DÍA DE LA MADRE (HOY Y SIEMPRE)

Copyright Andrés Fornells)
Los Panchos es un grupo de músicos que podríamos llamar eternos. Sé que se han re-novado varias veces, pero lo han hecho tan bien que parecen siempre los mismos. Me estoy refiriendo a ellos porque hace un momento he escuchado por la radio una can-ción suya que me cantaba mi madre cuando yo era un crío. Esta canción es “Como un rayito de luna”. Y escuchándola he navegado en un mar de sentimentales reflexiones que deseo compartir con todos vosotros:
Con todo nuestro progreso, nuestros inventos, nuestros descubrimientos y nuestra avances científicos y tecnológicos, no hemos sido capaces, ni lo seremos jamás, de crear un robot u otro tipo de máquina o artilugio que pueda ocupar el maravilloso sitio de una buena madre.
Una buena madre que nos ha arropado, cuidado, alimentado, mimado, enseñado y que-rido con ese don especial, único de los seres humanos que es el amor que nace al uní-sono del corazón y del alma.
Tengamos esto siempre presente y cuando ya no necesitemos más esa total dedicación de nuestras madres, acordémonos de ellas visitándolas, llamándolas por teléfono, con-solándolas cuando tengan penas, cuidándolas cuando estén enfermas, y acompañándo-las cuando se sientan solas.
Si tal hacemos seremos personas agradecidas, decentes, merecedoras de respeto y me-recedoras de todo el cariño, cuidados, y desvelos que esas abnegadas madres tuvieron con nosotros cuando tanto las necesitábamos y sin los cuales, muchos de nosotros no estaríamos hoy aquí disfrutando del impagable don de la vida.
Y de paso daremos ejemplo a nuestros hijos para que cuando nosotros seamos viejos, como lo son ahora nuestras madres, y necesitemos también, que ellos se acuerden de nosotros, nos cuiden cuando estemos enfermos y nos visiten cuando nos sintamos so-los porque eso aprendieron de nosotros.
¡Que tengáis una feliz existencia!

Como un rayito de luna
Entre la selva dormida
así la luz de tus ojos
ha iluminado mi pobre vida
Tu diste luz al sendero
en mi noche sin fortuna
Iluminando mi cielo
como un rayito claro de luna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *