VIEJOS (MICRORRELATO)

desktop-animal-stock-images-crw9558-kuh-rind-stock-images-2166860
VIEJOS
En ciertas partes  de la India, cuando una vaca se hace vieja se la cuida con esmero hasta que muere, como muestra de agradecimiento por todo el bien que a lo largo de su vida les ha procurado a sus dueños.
En nuestra sociedad occidental, a la vaca vieja se la sacrifica en cuanto no procura beneficios y se la convierten en comida para perros. Y en nuestra sociedad también, algunos desagradecidos, a nuestas personas viejas, porque ya no se les puede sacar beneficio alguno, se las encierra en un asilo y, si se carece de conciencia, todavía está el otro recurso nuevo y más cruel: la eutanasia.

AY, ¡MI POBRE ESPAÑA, CUANTO ME DUELES! PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

(Copyright Andrés Fornells)
Es imprescindible para no llevar una vida de imbécil ignorante al que cualquier político pueda manejar a su antojo,  repasar de vez en cuando las cosas importantes que aprendimos de niños, o que debimos aprender. Menciono a las importantes porque otras, como aprenderse de memoria los nombres de todos los ríos y sus afluentes quizás no mereciera la pena el enorme tiempo invertido memorizándolos, porque la goma del tiempo nos ha borrado la gran mayoría de ellos.
Pero lo que esta goma no me ha borrado, y ojalá no se lo hubiese borrado a tantos compatriotas míos españoles, es la historia de nuestro país. En ella descubrimos, pasmados (palabro que hizo famosa Alfonso Guerra), que reyes, príncipes, aristócratas, políticos y demás personajes importante e influyentes se iban envenenando los unos a los otros para hacerse con el poder, con el reino.
Para evitar que esto sucediera, muchos monarcas tenían a un personajillo llama bufón, que era genialmente gracioso, hasta que se le terminaba la gracia al ingerir un alimento envenenado con el que se pretendía liquidar a quien lo alimentaba y le reía las gracias.
Han ido pasando los siglos, hemos llegado al siglo XXI y los ambiciosos, codiciosos, paranoicos del poder siguen empleando el veneno de la palabra, más veces embustera que verdadera para conseguir el poder.
Si todo este esfuerzo lo empleasen en favor de nuestro país, de España y los españoles seríamos la mejor nación del mundo, título que por honradez y laboriosidad la mayoría de los habitantes de este hermoso país nos merecemos.
Y porque está muy lejos de ser así, a tantos nos duele esto tanto que sobrevivimos con el corazón medio roto.

UN BUEN CONSEJO DE MUJER (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

 

 

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)
En cierta ocasión, siendo yo todavía muy niño,
una vecina que era muy desdichada con su marido
vino a pedirle consejo a mi madre:
—¿Qué haría usted en mi lugar, Inés? —le preguntó.
Mi madre no gustaba de dar consejos de un modo
directo, así que le respondió:
—Amiga mía, no se puede tocar bien con un mal piano,
ni ser feliz con un mal hombre, debes tú decidir
la música que quieres tocar.

CONFUCIO FUE EL FILÓSOFO ORIENTAL MÁS GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)

La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos los unos a los otros y nos juntemos; la educación y la religión hace que seamos diferentes y nos alejemos.

No todos los hombres pueden ser grandes, pero pueden ser buenos. Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.

Quien se cree sabio empequeñeciendo a los demás, es un enano al que un efecto óptico propio lo ve gigante.

Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.

Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes.

El que domina la cólera, domina a su peor enemigo.

Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.

Algún dinero evita preocupaciones; mucho dinero, las atrae.

ESTO SE LLAMA OPTIMISMO (PÍLDORAS FILOSÓFICAS)


(Copyright Andrés Fornells)
Agradeced, amigos míos, que tenéis una esposa que os aburre porque os da lo mismo de cenar todas las noches, porque ella está en casa con vosotros y no se ha escapado con otro fulano.
*
Agradeced, amigas mías, que tenéis un esposo vago que está tumbado en el sofá viendo televisión, porque él podría estar en algún bar emborrachándose o peor todavía, en un burdel dando a otras el dinero que os escatimase a vosotras.
*
Agradeced, queridos, que tengáis hijos adolescentes en casa quejándose de que no les gusta lavar los platos ni pasar la fregona, ni quitar polvo porque los tenéis en casa y no por las calles drogándose. Emborrachándose o haciendo cosas todavía peores.
*
Agradeced, aunque rabiéis por ello, los impuestos que pagáis porque eso significa que tenéis un trabajo y no estáis en el puto paro.
*
Agradeced el gran desorden y suciedad que tenéis que limpiar después
de dar una pequeña fiesta, porque esto significa que tenéis amigos con algo de dinero para gastarlo en fiestas.
*
Agradeced, queridos, que la ropa se os haga chica y os apriete,
porque eso significa que vais sobrados de comida.
*
Agradeced que vuestra sombra os sigue, porque esto significa que
estáis disfrutando del sol y no estáis metidos en una cárcel o, peor todavía, en un ataud.
*
Agradeced, queridos, tener que cortar la hierba del jardín y limpiar los cristales
de las ventanas porque eso significa que tenéis casa y jardín.
*
Agradeced las dificultades que encontráis para aparcar,
porque eso significa que poseéis un vehículo.
*
Agradeced, queridos, tener recibos de la luz que pagar, porque eso significa
que tenéis electricidad, televisión, nevera y hasta ordenador. Acabo de darle un cariñoso beso al mío.
*
Agradeced, queridos, lo mal que cantan vuestros vecinos,
porque esto significa que no estáis sordos.
*
Agradeced, queridos, tener mucha ropa para lavar, porque eso
significa que no andáis desnudos por la calle ni siempre con el mismo vestido.
*
Agradeced, queridos, que el despertador os despierte todas las mañanas
porque eso significa que seguís vivos, pues a los muertos  no hay forma de despertarlos.
*
Y finalmente, queridos, agradeced que la gente ponga cosas en sus blogs
para que os sirvan de distracción un momentito.
*
Y finalmente de finalmente, queridos, yo os agradezco este poquito de interés
que me habéis prestado. Que alguien os lo pague porque
yo tengo los bolsillos rotos y además nadie me fía.
Pero sonriamos que la vida es corta, y las deudas
largas. Y sobre la bicicleta de la esperanza
hasta los más gordos pueden subirse
si previamente la han reforzado.
¡Ánimo!
*