LA AMISTAD

LA AMISTAD

Mi abuelo Silvino siempre me decía: “Muchacho, aunque en esta vida sólo tengas un amigo que sea un amigo de verdad, no sólo uno de boquilla, considérate afortunado porque la amistad es una de las mayores riquezas que un ser humano tiene para dar y para recibir.”

Los sabios de este mundo nacen, más que se hacen.