LA GENEROSIDAD DE UN PRESIDENTE (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
—Hola, ciudadano. Me da gusto saludarle. Soy su presi —hipócritamente entusiasta el poderoso.
—¡Ah!
El hombre que acaba de ser saludado tan efusivamente observa sorprendido al mandamás.
—Veamos, admirable contribuyente, ¿qué recibe usted del gobierno?
—Yo diría que nada. Más bien al contrario —cauto el preguntado.
—Eso lo vamos a cambiar inmediatamente. Yo me comprometo solemnemente a ello. ¿Quiere usted recibir algo de ahora en adelante?
—Pues la verdad es que me iría muy bien, ya que hasta hambre paso algunos días y llevo la misma ropa desde hace 30 años.
—Pues eso lo vamos a cambiar ahora mismo. Ahora verá. Deme usted cincuenta euros.
—Es todo lo que me queda hasta final de mes —expone su interlocutor.
—No se preocupe. Confíe en mí —el ciudadano abre su medio rota cartera, y le entrega al presidente el billete de 50 euros.
—Bien, los próximos cuatro meses recibirá usted, gracias a mí, un regalo de 5 euros mensuales.
—¿Sólo cuatro meses? —ambicioso el ciudadano.
—Cuatro meses es mejor que ninguno, ¿no cree? —contrariado el presi.
—¡Qué bien! —animándose el ciudadano—. Por favor, ¿me devuelve usted el billete de 50 euros?
—¿Qué billete? Amigo contribuyente, yo no he recibido nada de usted. El dinero público no existe. No quiera gastarme bromas que no estoy de buen humor. Tengo infinidad de problemas ajenos echando humo dentro de mi cabeza. Adiós, que le vaya bien. Y espero me esté reconocido. ¡Qué menos!
Y el presi se marcha muy satisfecho con la generosidad que él le ha demostrado al ciudadano que ha dejado maldiciéndole.
MORALEJA: Cualquier parecido con la realidad la motivaría la desbocada imaginación del lector.

avatar
  Subscribe  
Notify of