TENÍA UN AMANTE SECRETO (RELATO)

PAREJA EN LA CAMA

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Una pareja se amaba en secreto a espaldas del marido. Ella se llamaba Lucrecia, él Sebastián, y Roque, era el nombre de la víctima de su adulterio.
Un día en que Roque debía haber salido de viaje, cuando se hallaba en la estación a punto de subirse al AVE, su jefe le llamó al móvil comunicándole que pospusiera el viaje. Se había muerto el padre del cliente que se disponía visitar y, había acordado con el susodicho cliente, un encuentro entre ambos para el día siguiente.
—Así que puedes irte a casa con tu mujercita. Ella se alegrará de verte.
—Muy cierto. Me la llevaré de paseo, a tomar un vermú y a comer en cualquier tasca. Gracias, jefe por el día libre. Es usted la mejor persona del universo entero.
—Recuérdalo todo el tiempo y nunca más me pidas aumento de sueldo. ¡Ja, ja, ja!
Cortaron la comunicación riéndose. Los diez minutos de recorrido hasta su hogar, Roque se los pasó silbando alegremente. Su mujer estaría encantada con esta inesperada sorpresa que iba a darle.
Cuando Roque entró en su casa, sonriente y muy animado, escuchó voces, lo cual le extraño bastante, porque una voz pertenecía a su mujer, la otra voz a un hombre y ambas provenían del dormitorio.
Imaginándose de repente lo que esto podía significar, sintió que la sangre que corría por sus venas entraba en estado de ebullición. Lucrecia y él no llevaban ni medio años casados y su mujer, aprovechando su ausencia le estaba metiendo cuernos. ¡Aquello merecía un buen escarmiento! ¡A él no le ponía cuernos nadie, sin recibir un duro castigo por ello! ¡Él era muy macho!
Roque fue hasta la cocina, cogió del cajón de los cubiertos un cuchillo de enormes dimensiones y empuñándolo con mano firme, rugiente de furia se dirigió al cuarto donde sonaban unas risitas cómplices, gozosas. Abrió la puerta y rojo de irá gritó:
—¡Habéis manchado mi honor y voy a degollaros a los dos!
Lucrecia soltó un estridente grito de terror y se cubrió cuerpo y cara con la sábana. Pálido como un muerto, Sebastián, ocultando su hombría con sus dos trémulas manos, suplicó:
—Por favor no pierdas la cabeza, hombre. No arruines tu vida y la nuestra. Tu mujer y yo nos amamos. No hemos podido evitar, a pesar de que lo intentamos con todas nuestras fuerzas, que surgiera entre los dos este amor irresistible, invencible. Y queremos suplicarte que te hagas cargo de ello y nos permitas vivir juntos de ahora en adelante.
—¡De eso nada! Queréis para vosotros un final feliz y para mí la más absoluta desdicha. Vivir solo, sin mujer, con un sueldo de mierda y debiendo un montón de letras por este piso en el que me empeñé para que Lucrecia y yo tuviésemos nuestro nidito de amor. ¡Prefiero degollaros a los dos! ¡A ti por seductor y a ella por traidora!
Amenazador a más no poder, Roque dio dos pasos blandiendo el cuchillo enorme, al que un rayo de sol, colándose por la ventana, arrancó un destello siniestro.
—Por favor, recapacita, hombre. Te compensaré en parte por la pérdida de Lucrecia. Me haré cargo de esas letras que debes.
El cónyuge burlado quedó un momento pensativo, impresionado por la generosa oferta que acababa de recibir.
—¿A cambio de qué pagarías tú las letras? —pidió le aclarase.
—A cambio de que nos permitas, a tu mujer y a mí, que seamos felices viviendo juntos, lejos de ti.
Lucrecia apartó la sábana de su cara y mirando con ojos horrorizados al traicionado por ella, suplicó a su vez:
—Por favor, Roque, atiende nuestros ruegos. Siempre me has demostrado que posees un gran corazón y que eres una persona comprensiva. Tal como Sebastián te ha dicho: el amor ha surgido entre nosotros sin pretenderlo nosotros, de un modo inevitable, irremediable e invencible. Apiádate de nosotros. Todos tenemos derecho a la felicidad, y Sebastián y yo somos muy felices cuando estamos juntos.
—Vuestra felicidad significa la desdicha mía —le recordó Roque.
—Te repondrás. Olvidarás. Los disgustos no matan. Los disgustos nos fortalecen. La vida premiará tu buen corazón, si lo demuestras con nosotros.
Roque dejó caer los brazos en un signo de dolorosa rendición y, tras pensarlo durante unos momentos en los que su rostro reflejó deseos de violencia y finalmente de resignada rendición, dijo:
—Sal de aquí cagando leches, ¡adultero! antes de que me arrepienta de no haberte descuartizado y, cuando regreses delante de mí trae todas las letras de este piso pagadas. Solo entonces podrás llevarte (a mala hora) a mi infiel mujer, aunque yo quede condenado a ser desdichado el resto de mi vida y llore lágrimas de sangre por su pérdida.
Sebastián se vistió rápido y temblando todo el tiempo se encaminó con pasos vacilantes hacia la puerta, seguido de cerca por el todavía armado Roque.
—Por favor serénate y no le hagas nada a Lucrecia —suplicó el amante, temiendo por la seguridad de ella.
—Tú date prisa en cumplir el compromiso que acabas de contraer conmigo y dejaré que te la lleves, aunque me dejéis destrozado el corazón —Roque mostrando abatimiento, rabia y desesperación.
Cuando un par de días más tarde Sebastián le entregó a Roque todas las letras del piso pagadas, Lucrecia que lo estaba aguardando con las maletas preparadas, se fue inmediatamente con él.
Tanto ella como Sebastián, cuando se vieron seguros dentro del coche, respiraron aliviados.
—Estamos a salvo, amor. Podremos ser absolutamente felices de ahora en adelante.
—Sí, me ha salido bastante caro, pero en adelante estaremos libres para amarnos sin ningún temor.
—Y del papeleo del divorcio que se cuide tu abogado, cariño.
—Se ocupará. Dame un beso para ir haciendo boca antes de irnos directamente a mi casa —pidió él.
Se besaron apasionadamente, y después él arrancó el vehículo manteniendo una mano encima del muslo de ella, mientras la mano de Lucrecia se mostraba más atrevida con cierta parte muy sensible del cuerpo de él. Por fin podría amarse libremente sin pasar miedo alguno a ser descubiertos por el violento marido de ella.
Roque les vio alejarse desde la ventana que daba a la calle y, cuando apreció que el coche en el que iban se pedía entre los otros vehículos que circulaban por la calle, marcó un número de teléfono y, cuando recibió respuesta su llamada dijo en tono entre tierno y jocoso:
—Ya puedes venir a mi casa, preciosa, me he librado del amante de mi mujer, de ella y de esa torturadora deuda que tenía pendiente.
Se escuchó un escandaloso grito de júbilo desde el otro móvil y una promesa:
—Prepara las copas que traeré una botella de cava. ¡Esto hay que celebrarlo a lo grande, cariño!
—Sí, y mientras, yo preparo la cama de limpio. Compré esta mañana un juego de sábanas nuevo de muy buena calidad. Vamos a empezar bien este nuevo periodo de nuestra vida, bombón.

LOS HOMBRES YA NO GALANTEAN A LAS DAMAS COMO ANTES (MICRORRELATO)

BESAR MANO ningn-estado-52021179

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Una actriz que por sus muchos años estaba a punto de jubilarse era muy querida por las actrices jóvenes de la compañía teatral y, terminada la función, les gustaba llevarla con ellas y tener un rato de charla. Una de aquellas noches en que estaban reunidas en una cafetería, una de las jovencitas que la acompañaba, preguntó a la veterana actriz qué diferencia encontraba ella existía entre los hombres actuales y los hombres de su época.
La mujer esbozó una nostálgica sonrisa, movió la cabeza a un lado y otro como si quisiera con este gesto recuperar recuerdos del fondo de su memoria y la sorprendió, a ella y a las otras chicas que la rodeaban diciendo:
—Los hombres de ahora no quieren a las mujeres como las querían los hombres de antes.
—Significa eso que los hombres de ahora nos quieren menos a las mujeres? —le preguntaron varias voces.
—La gran mayoría de los hombres actuales solo quieren usaros, llevaros a la cama, no saben amaros con el corazón, os aman con otro órgano diferente. Lo que sienten por vosotros es exclusivamente físico, no espiritual.
—Los hombres y las mujeres se han acostado siempre juntos —argumentó una de las chicas, creyendo haber dicho algo apabullante.
—Claro que los hombres y las mujeres se han acostado siempre juntos, nena, de lo contrario ninguna de nosotras estaríamos ahora aquí —marcando ironía la dama—. Lo que no conocen los hombres actuales es la galantería. Os pregunto: ¿habéis conocido a un caballero que todas las mañanas os deje una flor sobre la almohada antes de marcharse de vuestro lado? ¿Algún caballero conserva un pañuelo vuestro para oler vuestro perfume y besarlo cuando os tiene lejos? ¿Qué hombre os muestra respeto besando vuestra mano? ¿Qué hombre abre una puerta para que paséis primero? ¿Qué hombre se saca el sombrero para saludaros?
—Es que la mayoría de los hombres actuales no usan sombrero —defendió una de las jovencitas.
—Cierto, nena, los hombres actuales no usan sombrero y tampoco usan buenos modales.
Un hombre mayor que la estuvo escuchando todo el tiempo, salió un momento a la calle, regresó con una rosa roja y se la entregó diciendo:
—Adorable dama, llevo treinta años viéndola actuar y deseando honrarla como la estoy honrando en este momento. Gracias por haberme permitido tantas veces disfrutar de su extraordinario talento interpretativo.
Ella le dio las gracias al caballero de mediana edad, mostrándole una de sus más seductoras sonrisas, y volviéndose hacia sus jóvenes colegas les dijo, encantada:
—Acabáis de presenciar una prueba de galantería que hoy en día no existe más.

HISTORIAS ROMÁNTICAS: EL PRÍNCIPE DE EGIPTO, Y AZAHARA EL GRAN AMOR DE SU VIDA (RELATO)

egipto

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

El príncipe de Egipto, hijo primogénito del rey de uno de los imperios más importantes de Oriente, se alzó en armas contra su padre. Era un joven, hermoso, sabio y justo. Los innumerables súbditos descontentos, empobrecidos y maltratados por su progenitor, le siguieron incondicionalmente. Y durante semanas mantuvieron durísimas, terriblemente cruentas batallas contra el muy poderoso, numeroso y bien armado ejército del tiránico soberano.
El valor, la capacidad de sacrificio y de sufrimiento de los sublevados les permitió por fin conseguir la victoria. Derrotado el ejército del soberano, se apresó a éste y encerró en un calabozo.
Pasados unos días, necesarios para restablecer la paz en todo el territorio y ajusticiar a los traidores y verdugos que habían gobernado y ejecutado sin piedad a inocentes bajo el mandato del destronado rey, el príncipe de Egipto visitó, por primera vez desde que terminó la contienda, al hombre que le había dado la vida.
A éste. la amargura de la derrota, le había quitado la arrogancia de la que siempre había hecho gala y, con falsa humildad, le preguntó a su hijo:
—¿Por qué razón alzaste al pueblo contra mí y mi ejército?
Su primogénito le dirigió una mirada en la que se mezclaban la censura y la compasión al verlo tan desmejorado y hundido. Y le dijo endureciendo de nuevo su actitud:
—La razón fue que tú ordenaste ejecutar a la única mujer que he amado en mi vida. Y eso ya te dije, nada más enterarme de tu crimen, que no te lo perdonaba.
El hombre abatido, que había pedido su reino, le dio una explicación que creía justificaba su criminal acción:
—Era una simple campesina. No te convenía en absoluto. Yo te tenía preparada una boda con la más hermosa y rica de las princesas de este mundo. Yo pensaba en tu bien.
—Eso te ha llevado a la perdición, padre, darle la máxima importancia a la riqueza y ninguna importancia al amor. Por eso nunca nos amaste, ni a mi madre, ni a mis hermanos, ni a tu pueblo.
—¿Qué vas a hacer conmigo? —tembloroso y asustado el monarca destronado.
—¿Qué ves desde la ventana de este calabozo en el que mandé te encerraran?
—Un simple descampado —fue la respuesta que recibió de su interlocutor.
—Pues ahí voy a ordenar, en ese descampado, se edifique el mayor palacio-mausoleo del mundo. Será tan hermoso, tan extraordinario que maravillará al mundo entero. Y dentro de él enterraré el cadáver de mi amada Azahara. Y el castigo que tu recibirás, de por vida, será verlo construir y, cuando esté terminado, presenciar los millones de visitantes que, venidos de todas partes de la tierra admirarán la fabulosa obra que yo habré dedicado a la única mujer que amé, y que podré amar jamás.
Así fue como el príncipe de Egipto consiguió que su nombre y el de su amada siguieran unidos por los siglos de los siglos.

«POPEYE», MI GATO, ME BUSCÓ UNA NOVIA (RELATO)

gato hoy

 

(Copyright Andrés Fornells)

A mi gato “Popeye”, no le gustaba que yo viviese en soledad. Él había entrado en mi casa poco después de haber tenido yo el mayor desengaño amoroso de toda mi vida. No me había ocurrido nada que no le haya sucedido anteriormente a muchísima gente. Carmen, la chica de la que yo estaba locamente enamorado y creía haber encontrado reciprocidad en ella, se lio con mi mejor amigo y marchó a vivir con él.
Este hecho traumatizante hirió muy en lo hondo mi corazón, me quitó por un tiempo las ganas de exponerme a otra experiencia parecida y, la forma de conseguirlo entendí la encontraría manteniendo lejos de las féminas.
Mi gato “Popeye”, no sé cómo sacaría él la convicción de que yo, viviendo sin pareja, de ninguna manera podía ser feliz.
Y empezó a escaparse. Y en una de sus escapadas volvió a casa acompañado de una gata de angora preciosa. Lógicamente le pregunté de dónde la había sacado, impulsado yo por la honesta intención de devolvérsela a su dueño. “Popeye” se limitó a decirme: “miau” y a mirarme como queriendo añadir: “Déjate de pamplinas y búscate tú también pareja, tío aburrido”.
Queriendo continuar mi existencia de hombre probo, honesto y justo llevada por mí hasta entonces, dejé una nota en la acristalada puerta de la panadería, en la describía al precioso gato de angora, la circunstancia de que había aparecido un día en mi casa e invitaba a su dueño a que viniese a buscarlo a la dirección mía escrita allí.
Aquella misma noche, estábamos viendo un musical en la televisión: “Popeye”, la gatita blanca como la nieve, que mi gato había convertido en su novia, y un servidor, cuando sonó el timbre de la puerta.
Fui a abrir y me encontré con una joven elegante, guapa y con todas esas formas que tan voluptuosamente diferencian el género femenino del género masculino. Ella, ofreciéndome una sonrisa devastadora, me dijo con voz aterciopelada:
—Hola. Verá, hace tres días me desapareció una gatita que es igual a la descrita por usted en ese anuncio que dejó en la puerta de la panadería.
—¡Vaya, estupendo! —exclamé saliendo del encandilamiento que se había adueñado de mí nada más verla—. Pase, pase; a ver si es su gatita la que vino un día en compañía de mi gato.
Pasamos al salón. La gatita blanca de Angola en cuanto la vio, se fue para ella y le saltó a los brazos.
—“¡Olivia!” —escuché que decía con manifiesta alegría mi visitante.
Yo tuve la inmediata evidencia de que aquel bello animalito era el suyo. Esperé a que mi visitante terminase de hacerle carantoñas al ronroneante minino, para decirle:
—¿Puedo invitarla a un café?
—No quisiera molestar.
—Será un placer. Tengo una maquinita que tarda un par de minutos en prepararlo. Tome asiento, por favor.
Con Laurita, que así se llamaba la propietaria de “Olivia”, nos tomamos dos cafés, cuatro coñacs; hablamos sobre mil cosas diferentes, disfrutando enormemente de la conversación y, otro tanto, de mirarnos con enorme agrado.
Total, que mi “Popeye” se había hecho novio de “Olivia” y yo me hice novio de su dueña.
Aunque sólo sea por esta breve historia que acabo de contarles, nunca hagan caso, nunca crean a las personas que les niegan extraordinaria inteligencia a los gatos. Yo, a la inteligencia del mío, le debo mi felicidad.

FASCINACIÓN JUVENIL (RELATO)

maestra-y-alumna-trabajando-en-clase_1098-1866

 

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

En el instante mismo en que Araceli, la profesora de Instituto, cruzaba la puerta de la clase, para Santi Suárez se desvanecía todo cuanto le rodeaba; todo excepto ella. Y a partir de ese momento él quedaba fascinado, totalmente pendiente de ella, deleitándose con cada expresión de su cara, cada movimiento de su esbelto cuerpo, y de la embriagadora musicalidad de su voz.
Aquella mañana Araceli llevaba puesto un traje gris que realzaba al máximo la voluptuosidad de su figura. Santi se derretía de amor por ella.
Terminada la clase, los alumnos abandonaron en estampida el aula. Santi permaneció en su asiento, para poder seguir contemplándola.
La pedagoga, para la que no había pasado desapercibida la fijación que el muchacho tenía con ella, decidió llamarle la atención:
—Santi Suárez, debes dejar de mirarme con tanta fijeza, con tanta intensidad. Me incomoda y disgusta que lo hagas. Lo considero una falta de respeto.
—No puedo evitarlo, profesora. Estoy locamente enamorado de ti. Sueño contigo todas las noches —el muchacho defendiendo con valentía sus sentimientos.
Su apasionada declaración despertó la curiosidad de la señorita Araceli , que le preguntó, siendo no obstante consciente de que cometía una imprudencia:
—¿Qué es lo que sueñas?
—Pues sueño —incendiadas de rubor las mejillas del joven, mirándola con una intensidad hipnótica —que caminamos los dos por un parque cogidos de la mano, mirándonos todo el tiempo, sonriéndonos embelesados.
Mientras confesaba esto, Santi abandonó su pupitre y se acercó a la educadora. Quedaron ambos frente a frente, muy cerca el uno del otro.
—Y aquí termina tu sueño —empezando a ponerse nerviosa la maestra.
—No, no termina aquí. En mi sueño yo te beso.
Y pasando de las palabras a la acción, Santi la cogió por los hombros y unió sus labios a los de ella.
La reacción de la profesora Araceli fue arrearle un demoledor bofetón. Su alumno, llevándose la mano a la parte del rostro donde había recibido el fuerte golpe añadió, impulsivo, arrebatado de pasión:
—En mi sueño me devolvías el beso. Y yo te decía lo mismo que te digo ahora: ¡Te amo! ¡Te amo con toda mi alma!
La profesora Araceli recogió de encima de la mesa su bolso y una carpeta y se dirigió hacia la salida, turbada, entristecida, con lágrimas rodando por sus mejillas. ¿Cuándo dejaría el maldito amor de surgir en su vida llevando siempre la etiqueta: de imposible?

EL MEJOR LIBRO DEL MUNDO (RELATO)

don quijote bueno

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Adquirida un servidor merecida fama entre mis familiares de ser un empedernido lector, por llevar mi extraordinaria pasión lectora hasta el extremo de estar leyendo siempre dos o tres libros a la vez (uno puesto en mi mesita de noche, otro colocado en la mesa del salón y frecuentemente otro más en el cuarto de baño), mi tío Pascual, dueño de una pequeña granja cuya explotación daba para vivir él y su mujer sin pasar privaciones (hijos, el buen Dios se hacía el distraído para no dárselos, aunque ningún día descuidaban mis tíos el ejercicio que sirve para engendrarlos); en una de las frecuentes visitas que yo les hacía los fines de semana para echarme largas caminatas en los montes que rodeaban su propiedad, justo a mi regreso de una de esas caminatas, mientras bebía del botijo agua fresca del pozo que allí tenían, mi tío Pascual me dijo colocando ambas manos en los riñones gesto que prodigaba continuamente, enderezándose así el cuerpo que doblaba abusivamente trabajando con el azadón en su huerta:
—Sobrino, ¿cuál crees tú que es el mejor libro del mundo?
Llevado de mi amor patrio, y arrimando el ascua a mi sardina como suelen hacer los británicos con su William Shakespeare, le dije contundente:
—Tío, sin duda alguna, el mejor libro del mundo es Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes.
—Vamos a la casa que me lo apunte —propuso él.
Entramos en el salón-comedor donde Angustias, su esposa y tía mía, interrumpió el jersey que me estaba haciendo —a ella, hermana de mi padre, por falta de tenerlos propios, me quería como a un hijo—, me dirigió una mirada cariñosa y quiso saber:
—¿Vas a quedarte a almorzar con nosotros, sobrino?
—Muchas gracias, tiita, pero no puedo. Mi madre hace hoy paella y no me perdonaría me la perdiese.
—Buenas paellas hace tu madre. Aún tengo por conocer una valenciana que las haga malas —elogió.
Mi tío había sacado de un cajón de la alacena antigua, heredada de sus abuelos, papel y un bolígrafo y tendiéndomelo me pidió:
—Escríbeme bien clarito el nombre de ese libro tan bueno, el mejor del mundo, que me lo voy a comprar un día de estos y a leerlo.
Se lo escribí. Examiné lo que mi tía Angustias tenía ya hecho del jersey que iba a ser para mí, le di las gracias, dos afectuosos besos en sus coloradas y sanas mejillas y después de dejar estrujara mi blanda mano de urbanita, la callosa y dura manaza de mi tío Pascual, me marché subido en mi baqueteado utilitario de cuarta mano.
Mi tío se compró El Quijote y le llevó un año entero leérselo. Así que tardé yo todo ese tiempo en poderle preguntar por fin, qué le había parecido . Mi tío esbozó una divertida sonrisa y dijo socarronamente:
—Un tío muy loco el don Quijote ese. Pero alguno llevo yo conocido, a lo largo de mi vida, que no le iba a la zaga.
—No te ha entusiasmado ese libro, ¿eh? —interpreté.
—La verdad es que no demasiado —reconoció dándome una palmada cariñosa en la espalda.
No quise ofenderle con mi decepción y me la guardé en el almacén de las cosas que, deseándolo, uno cree preferible no decir.
Le hice varias visitas antes no decidí preguntarle si quería le recomendase algún otro libro para que, al igual que yo, él se aficionase a la lectura. Quise animarle diciéndole que gracias a la lectura yo había podido conocer países lejanos y exóticos que nunca había visitado y probablemente nunca visitaría, y conocido la forma de pensar de personas muy inteligentes y sabias que no conocía personalmente y era muy probable no conociera jamás. Y todo esto me había enriquecido notablemente como persona.
Mi tío esperó sin interrumpir en ningún momento a que yo terminase mi entusiasta apología, prosiguiendo todo el tiempo con su labor de aquel momento: confeccionar una alpargata de esparto, pues tenía a orgullo no haber gastado nunca, ni él ni su mujer un céntimo en calzado comprado, para finalmente sorprenderme con una reflexión muy propia de él:
—Querido sobrino, ¿para qué voy a leer más libros si ya he leído el mejor que se ha escrito en el mundo y éste no ha mejorado en nada mi vida? Respeto tu entusiasmo por la lectura, pero no lo comparto. Perdóname.
Un suspiro de derrota escapó de mi pecho. Me desconcertaron y dolieron sus palabras. Sentí en las entrañas el calambrazo de la indignación que nos produce no compartan, otros, cosas que nosotros consideramos de la máxima importancia, incluso imprescindibles. Tuve el control suficiente y la sensatez de callar un argumento ofensivo que se me estaba ocurriendo.
Sin reconocerlo en aquel momento, obré con mucha sabiduría. Comprendí algo más tarde que yo no tenía argumentos con los que rebatir su filosofía de la vida. Reconocí que, vivencialmente, mi tío Pascual me superaba por mucho. Él llevaba una existencia equilibrada, útil, satisfactoria, porque creaba cosas con sus manos (que infinidad de personas como yo tenemos que comprar) y esto le llenaba la existencia, le hacía feliz. Posiblemente mucho más feliz de lo que yo atiborrando mi mente con conocimientos ajenos, no me sentía ni tan equilibrado, ni tan realizado, ni tal valioso como él.
Y honesto casi siempre, en más de una ocasión les dije a mis queridos tíos que les admiraba muchísimo. Les complacía esta confesión mía, mostraban contento, y dándome lecciones de humildad, me respondían que eran ellos los que me admiraban a mí por lo mucho que sabía.
La realidad fue, que yo aprendí de mi tío Pascual y de mi tía Angustias cosas que han influido muy positivamente en mi vida, mientras yo no he sido capaz de enseñarles nada, ni siquiera a que leyeron otros libros aparte de “el mejor libro del mundo”.

PAREJA DE BAILE (RELATO)

tango-a-la-argentina-1-1464466 (1)

(Copyright Andrés Fornells)

Ella no era bonita de cara ni poseía uno de esos voluptuosos cuerpos que despiertan deseos sexuales en los hombres que los miran. Era joven, eso sí. Se llamaba Margot y bailaba maravillosamente. Yo era entonces tan joven como ella e igualmente me apasionaba el baile, y en especial bailar boleros y tangos.
Estaba de moda entre la juventud de mi época un salón llamado Doré. En este local, los sábados por la noche, tocaban dos orquestas de bajo presupuesto la música que estaba de rabiosa actualidad entonces.
Este local contaba con varias filas de asientos alrededor de la pista redonda, de enlosado desgastado, limado por el continuo pisar y deslizarse de zapatos. Los asientos de delante los ocupaban las chicas que esperaban las sacasen a bailar los chicos. En los asientos de atrás las mamás de algunas de ellas, vigilantes todo el tiempo, no les fuera a estropear la virginidad a sus nenas algún sinvergüenza seductor.
Margot y yo no sabíamos nada el uno del otro, aparte de nuestros nombres. No nos hacíamos preguntas. No intentábamos averiguar nada personal.
Acudíamos ambos todos los sábados por la noche al salón Doré. Ella acompañada de un par de amigas, y yo de un par de amigos. Nos buscábamos con los ojos y una vez localizados esperábamos a que tocaran tangos.
Como si fuera una señal ineludible, en cuanto anunciaba el locutor el título de la pieza que iba a interpretar el conjunto de músicos, yo me dirigía hacia donde se encontraba Margot. Ella, pendiente de mí, salía a mi encuentro. Y empezábamos  a bailar. Y parecía como si los hubiésemos nacido para bailar juntos.
A menudo, la gente nos hacía corro para vernos y admirarnos. Si de veras existe en este mundo la felicidad suprema, nosotros la experimentábamos bailando juntos tangos con extraordinaria maestría. Perfecta la sincronización de los pasos que realizábamos, las combinaciones, las piruetas, las histriónicas paradas. Existía telepatía entre nosotros. Mientras bailábamos nuestras almas conectaban, nuestros cuerpos se ensamblaban a la perfección. Nunca hablábamos mientras bailábamos, tampoco después al abandonar la pista de baile. Nos separábamos siempre con un escueto: “Gracias”. Ella regresaba entonces con sus amigas y yo con mis amigos.
Un sábado después de meses de haber repetido lo anterior, Margot no estaba en el salón Doré, pero sí se hallaban sus amigas. Experimenté una inmediata preocupación, un gran desasosiego, un temor de que hubiera podido sucederle una desgracia. Me acerqué a donde se hallaban sus amigas y les pregunté:
—¿Le ocurre algo a Margot que no ha venido esta noche con vosotras?
La chica a la que acababa de preguntar me dirigió una mirada cargada de tristeza, de reproche, y me informó:
—Margot y sus padres marcharon el lunes de esta semana de regreso a la Argentina.
Me quedé un momento perplejo, aturdido, con un profundo dolor en el pecho. Y les hice otra pregunta que, después de haberla hecho me pareció estúpida.
—¿Por qué se ha ido Margot?
La chica me miró como si me creyese idiota y finalmente me acusó furiosa:
—¡Se fue por tu culpa, imbécil! Estaba locamente enamorada de ti y tú nunca quisiste darte cuenta. Margot espera, dejando de verte, conseguir olvidarte.
Me entraron unas incontenibles ganas de llorar y marché a la calle para que nadie pudiera ver mis lágrimas de dolor.
No sé si Margot me habrá olvidado. Lo que sí sé es que yo nunca he podido olvidarla a ella.

FIESTA DE LOS TOROS (RELATO)

TOREO(Copyright Andrés Fornells)
La Monumental Plaza de Toros de Méjico. Aforo: más de cuarenta y una mil personas. A diferencia de España, en vez de a las cinco de la tarde, allí las corridas comienzan a las cuatro.
Aquella tarde toreaban tres diestros, uno era mujer, y los otros dos, hombres. Yo ocupé en la plaza, abarrotada de taurinos, una localidad de sol que era a lo más que entonces podía llegar mi pobre economía de mochilero trotamundos.
En lo alto, un cielo deslumbrante y colérico arrojaba sobre los que estábamos en la zona mía, una despiadada lluvia de plomo derretido.
A mi lado derecho tenía a dos tipos que por su habla, totalmente desconocida para mí, debían provenir de algún país del Este de Europa. Y a mi izquierdo tenía a un hombrecillo de mediana edad, muy moreno de cara, de lacios cabellos canosos, tres mechones de ellos colgándole cerca de los ojos. Sudaba él tanto como yo y, a no tardar, con esa naturalidad que todavía sobrevive en tanta gente de nuestros pueblos, me dirigió la palabra:
—La fiesta de los toros es lo más grande del mundo, ¿verdad, señor?
—Pocas cosas más grandes habrá, si es que hay alguna —respondí imitándole la vehemencia y el gesto de secarme la frente con un pañuelo que se estaba empapando por momentos.
—Antonio González —dijo ofreciéndome su mano pequeña, callosa, sincera.
La estreché con firmeza, al tiempo que le decía mi nombre.
—Por el habla me parece que usted no es de por acá…
—Soy español.
—¡Ah, caray! Un pueblo hermano el español —muy amistosa su voz y su actitud.
A partir de aquel momento compartimos con agrado y apasionamiento conocimientos taurinos y opiniones. Y como era de prever coincidimos en lo principal y es que las corridas de toros representan como ningún otro festejo de cuantos se celebran en nuestro superpoblado planeta, todo el arte, la elegancia y el valor que un ser humano es capaz de derrochar mientras se juega la vida.
—Y quienes critican, atacan y tratan de acabar con nuestra fiesta, son unos absolutos cobardes, además de ignorantes —sentenció Antonio González, acalorado ahora por el coraje que sentía, además de por la inclemente climatología.
Asentí enérgicamente con la cabeza y le pregunté si había visto torear antes a Guadalupe Morales, y descubrí que a él lo había traído a la plaza la misma curiosidad que a mí.
—Dicen que tiene tanto valor y arte como cualquier hombre, si no más. Yo nunca antes he visto torear a una mujer, mano. Siempre me ha parecido que esto del toreo es cosa de hombres. A lo mejor hoy cambio de idea.
—Estoy en el mismo caso que usted, amigo —coincidí con él.
El clarín anunció que iba a dar comienzo la corrida. Muy gallardos y serios los tres matadores dieron el paseíllo. Aplausos y silbidos, especialmente para Guadalupe Morales, que era esbelta y muy guapa.
—Es mucha la gente que no le gusta que las mujeres toreen —reconocí.
—La falta de costumbre, digo yo que será.
—Algo de eso habrá.
Actuaron primero los dos diestros. Estuvieron bastante bien y consiguieron una oreja cada uno además de la vuelta al ruedo. El respetable se estaba divirtiendo. En la parte del ruedo donde yo me encontraba empezaba a darnos la sombra. El calor se volvía más soportable.
Y salió el tercer toro, impetuoso, zaino, con unos pitones enormes. Se dio una veloz carrera dentro del ruedo. Eludió los capotes de dos subalternos. Entre los espectadores se produjo disparidad de opiniones. Unos aficionados le vieron mucha casta al animal, y otros juzgaron que tenía poca. Lo acostumbrado. Apareció el picador con su puya. Era un veterano sobrado de peso y experiencia. Surgieron de inmediato voces reclamando que saliera Guadalupe Morales a acercarle el astado al hombre montado a caballo. Había muchas ganas de verla enfrentarse a aquel morlaco de casi seiscientos quilos.
Guadalupe Morales se prestó a la petición generalizada y abandonó la protección de la barrera. Llevaba el pelo, negrísimo como el plumaje del cuervo, recogido detrás de la nuca, la cabeza alta y en su cara una expresión de valentía. El ajustado traje de luces resaltaba su escultural figura. Recibió además de los aplausos de rigor, silbidos de admiración y requiebros. Ella desplegó la capa y se fue para el fiero animal, elegante, sinuosa de movimientos, muy torera. Y logró con dos largas afaroladas dejar el toro delante del picador. La fiera, en una clara demostración de bravura, atacó con fuerza al caballo y su jinete le clavó la puya en todo lo alto. Puyazo certero y hondo. Comenzó a manar sangre de la herida. La gente protestó ruidosamente y Guadalupe Morales no permitió que lo castigaran más. Se aclamó su decisión. Los banderilleros lo hicieron muy mal y fueron abucheados. Sólo habían conseguido clavar en buen sitio la mitad de los palos.
—Ese animal está entero, mano —dijo mi vecino de asiento, preocupado.
Le di la razón, pues coincidíamos en esa apreciación. Un repentino, indefinido y sin embargo hondo malestar se estaba apoderando de mí.
La mejor actuación de la tarde la realizó Guadalupe Morales. Primero con el capote, envolviendo, burlando, mareando al morlaco, con bellísimos remolinos de paño rojo y viento ondulante, volatinero. Los espectadores, volcados con ella, nos rompíamos las manos aplaudiéndola, y enronquecían nuestras gargantas coreando su nombre y rematando el entusiasmo con enardecidos olés.
Y si ella lo hizo genial con el capote, en su faena con la muleta alcanzó la perfección. Burló al impetuoso animal una y otra vez realizando extraordinarias, sublimes figuras de ballet que enloquecieron de entusiasmo al respetable, cuyos maravillados ojos absorbían hasta el menor de sus movimientos. El triunfo de Guadalupe Morales se preveía apoteósico.
Llegó la hora de la verdad. Esa hora en que el diestro con un cuerno de acero se enfrenta a vida o muerte con los dos cuernos del astado.
Guadalupe Morales se llevó el toro al centro del ruedo para que todo el público pudiera presenciarlo bien, pudiera disfrutar el remate de su genial faena.
Se hizo un silencio absoluto. Todos los presentes contuvimos la respiración y dejamos de parpadear para no perdernos detalle. Guadalupe Morales no tardó en tener el toro posesionado como ella quería: con las pezuñas delanteras juntas y cuadradas con respecto a las patas traseras, y la cabeza humillada.
En el último instante sacrificial es cuando más igualados están la bestia y el diestro, pues éste deja de ver hacia dónde se dirigen los cuernos del toro. La suerte escogida por ella fue a volapié y recibiendo. Con la muleta enrollada en su mano izquierda, el otro brazo en alto, extendido y armado con la espada citó al toro al mismo tiempo que se adelantaba un paso. Fiera y matadora se juntaron y lograron su objetivo. Ella clavó hasta lo más hondo de las agujas del animal su estoque, y la fiera salvaje su cuerno derecho en el delicado pecho femenino.
La plaza entera soltó un ensordecedor, gemebundo alarido de dolor, que apagó el grito de la joven. Dos peones se la llevaron con la mayor rapidez posible hacia la enfermería. Del seno izquierdo de Guadalupe Morales salía ya la sangre a borbotones. Durante un par de minutos se mantuvo en la plaza un silencio total, estremecedor, dramático, trágico. Ni respirar se escuchaba. En los ojos de todos podía verse reflejado el más profundo, doloroso horror.
Después, poco a poco se fue formando un oleaje de voces pesarosas, patéticas, desdichadas.
Mi vecino de asiento y yo, nos miramos. Ambos con las lágrimas asomadas a los ojos y realizando titánicos esfuerzos por mantenerlas presas.
Yo me marché sin decir nada, muy consternado, igual que otro buen número de espectadores que buscó las salidas. Ríos de llanto rodaban por mis curtidas mejillas. Estaba pensando en mi madre y mis hermanas.
Jamás he vuelto a pisar una plaza de toros.

DIA DE PRIMAVERA Y UNA VIEJA HISTORIA DE AMOR (RELATO)

pareja-caminando-y-hablando-en-el-parque

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

El joven llevaba en su mano una rosa roja de tallo largo. Llegó delante del banco del parque que le había descrito su madre. No estaba allí sentada la anciana que esperaba encontrar. Había una joven de más o menos su misma edad, que lo estaba observando con curiosidad. El portador de la flor dudó entre quedarse allí esperando de pie o decidirse y tomar asiento en el banco al lado de ella. Pensando en que igual su espera pudiese ser larga, caminó hasta el banco y tomó asiento al lado de ella. Le gustó el perfume que la joven desprendía y también lo bonita que era. Guardaron ambos, silencio durante un par de minutos interminables. Por fin fue ella la que le dirigió la palabra:
—Perdona mi indiscreción, pero necesito hacerte una pregunta. ¿Conoces a un señor llamado Fulgencio García?
Las cejas de él se elevaron en demostración de sorpresa.
—Uno de mis abuelos se llamaba Fulgencio García.
—¿Has dicho se llamaba? —mostrando ella repentina consternación.
—Sí, murió hace cuatro meses —con tristeza—. Le quería yo mucho —añadió, porque así se lo pidió el sentimiento, aunque supuso que a ella no le importaría este sentir suyo.
—Entiendo. Y te han encargado a ti entregar esta rosa a una señora llamada Alicia Sánchez.
—¿Cómo sabes tú eso? —perplejo.
—Porque así se llamaba mi abuela que también falleció hace cuatro meses, y mi madre me encargó venir aquí a decirle a tu abuelo este luctuoso suceso.
Los dos jóvenes se examinaron ahora abiertamente. Él fue el primero en tomar la palabra de nuevo:
—Oye, no me había dado cuenta hasta ahora de lo mucho que te pareces a la fotografía que mi abuelo conservaba de una chica de la que se enamoró en su adolescencia.
—¡Qué extraordinaria casualidad! Tú te pareces a una fotografía antigua que mi abuela conservaba de cuando era adolescente.
Los dos jóvenes encadenaron sus ojos y fue como si un fluido misterioso, ancestral, transitara del uno al otro por un camino espiritual que ellos acababan de construir a medias. Él le dio a ella la rosa. Ella la aceptó con absoluta naturalidad dedicándole una sonrisa feliz.
—Tu abuelo y mi abuela compartieron una preciosa y también triste historia de amor.
—La conozco. Podríamos hablar de ella tomando un café. ¿Qué te parece?
—Estupendo. ¿Sueles tener a menudo ocurrencias tan geniales?
—Bueno, también podemos hablar de eso.
Y como si fuera la cosa más natural del mundo, los dos jóvenes se levantaron del banco y echaron a andar cogidos de la mano.

PROPUESTA DE ASOCIACIÓN (RELATO)

james-stewart-con-kim-novak-en-vertigo(Copyright Andrés Fornells)

Mike Warner hizo girar la manivela de la puerta acristalada llena de pegatinas publicitarias, y entró en el Bar Sparow. En su interior no pasaban de media docena los clientes que había. Mike, joven atractivo y atlético vestía una chaqueta gris claro, una camiseta blanca, pantalones vaqueros y zapatillas de tenis bastante usadas. Al llegar al mostrador pidió al camarero, un hombre de mediana edad y acusados rasgos latinos que, con aire aburrido lo miraba expectante, acodado de brazos en la barra:

–Un Jack Daniel´s con mucho hielo.

—Inmediatamente, señor —indolente el empleado.

Mike esperó a que le sirviera la bebida, la pagó inmediatamente y fue, llevando en su mano izquierda el vaso largo, a sentarse a una mesa al fondo del salón, cerca de la cual no había nadie. Para lo que se proponía realizar no quería curiosos cerca. Echó un trago de la bebida «on the rocks» y a continuación sacó del bolsillo derecho exterior de su chaqueta tres cosas: un bolígrafo, una pequeña libreta y la cartera que acababa de robar a un turista australiano en la parada del autobús.
De su contenido escogió la tarjeta de crédito y empezó a imitar la firma de un tal Jaques Thomson. Era muy bueno falsificando firmas, y a los diez minutos de practicar copiaba ya tan bien la rúbrica del perjudicado, que seguro conseguiría engañar al empleado del primer banco en el que entrase. Obrar con rapidez era primordial en su delictiva profesión. El individuo robado tardaría poco en darse cuenta del hurto y pedir la anulación de su tarjeta. Se terminó de un solo trago el contenido de su vaso y marchó a la calle.
Tuvo que andar únicamente dos manzanas para encontrar una entidad bancaria. El empleado que le atendió, amable y risueño, tras comprobar que coincidía su firma con la de la visa de oro que acababa de presentarle, le  entregó el dinero requerido. Mike lo metió en su propia cartera, la pasó al bolsillo interior de su chaqueta y se dirigió a la puerta.
Al salir Mike del establecimiento bancario, tropezó  una bonita  joven con él y  le pidió perdón por su torpeza ,acompañándose de una sonrisa encantadora.
Mike le devolvió la sonrisa y la siguió con ojos apreciativos. Ella parecía tener prisa. Caminaba presurosa. Su cuerpo esbelto, de movimientos vivos, deliciosamente femeninos, llamaba la atención de la gente que la dirigía miradas de agrado. El carterista la perdió de vista entre el gentío. “Un exquisito bombón”, juzgó.
Caminados una veintena de pasos entró en un estanco a comprar tabaco. Y entonces se dio cuenta de que le faltaba la cartera en la que había metido el dinero recién sacado del banco.
Dejó a la estanquera con el cartón de Winston en su mano y salió corriendo. Mike poseía una buena constitución física y su carrera fue veloz. Tropezó con algunas personas, pero no perdió el tiempo disculpándose. Le urgía dar con la chica que un momento antes, chocando con él, le había robado. Cada segundo que transcurría lo alejaba de la posibilidad de atraparla. Su esfuerzo y su velocidad obtuvieron recompensa. La descubrió bajando por la escalera del metro. Iba confiada pues, aunque llevaba el paso rápido, no miraba atrás por estar convencida de que nadie la seguía.
Al llegar junto a ella Mike la cogió fuertemente del brazo justo delante de la barrera de control obligándola a detenerse. La joven se asustó al reconocerle. Sus grandes ojos verdes lo demostraron, al tiempo que forcejeaba intentando escapar de él. Mike la mantuvo firmemente presa, convencido de que a la menor oportunidad que le diera ella intentaría escapársele.
—No te voy a hacer nada, preciosa —le advirtió sonriendo para inspirarle confianza—. Devuélveme lo mío y te invitaré a un refresco. No estoy enfadado contigo. Los dos nos dedicamos a lo mismo.
Ella le registró la mirada. Se tranquilizó algo. Su cuerpo perdió cierta tensión. Los ojos de Mike mantenían todo el tiempo un brillo amistoso. La joven metió la mano que él le dejó libre dentro del bolso que colgaba de su hombro y sacando una cartera se la entregó.
—Esta no es la mía —él con un ronroneo divertido en su garganta.
Ella la devolvió al interior del bolso y sacó otra.
—Ésta sí es la mía. Vamos a la cafetería de la estación —Mike amistoso todo  el tiempo, y tirando del brazo de ella.
—Por favor… déjame ir. Te quité la cartera por necesidad. Tengo que mantener a mi madre enferma y estoy sin trabajo —intentando despertarle lástima.
—Tranquila, de eso hablaremos mientras tomamos algo.
Entraron en el establecimiento elegido por Mike. Cuando la obligó a sentarse a una silla de la mesa por él escogida, le repitió que era, al igual que ella, un carterista. Para convencerla de que estaba diciéndole la verdad, Mike le enseñó la cartera robada un rato antes al turista australiano y un par de carnets de conducir pertenecientes a personas diferentes.
Ahora sí se tranquilizó la joven y a la pregunta de él, sobre cómo se llamaba, respondió dedicándole un esbozo de sonrisa seductora:
—Camille.
Tenían el camarero a su lado.
—¿Tiene champán? —le pidió Mike.
El empleado, un jovenzuelo con el rostro sembrado de acné les observó sorprendido. Nunca nadie le había pedido champán a media mañana. Camille, encontrando divertida su reacción, intervino:
—¿Tenéis champán, o debemos irnos a otro sitio a tomarlo?
—Tenemos. Lo traeré enseguida —reaccionando torpemente el camarero y dirigiéndose acto seguido al mostrador, derribando por el camino una silla contra la que tropezó.
Los dos carteristas rieron de buena gana su cómico atolondramiento. Una hora más tarde habían terminado de beberse el champán acompañado de unos pastelitos y acabado convertidos en socios. Ninguno de los dos tenía ataduras. Mike estaba divorciado y Camille era soltera, huérfana, y criada en un orfanato.