RASPUTÍN, UN PERSONAJE CASI INMORTAL

rasputin2

RASPUTÍN, UN PERSONAJE CASI INMORTAL

Rasputín este personaje de la corte zarista tomó vino y 10 pasteles envenenados; más tarde recibió cinco balazos mortales y fue golpeado en la cabeza con una barra metálica, sin dejarle fuera de juego. Su inexplicable vitalidad no se quebrantó hasta que un grupo de personas allegadas le arrojaron bien atado por un agujero abierto en el helado río Neva, en 1916.

SURINAM ES INFINITAMENTE MÁS QUE UN PAÍS QUE PRODUCE EXTRAORDINARIOS FUTBOLISTAS COMO CLARENCE SEEDORF, FRANK RIJKAARD, ETC.

surinam-escudo1

SURINAM ES INFINITAMENTE MÁS QUE UN PAÍS QUE PRODUCE EXTRAORDINARIOS FUTBOLISTAS COMO CLARENCE SEEDORF, FRANK RIJKAARD, ETC.

Un surinamés que frecuenta mi blog, me envió un correo electrónico en el que se lamentaba de que su país sólo es conocido porque produce grandes futbolistas: Clarence Seedorf, Frank Rijkaard, Edgard Davis, Patrick Kluivert, etc. Es mi modesta intención contribuir, colocando en mi blog este resumen que sobre ese poco conocido país he sacado de Babilón, a que más gente conozca algo mejor Surinam.


Superficie: 163.820 km2 (63.251 mi2). Población (est. 2002): 436.000 hab. Capital: Paramaribo. La población está compuesta por indios, criollos, javaneses y pequeños grupos de africanos, chinos, indígenas sudamericanos, y holandeses. Idiomas: neerlandés u holandés (oficial), inglés, sranan (lengua criolla) e hindi. Religiones: cristianismo; también hinduismo e Islam. Moneda: florín de Surinam. El país tiene una planicie costera baja y estrecha, con una zona interior compuesta de sabanas, una meseta boscosa y cadenas montañosas. Cruzan el país siete ríos importantes, entre ellos el Courantyne, el Maroni y el río Surinam, que desembocan en el Atlántico. Las principales actividades económicas son la extracción de bauxita, la producción de aluminio y la agricultura. El país exporta entre otros, arroz, bananas, caña de azúcar, naranjas y camarones. Surinam es una república unicameral; el jefe de Estado y de gobierno es el presidente. Poblada por diversos pueblos indígenas sudamericanos antes de la colonización europea, la zona fue reclamada en 1593 por exploradores españoles, pero los holandeses comenzaron a asentarse en ella en 1602, seguidos por los ingleses en 1651. Fue cedida a los holandeses en 1667, y en 1682 la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales introdujo plantaciones de café y caña de azúcar y esclavos africanos para que las cultivaran. La esclavitud fue abolida en 1863, por lo cual se trajeron sirvientes contratados de China, Java e India, para que las trabajaran, lo que acentuó la diversidad étnica del país. Con excepción de breves períodos de dominio inglés (1799-1802, 1804-15), siguió siendo colonia holandesa hasta bien avanzado el s. XX: en 1954 logró su autonomía interna y en 1975 la independencia. En 1980, un golpe militar terminó con el gobierno civil hasta que en 1987 el electorado aprobó una nueva constitución. En 1990, los militares volvieron al poder mediante otros golpe de Estado. En 1992 se celebraron elecciones y retornó al poder un gobierno civil democrático. La economía se debilitó a lo largo de la década de 1990 y comienzos del s. XXI.

imagen



ORTIGAS Y FANTASMAS

ortiga-que-cuece-no-muerde1

ORTIGAS Y FANTASMAS

La solución para quienes temen a los fantasmas y no quieren tenerlos

cerca, es llevar siempre en sus manos un ramo de ortigas,

planta que parece los repele tan eficazmente, como a

los morosos el Hombre del Frac. Eso sí, un

consejo: Traten siempre a las ortigas

con manos enguantadas.

fantasma

UNA MUJER CON DOS SOMBRAS

sombra-chinesca

UNA MUJER CON DOS SOMBRAS

Existen datos -dudosos- de que en la antigua Grecia

existió una mujer extremadamente pobre en bienes,

pero dueña de una particularidad que nadie más

en el mundo poseía: proyectaba dos

sombras su cuerpo, mientras

todos los demás tenemos

que conformarnos

con una sola.

LOS PERROS EN NUESTRA VIDA

con-mi-perro-tristan

LOS PERROS EN NUESTRAS VIDA

Toda mi vida he tenido debilidad por los perros, y muy especialmente por los pastores alemanes. Al que aparece en la fotografía le puse el nombre de Tristán, no me pregunten el por qué de este nombre, porque no sé explicarlo. El perro me lo regaló Gisela, una buena amiga alemana. Tristán era hijo de dos campeones mundiales por lo que poseía un pedigrí envidiable y una presencia extraordinaria. Era fuerte, bello, noble y sobre todo fiel.

A Tristán le enseñé todo lo que mi paciencia y modesta capacidad instructora me permitió. A una orden mía este inteligente animal saltaba vallas, pasaba por un improvisado túnel, se sentaba, tumbaba o permanecía sentado sin moverse donde yo le ordenaba, hasta que minutos más tarde regresaba junto a él. Yo vivía por aquel entonces en una pequeña y vieja casita cerca de la playa, de la que sin necesitad de escritura ni título de propiedad ninguno, Tristán se sentía tan dueño de nuestra vivienda como el resto de la familia.

Tristán era tan fiero para la gente de afuera, como manso y noble para los que él consideraba su familia. Mi hijo pequeño  lo sometía a mil travesuras, sin que nunca le enseñara los dientes o demostrara enfado alguno. Algunas de estas travesuras eran meterse dentro de su perrera y no dejarle entra en ella, tirar de su rabo o convertirlo en póney, papel que desempeñaba meneando su rabo como si quisiera celebrar con estos movimientos las divertidas risas de mi travieso hijo.

Pudimos disfrutar de la compañía, el cariño y la fidelidad de Tristán durante doce años. Seguramente hubiera podido vivir un par de años más pues lo habíamos cuidado muy bien, pero estaba escrito en su destino que no iba a tener una muerte normal por vejez. Durante una ausencia nuestra, unos ladrones pretendieron entrar en muestra casa. Él consiguió impedírselo y lo pago muy caro: lo degollaron. Tristán murió, para nosotros, sus compañeros y amigos, como un héroe. Como más de un lector de este escrito se habrá figurado, lloramos la pérdida de nuestro viejo perro como si fuera la de un familiar, lo cual es lógico por otra parte, pues eso era él para nosotros: un miembro más de la familia.

Por si alguien se pregunta por qué he escrito hoy esta breve historia, la respuesta es que hoy echando un vistazo a fotografías antiguas, he estado viendo una foto en la que aparece Tristán y un alud de recuerdos le han devuelto la vida. Espero no escandalizar a los muy intolerantes si digo: ¡Descansa en paz, Tristán!