haber logrado ese bien supremo que llamamos: felicidad, poned el máximo cuidado en conservarla, porque la felicidad es sumamente frágil y, cuando no nos la destrozan los demás, podemos correr el  riesgo de destrozarla nosotros con nuestra codicia,
nuestro orgullo o nuestra ignorancia.

LA MUJER QUE MÁS CONVIENE AL HOMBRE (MICRORRELATO)

human-1215160__340 El hombre sabio busca en la mujer una buena compañera para recorrer juntos el frecuentemente difícil e intrincado camino de la vida. El hombre sabio, la cualidad que más valora en una mujer no es la belleza física, que puede ser únicamente mérito de la naturaleza que, con su reconocida crueldad, marchitará y deteriorará con el paso del tiempo. La cualidad que el hombre sabio más valora en una mujer es su alto sentido de la lealtad, la fidelidad y la honestidad. Y si además de todas estas virtudes, el hombre sabio tiene la infinita suerte de que esa mujer ideal lo ame, se dedicará a quererla y honrarla porque ha encontrado en ella el tesoro que buscaba.

BUENA MEMORIA (MICRORRELATO)

persona-amable13
BUENA MEMORIA
Deberíamos dar siempre muestra
de buena memoria y no olvidar
a quienes nos ayudaron
en los momentos difíciles,
a quienes nos abandonaron
en los momentos difíciles,
y a quienes nos causaron
esos momentos difíciles.
Perder la memoria sobre
experiencias tan importantes
nos convertirá,
por un lado,
en desagradecidos y,
por otro,
en estúpidos.

ME LO ADVIRTIÓ MI MADRE (MICRORRELATO)

ME LO ADVIRTIÓ MI MADRELos que mantenemos viva la hermosa virtud de reconocer que hemos tenido una madre buena, honrada e inteligente, somos, en un mundo lleno de desagradecidos, unos afortunados que podemos ir por la vida con la cabeza bien alta. Aquí dejo una de las píldoras filosóficas que me dedicó esta entrañable mujer, gracias a la que entré en este maravilloso mundo por medio de su doloroso parto.
—Convertirte en escritor es la peor actividad que podías escoger, hijo mío. Quemarás muchas horas de tu vida encerrado en la cárcel de tu cuarto, viviendo vidas ajenas a cambio de sacrificar vivir la tuya propia. Si no consigues la fama (que es lo más seguro que te suceda pues no cuentas con buenos padrinos), ganarás menos por hora de trabajo que el más humilde y mal pagado de los obreros. Aparte de esto, los que no saben escribir, te dedicarán furibundas críticas desde su ignorancia. Los que saben escribir te criticarán desde su perversa envidia o egoísta temor a que les puedas quitar lectores. Y los que se apuntan a lo que la propaganda millonaria les aconseja, machaconamente, que deben comprar, eso es lo que harán. Así que, entre unos y otros, te dejarán desamparado, empobrecido, desencantado y a merced de unos cuantos osados que no les importará correr la generosa aventura de descubrir, sin dejarse influenciar por nadie, si les gusta como escribes o no, y serán las gotas de gasolina que te permitirán seguir haciendo algo tan antiguo que nació con la primera hoguera y unos humanos primitivos reunidos en torno a ella contando cosas que les entretenían y les servían de experiencia.

LOS DÍAS MALOS Y LOS DÍAS BUENOS (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

abuelo

 

 

 

 

 

 

Mi abuelo Silvino me daba lecciones
que siempre me han sido muy útiles.
Cuando me veía abatido me aconsejaba:
—Nene, hay que procurar no desmoronarse
durante los días malos, para que quede algo
de nosotros en pie que pueda disfrutar de los días
buenos, cuando éstos lleguen.
No olvides que la vida,
al igual que las monedas,
tiene dos caras.