LA ISLA DEL TESORO, O EL TESORO DE LA ISLA (RELATO)

Miriam Roman reads a book at the International Book Fair in Guadalajara, Mexico, Monday, Nov. 26, 2007. (AP Photo/Guillermo Arias)

(Copyright Andrés Fornells)

A Salva le gustaba Estrellita más que el chocolate a una embarazada. Él procuraba hacerse el encontradizo con ella, en cuanto la muchacha salía de su casa, lo cual podía significarle tener que esperar durante horas en la acera del otro lado de su vivienda, pero a él no le importaba este gasto de tiempo y paciencia porque a él, Estrellita, le gustaba más que el chocolate a una embarazada.
Por fin Estrellita salía por la puerta que, de tanto mirarla, Salva sabía el número de desconchaduras que la misma tenía, el número de cagaditas de moscas y el número de huellas dactilares entre las que sabía distinguir las pertenecientes a ella.
Pisada ya la calle, Estrellita que era una lectora empedernida mantenía la atención de todos sus sentidos leyendo un libro. Contemplándola embelesado, Salva decía con voz melosa y aterciopelada, pasando suavemente por su lado aspirando con la misma necesidad que un cocainómano el embriagador perfume que el escultural cuerpo de ella desprendía:
—Buenos días, Estrellita.
Ella empleando el mismo tono que habría empleado para dirigirse a una farola, respondía, por educación, sin mirarle, pues en contra de lo que dicen tantos ensalzadores de las extraordinarias cualidades femeninas, ella no sabía hacer dos cosas a la vez: leer y mirar a quien le dirigía la palabra.
Con la indiferencia de Estrellita, Salva sufría el tormento de Tántalo, ese desdichado señor al que los dioses griegos, cabreados con él, metieron en un lago con el agua a la altura de la barbilla, bajo un árbol repleto de deliciosos frutos, y cada vez que intentaba coger uno de ellos o sorber un poco de agua, éstos se retiraban fuera de su alcance, mientras sobre su cabeza pendía una enorme roca que amenazaba aplastarle. Vamos una situación que no recomendarías ni a tu peor enemigo.
Arturito, el hermano de Estrellita, que era bastante amigo de Salva con el que se cambiaba videojuegos de hadas, compadecido de su sufrimiento amoroso, decidió ayudarle a conquistar a su hermana y le dijo lo que podía hacer para conseguirlo:
—Mira, háblale de libros y despertaras su interés.
—No puedo hablarle de libros. Nunca leo ninguno —lamentó Salva.
—Oye, el que algo quiere, algo le cuesta —severo el muchacho.
—Tienes razón. Tendré que hacer el sacrificio. ¿Con qué libro crees tú que debo empezar?
—Yo te prestaré, a escondidas de ella, el favorito de mi hermana, ¿de acuerdo?
—Muchísimas gracias. Estaré en deuda contigo el resto de mi vida. Si llego a casarme con ella te regalaré la última versión del X-Box, prometido.
Combatiendo el sueño que le entraba cada vez que se ponía a leer, Salva consiguió leerse entero “La isla del tesoro” y, aunque le pareció una chorrada antigua para niños que creían todavía que la tierra era plana, aguardó a que Estrellita saliera de su casa con los ojos pegado a las páginas de un libro, para colocarse delante de ella, interceptarle el paso, y decirle con voz de chupa-chups de frambuesa:
—Perdona, como te veo todos los días por la calle leyendo, quiero preguntarte si has leído mi libro favorito.
Ella dando evidentes muestras de fastidio, por haberle el inoportuno interrumpido su lectura en el momento mismo en que una hermosa princesa y un apuestísimo príncipe estaban a punto de juntar sus labios en un beso apasionado, le miró como si desease tener el poder de fulminarle y dijo, porque la curiosidad en la mujer forma parte importantísima de su idiosincrasia:
—¿Cuál es tu libro favorito?
—La isla del tesoro.
A Estrellita se le iluminaron inmediatamente los ojos, curvó los labios, cerro la novela que estaba leyendo y exclamó complacida:
—¡Qué feliz casualidad, ese libro es también el mío favorito!
Se emparejaron y durante todo el camino que les llevó hasta la perfumería donde ella trabajaba (empleo que la permitía ser la muchacha que más maravillosamente olía de toda la ciudad), hablando sobre aquel libro, con entusiasmo recordando con auténtica fruición los pasajes más interesantes y apasionantes de él.
A partir de aquel día Salva se convirtió en un devorador de libros que luego comentaba con Estrellita, hasta que finalmente llegada la confianza entre ambos, a las cotas más altas, Salva le pidió a Estrellita, una noche en la oscuridad del portal de la casa de ella mientras se ponían a base de caricias en situación volcánica activa, “el tesoro de su isla”.
Ella se ruborizo porque era lo que tocaba, parpadeó como si estuviera realizando el esfuerzo mental mayor de toda su existencia y finalmente estuvo de acuerdo, siempre que hubiese un previo paso por el altar, con vestido blanca suyo, tarta nupcial, comilona y baile para los invitados, y algunas cosillas más. Él consintió en todo porque cuando a un hombre le gusta una mujer más que les gusta el chocolate a las embarazadas no hay aro, por chico que sea, que no esté dispuesto a atravesar él. Para todo ello tuvo que pedir un crédito que tardaría diez años en pagar. ¿Pero que no hará un hombre enamorado por poder poseer el “tesoro de la isla” de una mujer?
Estrellita y Salva se casaron. Y ella le permitió a él entrar todas las veces que tuvo ganas dentro del “tesoro de la isla de ella”. Y a este eufemismo se le puede comparar con aquel de: tanto va el cántaro a la fuente…
Total, que Estrellita quedó embarazada y se hinchaba de comer chocolate todos los días. Después de varios días de no vernos, me encontré a Salva en la calle. Él iba con sus ojos clavados en el libro que estaba leyendo. Tuve que ponerme delante suya para que me hiciese caso. Se detuvo y me miró. Le pregunté por el embarazo de su mujer.
—Va estupenda su embarazo.
—Me alegro muchísimo —le dije y le regalé dos tabletas de chocolate para que se las diese a ella.
—Bonito detalle por tu parte. Estrellita te lo agradecerá muchísimo, y yo también.
Me dio él un par de besos en las mejillas y me dijo que tanto Estrellita como él quieren que yo sea el padrino del bebé que nacerá dentro de pocas semanas. Le aseguré que sería para mi todo un honor, solté unas lagrimitas de emoción y nos separamos.
Por si alguno de ustedes no ha adivinado quien soy yo, se lo voy a decir:
—Soy Arturito, el hermano de Estrellita. Y ahora les dejo porque tengo unas ganas locas de seguir jugando con la X-BOX que me regaló mi cuñado. ¡Hasta luego!

LA MAGIA DE UN PRIMER BESO (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Ella me igualaba el deseo, y yo creía que no. Ella rodeó mi cuello con sus tiernos brazos y me besó nada más salimos de la cafetería. A mí se me silenciaron los desagradables ruidos del tráfico, desapareció de repente el resto del mundo, y sólo pude escuchar lo fuerte y hermoso que latían su enamorado corazón y el mío.
Luego nos miramos muy hondo, hasta alcanzarnos el alma. Cambiamos una sonrisa embriagada y no nos subimos los cuellos de la gabardina, como otras veces. Hacía mucho frío en la calle, pero nosotros no lo sentíamos. Ardían dentro de nuestros cuerpos las abrasantes llamas del amor.
Y echamos a andar cogidas nuestras manos, creyéndonos, ciegamente ilusionados, a través de ellas, unidos para siempre.
Éramos tan jóvenes, tan ingenuos, que desconocíamos cuán grande y cruel es el poder destructor de la vida y del paso del tiempo.
Si le ha gustado este relato mío tal vez le gustaría también leer mi novela más romántica: ¿ESTÁS SOLA ESTA NOCHE? Pueden leer capítulos gratis pulsando este enlace: http://smarturl.it/solakindle

SOLDADOS ESPAÑOLES, NAVEGANTES Y CONQUISTADORES (OPINIÓN)


Unos breves apuntes para todos esos españoles que desconocen por completo la historia de nuestro país, y que debido a su ignorancia consideran nuestra bandera un trapo sin significado ninguno y, en vez de orgullo y admiración por su nación y por sus heroicos antepasados, se asocian al desprecio, menosprecio y calumnias que vierten sobre España los enemigos nuestros.

Miguel Hidalgo en la guerra de Independencia de México:
«Si la batalla dura una semana, serán italianos. Si la batalla se alarga, es que son españoles».

Almirante francés sobre la gesta de los Tercios en Empel:
«Cinco mil españoles, que a la vez eran cinco mil infantes y cinco mil caballos ligeros y cinco mil gastadores y cinco mil diablos».

Alemanes sobe la batalla de Nordlinger (1634 – Guerra de los treinta años):
«… los españoles peleaban como diablos y no como hombres, estando firmes como si fueran paredes».

Coronel sueco en la batalla de Nordlinger (los suecos fueron derrotados en esta batalla):
«Nunca nos habíamos enfrentados a un soldado de infantería como el español.
No se derrumba, es una roca, no desespera y resiste paciente hasta que puede derrotarte».

Napoleón Bonaparte:
«Si queremos dominar el mundo, antes debemos anexionarnos a los vecinos del sur; su arrojo y voluntad nos dará la victoria que necesitamos».
«A los españoles les gusta renegar de su país y de sus instituciones, pero no permiten que lo hagan los extranjeros».

José I Bonaparte:
«Hacen falta muchos medios para someter a España, este país y este pueblo no se parece a ningún otro.
No hay un solo español que defienda mi causa».

Cardenal Richelieu de Francia:
«Tan cierto es que los españoles aspiran al dominio mundial como que sólo su escaso número se lo impide».

Adolf Hitler a sus generales cuando propusieron invadir España:
«Ni hablar.
Los españoles gobernaron una vez el mundo, es el único pueblo mediterráneo verdaderamente valiente, organizarían guerrillas en nuestra retaguardia.
No se puede entrar en España sin el permiso de los españoles».

General alemán Josef «Seep» Dietrich (general de las Waffen-SS de Hitler):
«Cuando veáis a un soldado desaliñado, indisciplinado y sin afeitar, cuadraros.
Es un héroe español.
Son valientes, duros, no ceden ante nada; qué orgullo me da que los españoles estén con nosotros».

Hipólito Taine, filósofo, crítico e historiador francés (1828-1893):
«Hay un momento superior en la especie humana: la España desde 1500 a 1700».

Alexander Von Humboldt, naturalista y explorador alemán:
«La Humanidad debe gratitud eterna a España, pues la multitud de expediciones científicas que ha financiado ha hecho posible la extensión de los conocimientos geográficos».

*¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

SED NEGRA – 1. Llegada a Boruni

Portada Sed Negra

El paso del tiempo había convertido la avioneta en un ave gimiente, decrépita, cansada de volar. Su vetusto motor apestaba a combustible quemado, la ruidosa hélice giraba vertiginosa dentro de un eje peligrosamente holgado y, por las junturas de sus baqueteadas alas, el óxido formaba heridas sangrientas. Alfred Olsson, el piloto que la manejaba era un noruego barbudo vestido con un mono caqui desteñido y plagado de manchas. De joven había trabajado varios años para una compañía petrolífera mexicana donde aprendió a hablar español. Su aliento apestaba a alcohol. Celso Marán, a su lado, contemplaba fascinado el extraordinario espectáculo que le ofrecía la zona del continente africano sobre la que volaban. Poblados de chozas pardas, ganado encerrado dentro de cercas hechas de ramas de espinos y barro, jacarandas en flor, grandes plantaciones de té, café y tabaco, rojas cintas de tortuosos senderos de tierra, mujeres con vestidos de colores chillones caminando descalzas portando grandes bultos encima de la cabeza y bebés colgados de sus espaldas. Grupos de niños corriendo y saltando. Hombres de pantalones cortos y camisetas desteñidas andando, montados en destartaladas bicicletas, tirando de rústicas carretillas y algún que otro vehículo a motor, viejo y ruinoso. Más allá del conjunto de chozas, el espejo reluciente de un lago con hipopótamos asomando sus colosales cabezas fuera del agua; la gigantesca figura de una jirafa, bandadas de aves planeando, salpicando con sus sombras móviles la grisácea superficie líquida, y, a lo lejos, bosques de papiros y acacias. De pronto, el piloto descendió casi en picado. Su temeraria maniobra permitió a su avioneta pasar a escasos diez metros por encima de la jirafa, que continuó comiendo indiferente.

—¡Estúpida! Antes se asustaba. Ahora ni se inmuta —masculló Olsson decepcionado, sin percatarse de que el asustado de verdad, por su temeraria acción, había sido su joven pasajero.

El aeroplano, con dificultad, protestando por el esfuerzo extra exigido, ganó altura de nuevo. Celso, consciente del riesgo que corría con el escandinavo, consideró más prudente no entablar una discusión con él, pues por su aliento y su insensata conducta juzgó se hallaba ebrio.

Minutos más tarde pudieron disfrutar de otro espectáculo extraordinario. Igual que si hubieran abierto de pronto las puertas de un colosal zoológico, apareció una riada de animales salvajes desplazándose por las verdes llanuras que rodeaban otro lago de mayores dimensiones al dejado atrás. Familias de hipopótamos, manadas de impalas, ñus, gacelas, antílopes, cebras; interminable, frondoso bosque de acacias y numerosos mandriles con crías nuevas pasando con admirable agilidad de unas ramas a otras; algunos de ellos se detenían un momento para alzar la cabeza y observar con ojos curiosos la avioneta. Varias gacelas levantaron también sus graciosas cabezas de astas encorvadas como liras para, a continuación, echar a correr en círculos formando un descontrolado ballet.

—Esas sí se asustan siempre —comentó el aviador, torciendo su boca una sonrisa.

Su acompañante guardó silencio. Tenía toda su atención puesta en un león de andares cansinos surgido después de sobrevolar la espesa arboleda. Era el primero que veía en libertad. Algunos cientos de metros más adelante avanzaban, también sin prisas, una pareja de rinocerontes acompañados de su cría.

—No se pierda esto —anunció de repente el nórdico.

Empujó el pringoso timón hacia adelante y la avioneta descendió buscando casi la verticalidad. Celso, ahogando a duras penas el grito de miedo surgido de lo más hondo de sus entrañas, se agarró con ambas manos al asa de la desencajada portezuela de la carlinga. El aparato pasó por encima de un rinoceronte macho que, furioso, corrió resoplando en un inútil esfuerzo por alcanzar al rugiente artilugio volador.

—Un cabrón peligrosísimo —comentó Olsson recuperando altura paulatinamente—. ¿Sabe? ese animal puede darle fácilmente la vuelta, de una embestida, a cualquier vehículo que se ponga a su alcance. Si alguna vez sufre la carga de un rinoceronte, no trate de salir corriendo. Déjele que embista y, cuando lo tenga casi encima, échese rápido a un lado como hacen en su país los toreros con los toros, y esa bestia pasará de largo y seguirá resollando durante un cuarto de milla para luego pararse preguntándose por qué no le ha cogido. Es el momento que uno debe aprovechar para escapar de él. Pero si el que le ataca, en vez de ser un rinoceronte, es un búfalo, pídale al cielo que haya un árbol cerca y que ese árbol sea alto y robusto. Un búfalo puede ser todavía peor enemigo que un rinoceronte.

Su joven pasajero, con las mandíbulas encajadas y tembloroso todavía del sobresalto sufrido, lo maldijo mentalmente. Aquel insensato no paraba de amedrentarlo desde que, en el aeropuerto tres horas atrás, subió a su destartalado aeroplano. «¡Estúpido loco! ¡Es muy capaz de matarnos a los dos en alguna de sus demenciales audacias!». Aumentó la fuerza del viento y también el inquietante vibrar de la veterana avioneta, especialmente el de sus alas. Celso consideró, angustiado, que ni el piloto ni él llevaban un mal paracaídas para el caso de necesitarlo. Una trampa tercermundista lo tenía preso y lo único que podía hacer era confiar en que la fatalidad no le golpease de nuevo. Sus oídos los tenía todo el tiempo pendientes del ritmo que marcaba el cascado motor, aunque sabía que, si éste se paraba, lo más probable era que se estrellaran contra el suelo o contra los árboles. Y él quería seguir viviendo a pesar de la inmensa amargura que le corroía el alma. A su derecha mostraban su grandiosidad un grupo de montañas de color violeta y un pequeño río serpenteante. Bebiendo junto a una de sus orillas se hallaba una numerosa manada de impalas, a prudente distancia de unos cuantos aletargados cocodrilos.

El tiempo transcurría lento, monótono. El piloto, ensimismado, mantenía el rumbo sin correr más riesgos. Alcanzaron por fin la agreste muralla rocosa que estaban viendo desde hacía un buen rato. Avanzaron por encima de ella. La sombra de la avioneta se repetía sobre la vegetación que iba cambiando del verde al amarillo. El aire perdió fuerza tras superar aquella serie de elevaciones. A partir de allí el panorama cambió por completo. Fue como si de repente acabaran de penetrar en otro planeta. El paisaje, millas atrás muy fértil, había cambiado por otro erosionado, inhóspito. Sabanas interminables, kilómetros y kilómetros de arbustos, cauces secos de ríos, grandes incisiones rojas, amarillas, blancas y el tétrico negror de una amplísima área de hierba y arbustos arrasada por un incendio reciente. Celso sintió adueñarse de él una profunda sensación de angustia. ¡La vida había desaparecido por completo de aquel lugar! Ningún ser vivo a la vista. Se volvió hacia su compañero de viaje. Escrutó su rostro abotagado, su inclinación de hombros, los párpados medio entornados, la cabeza oscilante, y temiendo los ojos del nórdico se cerraran del todo y ambos terminasen muertos, le dio conversación, aunque no le apetecía:

—¿Ha hecho usted muchas veces este mismo viaje, señor Olsson?

El interpelado sacudió la cabeza. Enderezó el cuerpo. Abrió algo más sus párpados

—Llevo cinco años repitiendo semanalmente este mismo recorrido. Podría realizarlo con los ojos vendados —fanfarroneó.

—¿No ha pensado nunca en dedicarse a una profesión menos peligrosa que la de aviador?

Superada de momento la somnolencia, el escandinavo soltó una carcajada seca.

—Tengo sesenta y tres años, amigo. Demasiados años para empezar nada nuevo. Lo único que puedo esperar a mi edad es que un maldito infarto me borre del mundo de los vivos. ¡Je, je!

Su disgustado pasajero se mordió la lengua para no decirle que tripulando con tanta imprudencia igual no iba a necesitar ningún infarto para salirse del mundo de los vivos, pues era muy capaz de matarse él solo, y deseó ese fatídico día no fuera el presente.

—¡Qué seco se ve todo esto, señor Olsson!

—Muy poco es lo que puede sobrevivir en una zona que lleva sufriendo cuatro años de absoluta y jodida sequía —contestó, lúgubre—. Las sequías como la actual son muy frecuentes en esta región y causan terribles hambrunas en las que muere gran número de personas y animales.

Sobrevolaron una cadena de pequeñas colinas casi rozándolas, provocándole a Celso otro sobresalto más. Empezaron a perder altura.

—¿Qué ocurre ahora? —preguntó, asustado de nuevo el pasajero.

El escandinavo agitó su canosa cabeza, anunciando tras un gran bostezo:

—Estamos llegando.

Ante ellos tenían una extensísima explanada en la que se veía un viejo y ruinoso hangar, y al lado de éste una choza indígena.

—¿Esto es el aeropuerto de Boruni? —inquirió Celso, incrédulo.

—Así es —afirmó Olsson sin apartar la vista del terreno hacia el que se precipitaban velozmente.

Transcurridos unos pocos segundos se produjo un golpe violento que arrancó siniestros crujidos al viejo aeroplano cuyas chirriantes y deformadas ruedas daban saltos sobre la superficie desigual del suelo y, finalmente se detuvo muy cerca de las dos construcciones. Del fuerte pecho de Celso escapó un hondo suspiro de alivio. Continuaba con vida. Alfred Olsson, esbozando una mueca burlona, manifestó sarcástico:

—Ya no tiene nada que temer, amigo. Relájese, que está más tenso que una ballesta.

—¿Esto es Boruni? —de nuevo su pasajero, incrédulo, considerando la posibilidad de que el otro le estuviera gastando una broma pesada.

—Sí, esta misérrima región de África se llama Boruni. No conozco otro Boruni.

Paró el asmático motor. La hélice quedó vertical como un signo de exclamación. Celso abrió la desvencijada puerta y saltó al suelo. Sentía sus piernas entumecidas. A continuación, se hizo con su voluminosa maleta y mochila. Olsson sacó del portaequipajes dos enormes sacas y un par de grandes, pringosos bidones de plástico llenos de gasolina, depositándolo todo sobre el polvoriento suelo rojizo. Después escupió y dijo a su todavía atónito viajero:

—No se esperaba lo que están viendo sus ojos, ¿eh, amigo? El día que se arrepienta de haber venido y quiera regresar a la civilización deje aviso aquí, a Abhué, y si sigo vivo para entonces le devolveré al lugar de partida. Vengo aquí una vez por semana. Ya se lo he dicho.

Remató Olsson sus palabras señalando con su brazo estirado al negro que se aproximaba tirando de una rústica carretilla con dos bultos encima. El nativo llegó junto a ellos. Después de dedicar una blanca y tímida sonrisa a Celso, intercambió con el nórdico, en el habla de aquella región algunas frases, mientras éste vaciaba ya uno de los dos bidones de gasolina dentro del depósito de su avioneta. Aumentándole por momentos el desánimo, la mirada de Celso recorrió aquella interminable extensión de terreno yermo, desolado, que llegaba hasta una lejana cadena de colinas pardas. Una carretera estrecha y mal asfaltada lo cruzaba. «¡Dios mío! Esto es mil veces peor de lo que nunca llegué a imaginar». El hombre de color había metido dentro de la avioneta los bultos traídos por él y colocado sobre su carretilla las dos enormes sacas recibidas del piloto. Luego se llevó la carretilla hacia la cercana choza.

Sus movimientos cansinos estaban muy acordes con el mortecino paraje donde vivía.

—Suerte, joven. Le hará falta —deseó el escandinavo, soltando una carcajada sarcástica.

Subido de nuevo en su avioneta mantuvo acelerado el motor durante algunos segundos, y después se dirigió a toda velocidad hacia el hangar. Cuando hizo temer a Celso iba a estrellar el aparato contra él, levantó el vuelo pasando a escasos dos metros por encima de aquella destartalada construcción. Después realizó un amplio círculo y se alejó por donde había venido. Celso le siguió con la mirada hasta verlo desaparecer en la inmensidad celeste. El tórrido sol atravesaba ya su cuero cabelludo produciéndole la sensación de haber comenzado a derretirle los sesos. Sacó de su mochila el sombrero de fieltro que traía y se cubrió con él la cabeza. A continuación, echó un buen trago de limonada de la botella de plástico que llevaba también. El líquido estaba calentísimo. Exteriorizó una mueca de asco. Había comenzado a sudar copiosamente. «Desde luego, quería escapar al último rincón del mundo, y en él estoy. Espero no haber cometido el segundo mayor error de toda mi vida». Se pasó la mano por la cara sudada. Pretendió con este gesto borrar, además de la transpiración, las escenas dolorosas que comenzaban a inundar su mente. Lo consiguió de momento. En la carta que le habían enviado ponía que alguien lo recogería en el pequeño aeropuerto de Boruni. Nadie lo había hecho aún. ¿Y si se habían olvidado de él? Esta incertidumbre aumentó su desasosiego.

¿Te está gustando? Cómpralo en amazon para apoyar al autor:

amazon-papel-botonamazon-ebook-boton