HOY DÍA INTERNACIONAL DE LA FELICIDAD (PARA ALGUNOS) –ACTUALIDAD–

(Copyright Andrés Fornells)
Esos desocupados, imaginativos y comercializados creadores de absurdas inutilidades, han decidido que hoy es el día internacional de la FELICIDAD. Seguramente esto les parecerá una sádica crueldad a todos los que padecen alergias primaverales que les hinchas las narices, les irritan los ojos y sufren dolorosas jaquecas.
Yo me enteré de tan importante y gozoso evento nada más levantarme y enchufar la radio. Y mi inmediata reacción ha sido dar un gran salto de alegría, aterrizar de hocicos y romperme dos dientes. Tirando de optimismo me he dicho: “Nada es juzgable por como empieza, sino por cómo termina”.
He llegado a la oficina, me ha llamado mi jefe a su despacho y con expresión compungida (el muy cabrón) me ha notificado que por un ajuste de plantilla seré despedido a final de mes.
He llegado a casa a almorzar y mi casera me ha contado que Troyano, mi perro, se ha escapado de casa, ella cree que con la presumida perrita caniche de la boutique Magestik.
He ido allí a preguntar y he recibido un brutal paraguazo de parte de la dueña de ese establecimiento y la acusación de que poseo un can seductor y violador, y va a denunciarme por ello y porque tengo cara de sádico.
Creo que voy a llamar a la oficina, comunicarle a mi jefe que me ha dado in infarto y quedarme en casa, mellado y con un chichón enorme en la cabeza, no sea que el día de la Felicidad me traiga alguna desgracia muy superior a las que me han sucedido ya.
¡Maldita sea me han robado el móvil! Acabo de descubrirlo. Tendré que llamar desde una cabina. Cuando voy a hacerlo descubro que también me robaron el monedero. Termino aquí de relatar esta acumulación de infortunios, antes de que me desaparezca el ordenador, pues noto ha comenzado a realizar unos movimientos muy sospechosos.
Si les ha entretenido un poco este modesto y breve comentario mío, tal vez le guste leer mi libro “MADRE LEÍA NOVELITAS DE AMOR”. Capítulos gratis en este enlace: https://www.amazon.es/Madre-le%C3%ADa-novelitas-Andr%C3%A9s-Fornells/dp/1549582801

CELEBRAMOS EL DIA DEL PADRE (ACTUALIDAD)

(Copyright Andrés Fornells)
En nuestra vida algunas de las pérdidas que sufrimos nos dejan en el corazón un vacío tan grande, que con nada de este mundo lo podemos llenar.
Mi pueblo estaba en fiestas. En el bondadoso autor de mis días pensé al entrar en el recinto ferial y formar parte de la bulliciosa multitud que lo llenaba. Invadieron mis sentidos el escandaloso reclamo de las potentes sirenas de las atracciones, la ruidosa música proveniente de algunas casetas y todos los universos artificiales de centelleantes luces multicolores. Cautivaron mi olfato los olores provenientes de planchas y freidoras instaladas en los carromatos. Me distraje observando a quienes intentaban cobrar premios en los barracones de tiro. Recordé a mi padre consiguiéndome el oso de peluche que me gustaba, manejando con maestría aquellas escopetas tan trucadas y fallonas. Y se me llenaron de humedad los ojos viendo a la alegre y excitada grey infantil subida en el tiovivo y en los ponis. También mi padre me había subido en ellos, vigilante todo el tiempo, cambiando sonrisas conmigo; cambiando divertidos, cómicos, graciosos saludos con las manos. Y comprado él para mí, aprovechando no podía censurarle madre (siempre preocupada por mi alimentación), todas las chucherías que se me antojaban. Pan de azúcar, almendras garrapiñadas, chupachups, patatas fritas, refrescos.
Finalmente llegué a las carpas de un circo. Me detuve junto al cartel que anunciaba a los artistas que actuaban en las dos sesiones de tarde y noche.
Allí recuperé con todavía mayor fuerza mi lejana infancia. Y me pareció sentir en la mano mía la mano fuerte, grande, de mi padre transmitiéndome seguridad y cariño. Una mano que siempre parecía decirme: “Mientras yo esté contigo, hijo mío, jamás permitiré que nada malo pueda ocurrirte en la vida”.
Entrábamos en el circo. El circo le gustaban casi tanto como me gustaba a mí. Trapecistas, saltimbanquis, equilibristas, amazonas, domadores de fieras, lanzadores de cuchillos, payasos… Era para mí de lo más gozoso reír en su compañía hasta saltárseme las lágrimas, hasta dolerme el estómago. ¡Éramos tan felices!
Salíamos de allí maravillados. De nuevo cogidos de la mano. Comentando las actuaciones que más nos habían impactado, asombrado, admirado.
Perdí a mi padre hace muchos años, pero lo sigo echando de menos igual que el primer día que amanecí sin tenerle más. Todavía ahora, a menudo, giró la cabeza buscándolo a mi lado, y, al no encontrarlo, una profunda tristeza me lacera el corazón y me nubla los ojos.
Por mucho que se empeñe cierto ruin sector de nuestra sociedad en devaluar, denigrar y hasta pretender borrar la figura del padre, conmigo y otros muchísimos que sienten como yo, no lo conseguirán jamás.
Un buen padre, y asimismo una buena madre, son los mayores tesoros que un hijo sensato, agradecido y afortunado puede poseer. Yo los tuve y los honro y honraré mientras viva. Infinitas gracias a ambos por lo muchísimo que me disteis y lo poco que yo fui capaz de devolveros, aunque puse gran empeño en ello.

HOY ES EL DÍA DE LA RADIO (ACTUALIDAD)

La radio es, sin la menor duda, el medio de comunicación que sobrevive a todos cuando se ha creído que podían eliminarlo. Es un admirable superviviente. En los tiempos modernos, la televisión ha sido su mayor amenaza. Pero la ha derrotado. Cuando la televisión apareció, muchísima gente creyó iba a ser el sepulturero de la radio. Se equivocaron absolutamente. La radio sigue cada día más viva. La radio te permite escuchar cuando sucede en el mundo entero, dejándote todo el cuerpo libre para realizar cualquier otra actividad, pues puedes escucharla trabajando, caminando, viajando, etc.
Cuando yo era chico, la radio me procuró alegría, conocimientos, y amplió mi imaginación escuchando las maravillas que veían y me contaban viajeros que visitaban países lejanos cuya existencia descubrían para mí.
La radio me descubrió y me sigue descubriendo canciones, melodías, curiosidades, avances científicos y situaciones políticos a nivel planetario. Y las narraciones de partidos de futbol me permitían y me siguen permitiendo enterarme de lo que está sucediendo en los terrenos de juego situados a miles de kilómetros del lugar donde me hallo.
En fin, no necesito extenderme mucho para reconocer, al igual que lo hace toda la demás gente, la insuperable importancia de este invento, que comenzó siendo grande como una cómoda y ahora lo fabrican del tamaño de una castaña.
Para ti, radio, este breve y humilde homenaje mío.

EL CÁNCER, ESE TERRIBLE ENEMIGO UNIVERSAL (ACTUALIDAD)

Deberíamos ayudar todos los días a la investigación del cáncer, esa despiadada enfermedad que puede atacarnos a todos, y que gracias a quienes dedican su vida a erradicarla estamos llegando a un punto en que ya muchos de sus ataques han pasado a ser, de incurables en curables.
Según nos dicen los estudiosos de este tema, llevando una vida sana, la mitad de las personas podríamos librarnos de padecerlo. Merece la pena esforzarse en ello.
Reciban nuestro apoyo y nuestro cariño, incondicional, aquellas personas que lo padecen y ayudémosles con nuestra amistad, nuestro afecto y ayuda, a ganar esa batalla que sostienen contra ese mortal enemigo del que ninguno de nosotros estamos a salvo.