LAS COPLAS ANDALUZAS MARAVILLOSAS

CoplasCoplas     Uno de los más grandes artistas que mejor las cantaron, según opinión  de los muy doctos, fue Pepe Pinto Q.E.G.E. Reciba este inmortal «cantaor» el homenaje de admiración de este aficionado suyo, que sólo ha podido escucharle en disco.

Menos faltarle a mi mare,

toíto te lo consiento.

Menos faltarle a mi mare,

toíto te lo consiento, 

que a una mare no se encuentra, 

y a ti te encontré en la calle. 

Vete, vete, vete, si te tiene cuenta. 

¿Te acuerdas de aquella copla,

que escuchamos aquel día,

sin saber quién la canta,

ni de qué rincón salía?

Pero qué estilo, que duende,

qué sentimiento y que voz,

creo que se nos saltaron las lágrimas  a los dos.

 

ENTRENAMIENTO EN SHAOLIN, CHINA (1)

            Los animales «no-clásicos» están más relacionados con técnicas y estrategias particulares y no tanto con una visión globalizada del combate. No obstante, incluyen algunos sistemas muy agudos de lucha.

·         Mantis religiosa. Es un estilo muy famoso desarrollado en el siglo XVII por un luchador llamado Wang Lang. Parece ser que lo desarrolló específicamente para derrotar a los monjes del templo Shaolin. La historia cuenta que había sido un luchador exitoso que decidió probarse a sí mismo contra los monjes y que fracasó miserablemente en su primera pelea. Entonces supuestamente dedicó años de su vida a desarrollar un sistema de lucha con el que pudiera derrotarles. El resultado, según dicen, es el estilo de la Mantis Religiosa (llamado así porque la victoria de una mantis sobre una cigarra mucho más grande que ella inspiró a Wang Lang a estudiar sus movimientos). Los monjes, según una pauta de conducta que se repitió muchas veces en la historia, adoptaron el estilo resultante dentro del conjunto de estilos del templo.

               La mantis religiosa, tal como hemos aprendido, es una combinación de un conjunto de desvíos sofisticados, de movimientos de contras y de agarres junto con el estilo de trabajo del pie del mono (ver el estilo del mono más abajo). La estrategia fundamental de la mantis religiosa es esperar pacientemente a que haya una apertura (con frecuencia en la forma de un ataque) para trabar los brazos del oponente con una técnica de agarre y golpear en áreas blandas y en centros nerviosos.

SALUDOS

         Me acuerdo todo el tiempo de vosotros, pues para vosotros escribo, lo mejor que sé. Entrañables saludos para mis amigos de España, de Irlanda, de Alemania, de Inglaterra, de Francia, que son los que más próximos me caen. Y para mis amigos de México, Perú, Colombia, Chile, Venezuela, Ecuador, Puerto Rico, Argentina y Estados Únidos; a todos vosotros, aunque es mucha la distancia que nos separa, os tengo igualito de cerca en mi corazón, que a todos los demás.

CAMPOSANTO (último fragmento)

        No descubrimos sombras de muertos, pero sí escuchamos gemidos tan plañideros, gruñidos tan amenazadores y vimos acercarse a nosotros tantas luces fosforescentes, que el miedo se nos agarró a las entrañas y salimos corriendo, todo lo que daban de sí nuestras jóvenes y ágiles piernas; los tres con los pelos tiesos como escarpias. Casi una semana tardé en devolverle a mi pelo la docilidad que tenía antes de visitar el cementerio. A mis dos valientes amigos, no les tardó menos tiempo el alisado capilar.

 

CAMPOSANTO (primer fragmento)

 

        Para protegerme, porque yo me mostraba extremadamente curioso, mi gente me advertía de que la curiosidad puede resultar tan peligrosa, que igual es mejor carecer de ella, que poseerla en exceso. Cierta vez, cuando todavía era un muchacho, escuché decir a un anciano, que de noche, en los cementerios, los muertos abandonan sus tumbas y pueden verse sus sombras paseando por allí. Convencí a dos amigos, que presumían de no ser cobardes, para que me acompañaran y comprobáramos  con nuestros propios ojos si había algo de cierto en lo que, entrándome por los oídos, había despertado mi curiosidad. Y una noche, tan negra que ni la luna ni las estrellas quisieron meterse dentro de ella, entramos los tres dentro del camposanto cercano a nuestro barrio.