«TROYANO» UN PERRO INTELIGENTE EN EXTREMO (MICRORRELATO)

hombre y moto

 

 

 

 

 

 

(Copyright Andrés Fornells)

Yo soy un hombre que, a primera vista parezco insignificante. Pero luego, se me examina con atención, se me trata, y se aprecia que soy, exactamente lo que parezco.
Un día, yendo por la calle, de repente, apareció a mi lado un perro. Caminé algunos pasos sin decirle nada, pensando que por alguna extraña razón yo había despertado su interés y que, cuando este interés suyo se le pasara, regresaría con su dueño. Transcurrieron algunos minutos y la situación no cambió. Yo caminaba por la acera procurando no pisar a nadie, y el can que justo es decirlo, algún parecido conmigo guardaba pues los dos tiramos a feíllos y flacos de patas, continuaba a mi lado. Considerando yo que él se estaba alejando más de la cuenta de su propietario, me detuve y encarándome con él le dije amablemente:
—Oye, chico, regresa con tu amo que debe estar echándote de menos.
Él, que se había detenido también, me miró con un brillo divertido asomado a sus bonitos y bonachones ojos negros y se puso a mover su cola alegremente.
Creí entender el significado de su actitud.
—No quieres irte, ¿eh?
Para asombró mío el animal movió enérgicamente la cabeza en sentido negativo.
—Vamos a ver si te he entendido bien —sintiendo curiosidad por cómo iba a responderme—. ¿Estás dándome a entender que quieres quedarte conmigo?
El movió la cabeza, con gran entusiasmo en sentido afirmativo.
Como ya se habrán figurado mis lectores más fáciles de conmover, me quedé aquel perrillo que evidentemente me había escogido como compañero existencial. Fue aquella la mejor decisión de ambos, suya y mía. En la vida he visto yo un perro más inteligente que “Troyano” con el que me entiendo infinitamente mejor, que con los de mi misma especie.
Miren hasta qué punto esto es así, que todas las mañanas, mientras yo preparo el desayuno para los dos, el me lee los titulares de la prensa y luego, mientras comemos, opinamos sobre todo aquello que nos parece más interesante y puedo asegurarles que “Troyano” tiene una visión mucho más clara y sensata sobre cualquier acontecimiento de actualidad, de la que tengo yo. Paso mucho gusto escuchándole. Y cuando tocamos el tema de la política actual en nuestro país, unas veces ardemos de indignación y, otras, nos partimos de risa.
Y así transcurre la apacible vida de un humano y de un perro que lo escogió para compañero vivencial.

avatar
  Subscribe  
Notify of