EL INCOMPRENSIBLE MISTERIO DEL DESAGRADECIMIENTO (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
Hoy tengo uno de esos días en que la melancolía, la tristeza y el dolor profundo que tantas personas nos vienen causando, con toda intención o sin ella, me impulsa a emitir un juicio justo, aunque posiblemente algo alejado de la piedad.
Hay una condición humana que no para de extenderse y que, de ninguna manera soy capaz de comprender, disculpar ni de aceptar con benevolencia. Y es la ruin inclinación de tantas personas que no sólo no agradecen el bien que reciben, sino que además de no experimentar agradecimiento por el bien recibido, sienten odio hacia las personas que de un modo generoso y altruista les han favorecido.

SOBRE EL AMOR (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
El amor está sobrevalorado y elogiado en exceso. Y no debiera ser así. No se merece tanto.
Si lo estudiamos a fondo descubrimos que se trata de un forastero extremadamente maleducado.
Reparemos en que llega a nuestra vida sin llamar a la puerta, sin anunciarse, sin saludar y, cuando le da la real gana se marcha, a menudo, sin tomarse la molestia de decir: adiós. Supongo que no es fácil impedirle la entrada, pero sí podríamos evitar que nos destroce el corazón cuando se marcha, no haciéndole, mientras le tenemos con nosotros, el apasionado y ciego caso que le hacemos.
Por eso yo, precavido, he colocado en la puerta de mi casa la siguiente advertencia:
Señor Amor, antes de entrar en mi vida límpiese en el felpudo cualquier tipo de malos y viciosos sentimientos que lleve puestos, y si no tiene intención de hacerlo así, haga usted el favor de ni tan siquiera llamar a mi puerta.
Hasta el día de hoy, no me ha hecho caso alguno, pero como suelen decir los optimistas: La esperanza es lo último que se pierde.
Si le ha gustado este relato tal vez le guste también leer mi nuevo libro SED NEGRA. Varios capítulos gratis sobre el mismo en este enlace. https://www.amazon.es/dp/B07GV4WCGG/

SUEÑOS DE NIÑO Y REALIDADES DE ADULTO (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

buena
SUEÑOS DE NIÑO Y REALIDADES DE ADULTO

(Copyright Andrés Fornells)
De niño, en mis sueños, un delfín aparecía en ellos y me enseñaba todos los secretos que guardaba el mar de mi fantasía. Este delfín amigo me iba mostrando las tumbas de los galeones que habían sido hundidos por las tempestades y por los piratas ladrones y asesinos. Y en las panzas de esas embarcaciones yo hallaba escondidos fabulosos tesoros. Y me entretenía abriendo cofres llenos de riquísimas joyas y tirando al aire monedas de oro y plata como si fueran esos confetis que arrojamos alegre y divertidamente durante la Nochevieja.
Luego, como nos ocurre a todos, deje la niñez muy atrás y perdí por el camino al maravilloso delfín y los ricos tesoros de mis sueños; pero en mi realidad encontré muchos tesoros valiosísimos; ninguno de ellos en el fondo del mar sino en el fondo de los corazones de todas las buenas personas que he venido conociendo a lo largo de mi vida. Mi más sentido agradecimiento por su extraordinaria generosidad y el infinito bien que me han hecho.

LA FELICIDAD (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
Posiblemente son muy pocas las personas que no desean ser felices. Opino esto desde mi experiencia personal, pues yo todavía no he conocido a ninguna.
De la felicidad habla todo el mundo. La persigue todo el mundo. Quizás hablan de ella, más que nadie los artistas. Los poetas, sobre todo, desde tiempo inmemorial la han ensalzado, aunque ellos quizás, paradójicamente, hayan logrado sus mejores obras empleado: la tristeza, la desdicha, la tragedia.
Hasta donde me alcanza el entendimiento he llegado a la convicción de que la felicidad es como un pájaro maravilloso que todos queremos apresar y no lo conseguimos.
Y no conseguimos apresarlo porque somos tan torpes que, en los numerosos momentos que somos felices a lo largo de nuestra vida, nos damos cuenta de esa felicidad experimentada cuando ya no la tenemos, cuando dejada atrás no supimos gozarla por ignorancia, por la estupidez de continuar persiguiendo lo que habíamos alcanzado ya.
Por cuanto acabo de exponer, todo aquel que quiera saber si ha sido feliz en algunas etapas de su vida, no le queda otra alternativa que echar mano de los mejores recuerdos que guarda almacenados, a lo largo de su existencia, e ir lamentando el no haberlos sabido disfrutar como merecían cuando los tuvieron.

HUMO Y ANCLA (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
La amistad está, en la escala de valores humanos, posiblemente solo un escalón por debajo del amor. Por eso los amigos que cuando los necesitas se desvanecen como volutas de humo, son amigos que valen menos que un cigarrillo.
Perderlos favorece más que mantenerlos.
Los auténticos amigos, los que de verdad merece la pena conservarlos son esos amigos anclas que no desaparecen cuando necesitas su ayuda, que permanecen contigo hasta el fondo.