HISTORIA DEL KUNG-FU (2)

Durante la dinastía Yuan (1260-1368) un joven llamado Yen se hizo monje y tomó el sobrenombre de Chueh Yuan.

Chueh Yuan estaba muy interesado en el pugilismo chino y estudio los doce movimientos de Bodhidarma y los convirtió, mejorándolos, en 72 movimientos. Estos se esparcieron por toda la China, pero Chueh no estando aún contento de su ampliación de los movimientos, viajó por todo el continente para probar sus métodos.

Un día, de camino, presenció un ataque a cargo de un joven bruto, con un viejo buhonero (vendedor ambulante). El joven, intento darle una patada pero el viejo esquivó el golpe y tocó el pie del joven con dos dedos de su mano derecha. El joven bruto cayó al suelo inconsciente.

Chueh Yuan quedó muy impresionado por lo que había hecho el anciano, habló con él y pronto se hicieron amigos.

El viejo se llamaba Li Ch’eng .

Li contó a Chueh Yuan que él no tenía grandes conocimientos de pugilismo, pero le presentó a su amigo Pai Yu Feng de Shansi, maestro de gran renombre en numerosas provincias. Pai Yu Feng, tenía entonces unos 50 años, era de talla media, carácter enérgico y de gran inteligencia.

Cuando Chueh Yuan, Li Chéng y Pai Feng se encontraron reunidos, dieron sus opiniones y sus puntos de vista sobre el pugilismo. Los tres marcharon al monasterio del shaolin y convirtieron los doce movimientos de Bodhidarma y setenta y dos de Chueh Yuan en 170 movimientos que son el fundamento del Shaolin actual.

HISTORIA DEL KUNG-FU (1)

 

HISTORIA DEL KUNG-FU

De las muchas tradiciones y leyendas sobre el origen del Kung-fú, la más aceptada actualmente es la que establece que el Kung-fú proviene del monasterio de Shaolin.

Se cree que, en el año 500 D.C., un hindú, vigésimo patriarca de la india fue responsable de la introducción de lo que tiempo después sería el Kung-fú.

A este patriarca se le conoce por “Bodhidarma”.

Según cuenta la leyenda, Bodhidarma fue un príncipe, hijo de Suganda, de la región de Madras, perteneciente a la casta de los guerreros.

Bodhidarma se educó en el budismo basado en la técnica de “dyana” enseñada por el maestro prajnatara.

A la muerte de este y siguiendo sus deseos, abandonó la india, atravesando el Himalaya. Después de muchas penalidades llegó a la China con el Budismo “Chan”.

Bodhidarma llegó a Cantón y poco tiempo después se entrevistó con el emperador Wu de Liang, gran admirador y seguidor del budismo.

Al emperador Liang no le agradó el chan por lo desquiciado y áspero de su método. Despedido por el emperador, se dirigió al monasterio Shaolin de Soog Shan en la provincia de Honan, instalándose en el templo de Chor Jo Um.

Bodhidarma era un hombre exigente, de mirada profunda y penetrante; de modales bruscos y desafiantes.

Empezó a enseñar sus prácticas budistas a un grupo de novicios y viendo cómo caían dormidos durante sus lecturas, les enseño 12 movimientos y 24 ejercicios musculares llamados Eki Kinkyo.

Estos movimientos servirían para que adquirieran un fuerte cuerpo y una sólida capacidad de concentración.

Los movimientos estaban basados en 12 animales: el águila, el Rocho, el ganso feroz, la grulla, el dragón, el fénix, el oso, el chi-lin, el tigre, el leopardo, el mono y la serpiente.

Los monjes empezaron a practicar los ejercicios en las mañanas y el entrenamiento cotidiano les dio un cuerpo robusto y lleno de salud.