LA DESIGUALDAD (MICRORELATO)

mansion
LA DESIGUALDAD
chabola
LA DESIGUALDAD
—Papá, tengo miedo. Vivimos en un mundo terrible, aterrador.
—Ya, ya veo que estás temblando, hijo.
—Papá, también tú estás temblando.
—Sí, yo también estoy temblando, hijo.
—¿Por qué tiemblas tú, papá.
—Por ti, hijo, por los innumerables peligros que te acechan y acecharán siempre.
—¿Qué peligros, papá —el niño cada vez más asustado.
—Los de la desigualdad, hijo.
—¿Los de la desigualdad? ¿Qué quieres decir, papá?
—La desigualdad, hijo, es que unas pocas personas sean infinitamente ricos, y otra ingente multitud de personas, infinitamente pobres.

SILENCIOS EXAGERADOS (MICRORRELATO)

martita
SILENCIOS EXAGERADOS
Si tenemos en cuenta que nos fueron suministrados dos ojos, dos oídos y únicamente una boca, ¿no significa esto, evidentemente, que debemos observar y escuchar más, el doble, y hablar menos, la mitad? Hace dos años le dije esto mismo a mi prima Merche, que en cuestión de abuso oral supera cien veces a las cotorras, y desde entonces que no me habla. Echo de menos escuchar su voz aflautada. Soy un romántico amante de la música vocal. Si por casualidad lees esto, no seas rencorosa, primita Merche, perdóname y háblame de nuevo. ¡Muac!

¿QUIÉN TIENE EL TELÉFONO MÓVIL DEL MAGO MERLÍN? (MICRORRELATO)

merlin
¿QUIÉN TIENE EL TELÉFONO MÓVIL DEL MAGO MERLÍN?
Nadie ignora que el mundo es muy grande y que dentro de él, diariamente, son muchas las personas que se mueren, evidencia fatídica que mantiene a la maldita muerte extremadamente ocupada todo el tiempo.
El mago Merlín, es de todos conocido que, al igual que Matusalén y Noé, lleva varios cientos de años vivo. No tengo constancia de cómo lo hicieron estos dos últimos para alcanzar tan exagerada longevidad, pero en cuanto al primero sí sé que ha conseguido esa extraordinariamente langa ancianidad trazando la raya de “liquidado” en la lista donde la muerte tenía escrito su nombre y el de tantos otros.
¿Alguien conoce el número del teléfono móvil del mago Merlín para que pueda yo llamarle y contratar sus servicios?

NO DEBIÓ BESARLA (MICRORRELATO)

hada
NO DEBIÓ BESARLA
Él la veía pasar todos los días por la misma calle. Ella era hermosa y se movía con una elegancia y una ingravidez de movimientos que irremediablemente lo enamoró. Y él comenzó a decirle enfebrecido de pasión, cuando la veía:
—Cada vez que te veo me entran unas ganas locas de besarte y un día lo voy a ha-cer.
A ella la disgustaba su atrevimiento y le advertía:
—No te atrevas a besarme porque te arrepentirás toda tu vida.
—Seguro que no me arrepentiré —tozudo él.
Y una tarde él decidió realizar una acción que se le había ocurrido. Se escondió en una esquina y, cuando ella pasó, la cogió por sorpresa y junto sus labios con los labios de ella. Aquel beso le causó las sensaciones más maravillosas que él había experimentado jamás. Unas sensaciones tan extraordinarias que, durante algunos minutos creyó haber atravesado la misteriosa puerta que separa el mundo real del mundo mágico.
Cuando pasado un tiempo recobró el pleno funcionamiento de todos sus sentidos, se encontró en el aire a varios miles de kilómetros del suelo. Y se hallaba en el aire porque la hermosa joven a la que había robado un beso, era un hada que, cogido de los pelos le mantenía suspendido por ellos, y volaba cada vez más alto, más alto.
—¡Oh, Dios, me cago de miedo! —exclamó horrorizado al máximo—. ¡Por lo que más quieras no me sueltes! ¡Bájame a tierra! —suplicó soltando lágrimas y mocos a par-tes iguales.
Con una voz angelical, le comunicó ella, sin dejar de batir sus bonitas alas transpa-rentes:
—Te lo advertí, desvergonzado; pero tú no me hiciste caso y violaste mi voluntad. Ahora atente a las consecuencias.
—¿Qué piensas hacerme? —con un debilísimo hilo de voz, el aterrado transgresor.
—Lo verás enseguida. Ya estamos llegando.
El hada vengativa le dejó colgado del saliente de un satélite chapuza y se marchó con elegante y sublime batir de alas, hasta perderse en la lejanía.
Y allí debe seguir el irreverente, colgado del satélite chapuza si éste no se ha caído, o él no ha tenido el ingenio suficiente para fabricarse un paracaídas uniendo sus pantalones, su camisa, sus calzoncillos y sus calcetines. Los zapatos los había perdido durante su forzado vuelo.
Moraleja: Cuidado con las hadas, ya habéis visto que no avisan en balde y cómo las gastan cuando castigan. Guardad los besos para las Mesalinas, que los coleccionan.

PERFUME (MICRORRELATO)

perfume
PERFUME
¡Maldición! Tras una eternidad de estarme atormentando tu recuerdo a todas horas, y haber realizado yo titánicos esfuerzos en la tarea de conseguirlo, y estando yo a punto de lograr olvidarte, se le ocurrió a alguien que no se parecía a ti en nada pasar por mi lado llevando tu mismo perfume.

ELLA LE COGIÓ LA PALABRA (MICRORRELATO)

galanteria hoy
ELLA LE COGIÓ LA PALABRA
Durante una noche entera y parte de la mañana siguiente, un hombre gozó tanto haciéndole el amor a una mujer que, al despertar al mediodía, teniendo más ganas de ella, le dijo:
—¡Quédate conmigo!
Ella le cogió la palabra y él no encontró manera de quitársela de encima por mucho que le suplicó, y lo intentó contratando a un fantasma para que la asustara.
Al final consiguió separarse de ella. Se escapó con otra. No había sacado enseñanza alguna de la experiencia anterior.
Moraleja: Los tontos no aprenden y tropiezan con varias piedras.

ORIGINALIDADES DE UNA PAREJA (MICRORRELATO)

gafas
ORIGINALIDADES DE UNA PAREJA
Susana y Gaspar formaban una pareja que, en su relación, practicaba la originalidad. Los dos usaban lentes. Cuando él deseaba hacer el amor con ella en una determinada postura, se lo daba a entender ocultando sus gafas debajo del sofá, y, cuando era ella la que tomaba la iniciativa, colgaba las gafas de él en lo alto de la lámpara del dormitorio. Y su juego empezaba así:
—Gaspar, ¿has visto por casualidad mis lentes?
—Debajo del sofá las he visto. Por cierto, ¿has visto tú las mías?
—En lo alto de la lámpara las encontrarás.
Y se iban a la cama riendo, que no es un mal comienzo para una buena sesión de sexo.