QUE LE HA PASADO A LA JUSTICIA (MICRORRELATO)

¿Qué le ha pasado a la Justicia? Pues le ha pasado lo inevitable. Debido a que es ciega, una multitud de lazarillos corruptos la llevan por senderos donde se extravía y pierde la eficacia y la rectitud que quisieron darle quienes la crearon.
¿Qué le ha pasado a la Justicia? Le ha pasado lo inevitable, que se ha convertido en desorientada viajera extremadamente útil para los lazarillos que la llevan por los caminos que favorecen a los que más tienen y perjudican a los que carecen de todo.
Por favor, que algún cirujano sabio y justo le devuelva la visión a la señora Justicia para que pueda escoger por sí misma los buenos caminos que le prepararon aquellos hombres íntegros, honrados y solidarios que la crearon.
¿Qué te ha pasado justicia? Milonga de Carlos Ramón Fernández

Comparte esta entrada
tweet
compartir
compartir
CATEGORÍASSIN CATEGORÍA
Editar«¿QUÉ TE HA PASADO JUSTICIA? -ACTUALIDAD-»
Deja una respuesta
Conectado como Andres. ¿Quieres salir?

Comentario

Navegación de entradas
Entrada anterior:
ANTERIOR
UNA FECHA HORRIBLE (MICRORRELATO)Siguiente entrada
SIGUIENTE
NYAI LORO KIDUL, LA DIOSA DE LAS SIRENAS (viajes)
BUSCAR
Buscar por:
Buscar …
Buscar
MIS REDES SOCIALES

Powered by wpPlugz.
MIS TWEETS
@AndresFornells
Español, escritor y trotamundos. Con algunos galardones obtenidos en relato corto y novela.
UNA GOTA DE HUMOR (396) #Microrrelato – https://t.co/nUYYpEoQaU https://t.co/b1o2nk9Zfy
hace 4 horas
SOBRE UN SUEÑO PROTECTOR (#Microrrelato) – https://t.co/d3fhx90M2F https://t.co/Lzsm0R9eGL
hace 10 horas
LO DE PONER CUERNOS ES HISTÓRICO (Curiosidades) – https://t.co/Olj0Ph4OqF
hace 10 horas
CÉZANNE (CURIOSIDADES) – https://t.co/zqSQnrTZgm https://t.co/vBNxC8q0kJ
hace un día
SOBRE LA FELICIDAD (#Microrrelato) – https://t.co/qMXOWgy1Zd https://t.co/oftHyj0j4I
hace un día
Powered by wpPlugz

POPULARES
DIEGO FINALDiego Egara, detective
Las aventuras de ZaidaMis Libros
Sasi Alami – Manos de Visión
fotoSobre Andrés Fornells
Tres Amantes y Un RevolverTres Amantes y Un Revolver
ENTRADAS RECIENTES
UNA GOTA DE HUMOR (396) MICRORRELATO
SOBRE UN SUEÑO PROTECTOR (MICRORRELATO)
LO DE PONER CUERNOS ES HISTÓRICO (Curiosidades)
SOBRE LA FELICIDAD (MICRORRELATO)
UNA GOTA DE HUMOR (395) MICRORRELATO
CATEGORÍAS
Actualidad (221)
Concursos (4)
Coplas (7)
Curiosidades (138)
Deportes (19)
finalista almeria (11)
Libros (11)
Microrrelatos (1.765)
Minisucesos jocosos (135)
Mis viajes alrededor del mundo (79)
Noticias Curiosas (56)
Opinión (34)
Píldoras Filosóficas (475)
Recuerdos Entrañables (4)
Refranes (30)
Relato Negro (12)
Relatos (165)
Salud e Información bien intencionada (18)
Sin categoría (190)
Supersticiones, Misterios y Magias (111)
WEBS AMIGAS
Blog de Alberto Castellón
Blog de Francisco Legaz
Caperucita de Asfalto
Diccionario de Autores Irreverentes
Directorio blogs
Escritores.org
Gorrión de Asfalto
Mis libros en Ediciones Irreverentes
Facebook Twitter Amazon
Funciona gracias a WordPress
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuest

COMPARACION ENTRE EL RUISEÑOR Y EL AVESTRUZ (MICRORRELATO)

Dos amigos, cerveza en mano, acodados en la barra de un bar hablaban de cosas pasadas.
—Nunca me contaste que ocurrió entre Encarnita y tú para que, de repente, rompierais vuestra relación.
El así preguntado sacudió sus hombros, como si de pronto sintiera alguna molestia en ellos.
—Bueno, Encarnita y yo manteníamos una relación que más o menos funcionaba hasta que un día mientras yo cantaba en la ducha, ella me ofendió en tal medida que no pude perdonarla, y le dije que habíamos terminado.
—Pero ¿qué te dijo ella para que te sintieses ofendido en tal medida?
—Algo imperdonable me dijo. Me dijo: “Luis, no se hizo para la tosca garganta del avestruz el bellísimo canto del ruiseñor”.
—¡Je, je, je! ¿Tan bien crees tú que cantas?
—No has entendido nada —disgustado con las palabras de su amigo—. No me molestó que Encarnita no admirase mi forma de cantar, sino que claramente me comparase con un avestruz.
—En mi opinión, eres muy susceptible tú.
—¡Yo soy como a mí me da la real gana! ¿Estamos? —belicoso el que había sido acu-sado de cantar mal.
—Vale, vale —pacifista el otro—. ¿Desde cuándo te gusta cantar en la ducha?
—Desde que me ha dado la real gana. ¡Y ya está! —desafiante.
El pacífico de los dos amigos, dejó unas monedas encima del mostrador y se dirigió hacia la salida. Antes de llegar a la puerta escuchó le decía el quisquilloso:
—¡Vete a buscar a Encarnita, que es tan faltona como tú faltón!
Recordando lo hermosa que era Encarnita, el amigo, en cuanto pisó la calle la llamó a su móvil y, cuando ella se puso al aparato, después de identificarse le preguntó demostrando un interés apasionado:
—Encarnita, ¿estás sola en casa?
—Sola estoy, corazón. ¿Quieres venir a hacerme un rato de compañía?
—Salgo a velocidad supersónica hacia ti. Y no te preocupes que yo no soy de los que cantan en la ducha.
Los dos rieron a costa del que cantaba igual que los avestruces y había dejado libre a Encarnita para disfrute del que iba ya corriendo por la calle dispuesto a amarla como ella necesitaba, y él también.