DIA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER INFANTIL “EL PIRATA INFORMÁTICO OJO DE ORO” (MICRORRELATO))


EL PIRATA INFORMÁTICO OJO DE ORO
(Copyright Andrés Fornells)
Santi tenía ocho años y poseía dos cualidades que no gustaban por igual a sus padres: la bondad y la cabezonería. La primera complacía a sus progenitores, mientras, la segunda, los ponía de los nervios.
—Porfa —pidió Santi mientras almorzaban—, compradme el videojuego “El Pirata Informático Ojo de Oro”. Es lo que más deseo en este mundo. Si me lo compráis renunciaré a la bicicleta que habéis prometido comprarme al final de este curso si continúo sacando tan buenas notas como hasta ahora.
Quienes le habían traído al mundo, Marta y Santiago, fruncieron el ceño, soltaron un bufido de exasperación ante esta demanda que su pertinaz hijo les realizaba por enésima vez aquella misma semana, y repitieron a dúo:
—Cuándo aceptarás que no, significa no, ¿eh? Y mira, como sigas insistiendo, irritándonos, peligrará tu bicicleta de final de curso.
Santi elevó sus ojos al techo del comedor, vio que alrededor de la lámpara había una diminuta telaraña, se mordió los labios y no dijo nada sobre este descubrimiento que acababa de hacer, para no enojar más a sus inamovibles padres.
En cuanto terminó de comer pidió permiso para salir a la plaza a la que solo necesitaba cruzar la calle para estar en ella y practicar con su monopatín.
Se lo concedieron.
Santi entró en su cuarto y, con la ayuda de un cortauñas sacó cuanto contenía su hucha. A continuación, mostrando absoluta naturalidad dijo adiós a sus padres.
—Por mucho cuidado de no caerte y hacerte daño —le recomendaron ambos.
—Lo tendré. Hasta luego —mostrando el chico el aburrimiento con que recibía siempre este tipo de recomendaciones.
Su madre que lo conocía muy bien, pues por algo lo había traído a este mundo, dijo a su consorte:
—El niño nos oculta algo.
—¿Tu crees? —su marido que conocía bastante menos a su niño.
—Seguro.
Marta fue a continuación al cuarto del pequeño e inmediatamente lanzó un grito de alarma:
—¡Santiago, ven enseguida!
Santiago acudió y siguiendo lo que señalaba el indignado índice de su mujer descubrió la hucha de Santi doblada y evidentemente vacía.
—¿Qué crees que significa esto? —dijo intrigada.
—Pues significa que, desobedeciéndonos, Santi ha cogido el dinero que tenia ahorrado y se ha ido a comprar ese maldito videojuego que tanta desea.
—Pues cuando regrese a casa se va a enterar de lo que vale un peine —amenazador Santiago.
—Y se va a enterar por partida doble —convino su cónyuge.
Dos horas más tarde recibieron una llamada telefónica de la mamá de Gustavito, el mejor amigo de Santi, quién les dio las gracias por la generosidad de Santi que acababa de regalarle al hijo suyo, que padecía cáncer, el videojuego que tanta ilusión le hacía: El Pirata Informático Ojo de Oro.
Con lágrimas en los ojos, Marta y Santiago esperaron con ansiedad el regreso a casa de su hijo para abrazarle y felicitarle por su generosidad y buen corazón.

HOY ES EL DÍA DE LA RADIO (ACTUALIDAD)

La radio es, sin la menor duda, el medio de comunicación que sobrevive a todos cuando se ha creído que podían eliminarlo. Es un admirable superviviente. En los tiempos modernos, la televisión ha sido su mayor amenaza. Pero la ha derrotado. Cuando la televisión apareció, muchísima gente creyó iba a ser el sepulturero de la radio. Se equivocaron absolutamente. La radio sigue cada día más viva. La radio te permite escuchar cuando sucede en el mundo entero, dejándote todo el cuerpo libre para realizar cualquier otra actividad, pues puedes escucharla trabajando, caminando, viajando, etc.
Cuando yo era chico, la radio me procuró alegría, conocimientos, y amplió mi imaginación escuchando las maravillas que veían y me contaban viajeros que visitaban países lejanos cuya existencia descubrían para mí.
La radio me descubrió y me sigue descubriendo canciones, melodías, curiosidades, avances científicos y situaciones políticos a nivel planetario. Y las narraciones de partidos de futbol me permitían y me siguen permitiendo enterarme de lo que está sucediendo en los terrenos de juego situados a miles de kilómetros del lugar donde me hallo.
En fin, no necesito extenderme mucho para reconocer, al igual que lo hace toda la demás gente, la insuperable importancia de este invento, que comenzó siendo grande como una cómoda y ahora lo fabrican del tamaño de una castaña.
Para ti, radio, este breve y humilde homenaje mío.

EL CÁNCER, ESE TERRIBLE ENEMIGO UNIVERSAL (ACTUALIDAD)

Deberíamos ayudar todos los días a la investigación del cáncer, esa despiadada enfermedad que puede atacarnos a todos, y que gracias a quienes dedican su vida a erradicarla estamos llegando a un punto en que ya muchos de sus ataques han pasado a ser, de incurables en curables.
Según nos dicen los estudiosos de este tema, llevando una vida sana, la mitad de las personas podríamos librarnos de padecerlo. Merece la pena esforzarse en ello.
Reciban nuestro apoyo y nuestro cariño, incondicional, aquellas personas que lo padecen y ayudémosles con nuestra amistad, nuestro afecto y ayuda, a ganar esa batalla que sostienen contra ese mortal enemigo del que ninguno de nosotros estamos a salvo.

2019 AÑO NUEVO, VIDA NUEVA (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Todos los años, los terrícolas consumistas que sobrevivimos a ese estúpido tragarse doce uvas en un tiempo que, a ritmo normal, solo nos tragaríamos tres, nos hacemos un buen número de propósitos para el nuevo año que comienza. Los más habituales son: dejar de fumar los fumadores, de beber los alcoholizados, aprender idiomas los sueltos de lengua, seguir una dieta los gordos, perdonar a nuestros ofensores los santos, y creer que es cierto eso de que Hacienda somos todos, y obrar en consecuencia.
El propósito mío de este año nuevo es dedicar más tiempo a mi familia y a los amigos verdaderos, y menos tiempo a mis “amigos parásitos”.
En ambos propósitos he fracaso años anteriores, pero quizás este año lo consiga y, si no, diré como aquel que se le escapó su perra y salió en su persecución:
“La Esperanza” es la última que debe perderse. No hace falta diga el nombre que tenía la perra escapada, ¿o sí?

ESOS BUENOS PROPÓSITOS DE TODOS LOS COMIENZOS DE AÑO NUEVO (MICRORRELATO)

a-esos-buenos-propositos-de-todos-los-anos(Copyright Andrés Fornells)
Esta mañana, camino del trabajo, con los ojos bien abiertos, he ido observando a todos los seres humanos que, conmigo, ocupan espacio dentro de este mundo tan contaminado, superpoblado y, mayoritariamente poco amable y solidario.
Y he visto a un hombre con el cigarrillo en sus labios mostrando cierto aire de culpabilidad, y he sospechado que su propósito para este año nuevo era dejar de fumar. Y he visto a un señor muy obeso con un chándal recién estrenada caminar a paso rápido con la lengua fuera, y he sospechado que se hizo el propósito, este nuevo año, de hacer deporte y perder la tonelada de sobrepeso que redondea su cuerpo, y he sospechado que mañana mismo tirará el chándal en cualquier rincón y continuara regalándole a su panza los manjares que le hacen feliz. Y he visto a una joven con auriculares en los oídos repitiendo palabras en inglés, al tiempo que se miraba en las lunas de los escaparates para asegurarse de que este año nuevo no está menos atractiva que el año anterior y que el sujetador nuevo, de importación, le procura el busto que ella desea y que la malvada naturaleza le negó.
Y he pasado por delante del estanco donde hasta hace dos días compraba yo tabaco y el estanquero me ha dirigido una mirada socarrona con la que ha querido decirme:
—Ya volverás a visitarme, soberbio de un día. Llevas diez años pasando por delante de mí, en actitud despectiva un par de días, los primeros días del año, y siempre terminas claudicando. Si lo sabré yo.
Todo esto ha contribuido a entristecerme, a deprimirme. De los muchísimos que se hacen propósitos importantes todos los años, pocos son los que poseen la fuerza de voluntad, la constancia y perseverancia para seguirlos.
En mi caso particular tengo media docena de cursos de inglés, media docena de juegos de mancuernas y media docena de chándales en el cuarto de los tratos, coleccionando telarañas.
Por eso a todos los que he visto esta mañana demostrando buenos propósitos para este año nuevo les he dicho mentalmente:
—Os espero, hermanos. Os espero en el Club de los Buenos Propósitos Fracasados. Es broma. Todos los años consigo un gran éxito en cuanto me propongo. Por eso no hablo únicamente español, no fumo y me he convertido en un tipo tan atlético que este año concursaré por el titulo de Mr Universo y, muy mal tendrá que irme la cosa para que no lo gane. El que, en el dibujo de arriba lleva los pantalones a rayas blancas y azules soy yo.

FELIZ Y PRÓSPERO 2019 (ACTUALIDAD)

ano_nuevo

 

 

 

 

 

 

 

 

LA COSTUMBRE DE LAS 12 UVAS EN NOCHEVIEJA LA INICIAMOS LOS ESPAÑOLES

(Copyright Andrés Fornells)
En España la costumbre de las 12 uvas de la Nochevieja la iniciamos muy en serio a principios del siglo XX. La teoría más extendida señala que en el año 1909 los agricultores murcianos y alicantinos debido a un importante excedente de uvas crearon este invento de consumir doce de ellas, llamándolas uvas de la suerte, al compás de las campa-nadas de la medianoche, para comenzar el año entrante con buena suerte.
Otra posibilidad que se baraja sobre el real inicio de esta costumbre la remontan al año 1882, en que los burgueses solían beber champán y comer uvas durante sus pantagruélicas cenas de Nochevieja.
Esta festiva costumbre española se ha extendido considerablemente por la América La-tina. Además de las uvas hay otro añadido a esta señalada fecha, que es llevar ropa interior de color rojo.
Este año, considerando la situación política que estamos viviendo quizás la ropa interior deberíamos usarla de color negro, por el panorama que, si los dioses milagreros no lo remedian, será el color más adecuado. Creo que se calcula que esta noche se consumirán dos millones de kilos de uvas de mesa, que son unas uvas diferentes a las destinadas para elaborar vino.

A MIS AMIGOS DEL MUNDO ENTERO FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO 2019 (ACTUALIDAD)

 

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Abramos todos, hoy y siempre, nuestro pecho y saquemos 
de dentro el manantial de la felicidad, del amor, de la generosidad, de la compasión y de la bondad. Sobre todo, de la bondad. Hagamos nuestro lo que nos dijo ese enorme poeta Rubén Darío: “Practiquemos la bondad aunque sólo sea porque es hermosa”.
Y con ese manantial sacado del pecho bañemos a todos nuestros amigos y a nuestros enemigos también con la esperanza de que la bondad obre el milagro de que sea contagiosa y los enemigos se nos conviertan en amigos.
Mantengamos todos nuestra idiosincrasia, nuestras creencias y nuestras tradiciones porque se lo debemos a nuestros ancestros. Renunciar a ellas sería renegar de nuestros antepasados. Montemos nuestros belenes, cantemos nuestros villancicos y defendamos la paz y el amor entre todos los seres humanos.