UNA PALOMA CAGONA


UNA PALOMA CAGONA

Esta vez no erraré el tiro, me dije cabreado. Subí a la azotea. En mis manos la escopeta y en mí ánimo el propósito de matar a la paloma que suele llenarme de excrementos la ropa puesta a secar. La pillé infraganti. La estaba apuntando cuando apareció una morenaza imponente que me preguntó:

-¿Estás apuntando a mi paloma?

-No, voy a dispararle a esas nubes del cielo -señalé-. Los chinos consiguen, por este método, que llueva.

-Me encantan los frikis como tú -aseguró.

Solté la escopeta y sonriendo seductoramente me fui para ella, que mostraba una sonrisa igualita a la mía.

CONFUCIO EL MÁS GRANDE FILÓSOFO ORIENTAL DE TODOS LOS TIEMPOS

Arréglese el estado como se conduce una familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.

El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el hacer.

Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.

No te quejes de la nieve en el tejado de tu vecino, cuando también cubre el umbral de tu casa.

SALUDOS

         Me acuerdo todo el tiempo de vosotros, pues para vosotros escribo, lo mejor que sé. Entrañables saludos para mis amigos de España, de Irlanda, de Alemania, de Inglaterra, de Francia, que son los que más próximos me caen. Y para mis amigos de México, Perú, Colombia, Chile, Venezuela, Ecuador, Puerto Rico, Argentina y Estados Únidos; a todos vosotros, aunque es mucha la distancia que nos separa, os tengo igualito de cerca en mi corazón, que a todos los demás.