UN MUY LARGO DESEO CUMPLIDO FINALMENTE (MICRORRELATO)


(Copyright Andrés Fornells)

En mitad de una manifestación organizada contra los nuevos recortes sociales realizados por un gobierno sudamericano, se encontraba  un anciano de aspecto achacoso que, por su avanzada edad habría estado mejor siendo cuidado en un hospital que allí en una violenta manifestación. Un adolescente picado por la curiosidad se acercó a él y, respetuosamente, le preguntó:
—¿Qué edad tiene usted, abuelo?
El hombre viejo, que jadeante y aturdido daba muestras de enorme cansancio metido en aquel follón de gritos, golpes y carreras tardó un tiempo en poder contestarle con voz débil, entrecortada:
—Cumplí 93 años el pasado mes de febrero.
—¿Y qué hace usted tan viejo y con aspecto de tener muy poca salud metido aquí en esta multitudinaria manifestación?
—Es que he tardado todo ese tiempo en perder el miedo a la brutalidad policial y he decidido que ya me da lo mismo morir de muerte natural que violenta.
–Joder es usted un héroe –admiró el joven–. ¡Cuidado, abuelo, que están disparando balas de goma–se agachó el joven al ver venir una de ellas evitando le diese a él, pero no que le diese al anciano quien cayó al suelo con un enorme chichón en la frente y una sonrisa heroica en sus resecos labios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *