SI FUESE POSIBLE VOLVER ATRÁS Y CAMBIAR (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Fue un encuentro totalmente casual. La fecha un 13 de octubre. Hacía frío y ambos llevaban el cuello de la gabardina subido. Fue en un semáforo. Ella estaba en un lado de la calzada, y él en la parte opuesta. El tráfico se detuvo y tuvieron preferencia los peatones. Caminaron el uno hacia el otro. Se miraron con esa intensidad que desnuda el alma. Y, al cruzarse, él la dijo con irrefrenable pasión:
—¡Guapa!
Ella le respondió con igual ardor:
—¡Hermoso!
Y ambos siguieron su camino. Ella estaba casada y él también. Cuarenta años más tarde los dos mantenían vivo el recuerdo y el convencimiento de que juntos, ellos dos, habrían sido inmensamente felices; algo que no lo habían sido en absoluto con sus respectivas parejas de entonces y de ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *