UN TIPO OPTIMISTA (RELATO)

HOMBRE OPTIMISTA
Un hombre llegó con un coche robado y, al encontrar aparcamiento justo delante del edificio que quería visitar, pensó con el optimismo que le caracterizaba. “Es mi día de buena suerte”. Y sacando el revólver que llevaba en el bolsillo de su vieja y puerca gabardina se dirigió a la entrada del banco. Entró en él y poniendo cara de malo, algo que le costaba muchísimo esfuerzo pues era puro fingimiento, ordenó empleando voz de mala persona:
—¡Todo el mundo al suelo, poniendo cuidado de no hacerse daño! ¡No quiero que nadie salga perjudicado! ¡Y tú, capitalista, el de la caja, ya me estás dando todo el dinero que guardáis, si no quieres que le haga agujeros a tu bonito traje en media docena de sitios diferentes! —esta advertencia fue para el cajero que, por falta de experiencia, pues era el primer atraco que sufría, se mostraba exageradamente asustado.
De pronto el atracador sintió en lo alto de la cabeza un golpe tan fuerte que, antes de perder el conocimiento creyó que se le había caído encima  el globo terráqueo entero.
Dos horas más tarde recobraba todos sus sentidos encerrado en el calabozo. Lo primero que hizo fue tocarse la cabeza. Comprobó que no la tenía rota, que lo único nuevo en lo alto de ella era un chichón del tamaño de un huevo de avestruz y murmuró:
—No puedo quejarme podía haber sido muchísimo peor. Los que tienen la obligación de hacer cumplir las leyes me condenarán a varios meses de cárcel. Bueno, “no hay mal que por bien no venga, que decía mi santa madre que la pobre hizo lo imposible por inculcarme honradez y amor al trabajo, y fracaso estruendosamente. Bueno, ahora que vamos de cara al invierno, mejor estaré preso disfrutando de calefacción gratis, comida gratis, medico gratis, televisión gratis y la compañía de gente menos honrada todavía que yo; que  en libertad pasando mucho frío de noche en portales y bancos del parque expuesto a que algún asesino loco se le ocurra degollarme para quedarse con mis zapatos casi nuevos.

PERRA VIDA (MICRORRELATO)

perros-zx6

 

 

 

 

Me acerqué a la ventana del bar con la taza de café en mi mano. Quiso la casualidad que llegase allí a tiempo de ver como, en mitad de la calzada, un camión de mucho tonelaje atropellaba a un temerario y desdichado chucho y lo destrozaba. Sentí que me envolvía la negra nube de pesimismo y, sin ser conocedor del sexo de aquel desdichado animal, murmuré algo que estoy harto de pensar:
—¡Qué vida tan perra, joder!

SE COMUNICARON EN MORSE (MICRORRELATO)

SE COMUNICARON EN MORSE

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Una joven atractiva recogió en el mostrador de un establecimiento de comida rápida, una hamburguesa, una ración de patatas fritas y una Coca-Cola. Con todo ello en lo alto de una bandeja, ocupó una mesa para dos personas. Estaba casi terminando de comer cuando tomó asiento en la silla situada frente a la suya un joven donjuán que, inmediatamente, por debajo del mueble comenzó a buscar con las suyas las piernas de ella.
—Oye, estás metiendo tu rodilla entre mis muslos —le advirtió ella, mosqueada—. Haz el favor de quitarla.
—Sé lo que estoy haciendo. Disfruta y calla, tía. Me estoy comunicando contigo en morse —rio él, divertido, no solo continuando con lo mismo, si no hundiendo más su rodilla entre las piernas de la joven.
Ella, terminada su comida dejó dentro de la bandeja la servilleta con la que se había limpiado los labios, se puso de pie, abrió su mano, distanció su brazo y, cogiendo la máxima velocidad que pudo, le dio una tremenda bofetada al atrevido, acompañándola de las siguientes palabras:
—Esta es mi respuesta, en morse también. Adiós.
La joven puso excesivo entusiasmo al emplear el lenguaje de los signos, y algunos clientes tuvieron que ayudarle a recobrar el conocimiento al receptor del contundente mensaje lanzado por ella.

¿ESTÁS SOLA ESTA NOCHE? (El que más ejemplares se han vendido de todos mis libros)

Un libro sobre los más poderosos sentimientos humanos. La historia de un amor prohibido y los poderosos obstáculos que deben afrontar dos apasionados amantes en su desesperado intento de que sobreviva su amor tardío, y ser felices. Pueden leer capítulos gratis pulsando este enlace: http://smarturl.it/solakindle