NUESTROS HÉROES ACTUALES (ACTUALIDAD)

No sé el número de los infectados dentro del gremio de los transportes, de la alimentación, de los medicamentos, de los voluntarios, de los militares, pero este mediodía han dado la cifra de los sanitarios y me ha horrorizado. Ayudemos todos dentro de nuestras posibilidades y contribuyamos todos a salir de ésta porque nadie con conciencia debe mantenerse al margen.

AYUDÉMONOS LOS UNOS A LOS OTROS (EMERGENCIA)


Amigos, aprovechemos esta pandemia terrible para cuidarnos y cuidar de las personas que tenemos cercanas. Cuidarnos porque contra la arrogancia que algunos insensatos demuestran, todos podemos perder la salud que gozamos en este momento. Nadie es invulnerable. Y además de cuidarnos y cuidar de quienes entran dentro de nuestras posibilidades, agradezcamos y prestemos nuestro mayor agradecimiento y colaboración a quienes nos están ayudando a salir de esta gran desgracia poniendo en peligro su salud y su vida. Me refiero a quienes están al pie del cañón en hospitales, transportes, alimentación, farmacia, agentes policiales y voluntarios.

EL HOMBRE QUE DESCUBRIÓ CUAN IMPORTANTE ERA LAVARSE LAS MANOS (actualidad)

Se llamaba Ignaz Semmelweiss y era húngaro. Fue un médico obstreta, especialista en obstetricia. Tuvo que luchar en su tiempo, denodadamente, contra muchos de sus colegas que no eran partidarios de lavarse las manos todas las veces que debían entrar en contacto con sus pacientes. Pero finalmente aceptaron sus teorías sobre la transmisión de enfermedades a través del contacto y, gracias a su esfuerzo divulgador se salvaron, en su tiempo, y siguen salvándose actualmente muchas vidas. Creo que es justo dedicarle una demostración de reconocimiento.

ÁNIMO (ACTUALIDAD)

FSA/8b35000/8b351008b35152a.tif

¡Animo! Todos los días deberíamos despertar animados por el firme propósito de conseguir la mayor felicidad posible. Luego pueden surgir muchas cosas que traten de destruir este encomiable propósito. Pero si ofrecemos resistencia, puede que no lo consigan la mayoría de las veces.

 

ESTOS GRANDES HEROES ANONIMOS (ACTUALIDAD)

Los humanos, habitualmente, nos agrandamos tanto debido a nuestra soberbia, que quién más, quién menos, se cree una especie de dios extraordinario. Pero ocurre, de vez en cuando, que la naturaleza nos hace una demostración de despiadada fuerza y nos coloca en el sitio que nos corresponde: el de enanitos que puede barrer igual que nosotros barremos las motas de polvo.
Ahora ha venido este terrible virus exterminador y nos ha demostrado nuestra fragilidad y pequeñez. El sistema sanitario y todos cuantos forman parte de él, nos están ayudando a vencer el coronavirus, poniendo con ello en peligro la salud suya.
Ahora que están en reposo los grandes héroes deportivos, dediquemos toda nuestra admiración y reconocimiento a estos héroes anónimos que, con su sacrificio y generosidad humanitaria tanto están haciendo por todos cuantos les necesitamos.
¡¡¡Gracias, gracias y mil veces gracias!!!

EL IMPORTANTÍSIMO DÍA DE LA MUJER -ACTUALIDAD-

Creo que mucha de la gente que organiza esto de: Día de la madre, Día del padre, Día de los enamorados, Día de los viudos, Día de las pantuflas, etc. lo hace guiada por prosaicas intenciones comerciales.
Hoy, día 8 de marzo, esa gente interesada, principalmente en hacer caja, decidió que fuese el Día de la Mujer. Dejando aparte, si esta celebración se creó con fines consumistas o no, para nosotros, los hombres que sabemos amar a las mujeres con toda nuestra alma, debería ser una fecha de suprema importancia y demostrarlo con hechos hermosos.
Para mí, personalmente, dejado para el día de san Valentín a las mujeres que ame y no me amaron; a las mujeres que me amaron y no ame, y a las mujeres que pasaron por mi vida sin dejarme huella alguna ni dejársela yo a ellas, hoy dedico el día entero, segundo a segundo, minuto a minuto y hora a hora, conmovido, agradecido y enternecido al máximo, para recordar con veneración a la mujer que, sin desmerecer por ello a ninguna otra, fue, por haberme traído al mundo, la más importante de mi vida: ¡mi madre!