EL MATRIMONIO ES COMO UNA CASA (RELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
—Abuelo, el matrimonio mío está haciendo aguas. Creo que Laurita y yo vamos a terminar separándonos.
El anciano examinó con sus ojos cansados, mostrando preocupación, el angustiado rostro de su nieto. Le dio lástima de él porque estaba viendo que sufría y podía cometer uno de esos errores de los que uno se arrepiente toda su vida.
—A mí puedes hablarme claro. Sabes que cuentas con mi cariño y mi comprensión. Cuéntame que os ocurre.
—Me da un poco de vergüenza, abuelo —un tanto cohibido el joven.
—No debe darte ninguna. Cuando eras muy crío, tu madre te dejaba a mi cuidado y tú no guardabas ningún secreto para mí, pues yo te cambiaba los pañales sucios y pestilentes, te lavaba y te ponía otros limpios y secos.
—Es verdad, abuelo. Desde mi venida al mundo solo buenas cosas has hecho por mí.
—Pues déjame que haga otra más. Cuéntame que os ocurre a Laurita y a ti.
—Nos ocurre que cada vez nos tenemos menos cariño. Que lo hacemos solo los fines de semana y, a veces ella pone la excusa de que no se encuentra bien y no lo hacemos tampoco. Cuando nos casamos, era todos los días que disfrutábamos de nuestro cariño, y ella nunca me decía que no se sentía bien.
El anciano esbozó una sonrisa mitad tierna, mitad triste acordándose de su querida mujer que lo dejó viudo tres años atrás, y a la que seguía echando de menos todas las horas del día.
—¿Cuántos años lleváis casados Laurita y tú?
—Tres. No hace tanto tiempo, abuelo. Nos echaste un discurso muy bonito durante el banquete.
—Cierto. Os eché un discurso. ¿Lo recuerdas?
—Claro. Dijiste que el matrimonio era como una casa. Una casa al principio está nueva, pero con el tiempo va necesitando pequeños arreglos. Unas manos de pintura. Algunos desperfectos en su estructura general. Las lluvias y los vientos desconchan partes de las paredes exteriores, castigan el tejado y hay que cambiar por otras nuevas tejas que se rompieron. Asentar losas que se soltaron. Cambiar alguna que se rompió. Si no existen más del mismo modelo, cambiarlas por algún modelo que se le parezca lo más posible.
—Exacto, querido Tino. Y repetí un par de veces que las reparaciones son necesarias, inevitables, imprescindibles. Pero lo más importante de todo, lo que siempre debe prevalecer es la casa. Nada es más importante que la casa. La casa nos cobija, la casa nos protege de todos los elementos adversos. La casa es lo mejor que poseemos. La construimos con los mejores materiales que poseíamos. Nos costó mucha ilusión, amor y esfuerzo. No podemos permitir que se derrumbe. ¿Has entendido esto bien? Tu abuela y yo estuvimos arreglando nuestra casa durante casi cincuenta años y fue maravilloso. Esa casa nos cobijó a todos nosotros, a tus padres primero y a ti y a tu hermana después. No permitas que, por unos pocos malentendidos, por unos momentos de cansancio, de desilusión, de monotonía, de tedio, vuestra casa, la de Laurita y tuya se venga abajo. Te arrepentirás toda tu vida si lo permites. Laurita y tú os casasteis locamente enamorados. Cuando os mirabais el uno al otro todos podíamos ver cegadores destellos de amor en vuestros ojos. No permitáis que los enemigos de todas las casas minen los cimientos de la vuestra y la derrumben. Escucha: una noche del fin de semana llévate a Laurita a cenar a un restaurante romántico. Cómprale unas flores. Esas pequeñas delicadezas gustan muchísimo a las mujeres. Mírala con los ojos de tu alma, como la mirabas cuando os enamorasteis, y dile que la sigues queriendo con todo tu corazón. Y cuando se lo digas te darás cuenta de que es verdad, y verdad será cuando ella te diga que también te quiere de igual modo. Y vuestra casa seguirá cobijándoos hasta la próxima reparación, que terminará necesitando. No se ha construido todavía casa alguna libre de reparaciones.
Conmovido, Tino agradeció el consejo del anciano:
—Gracias, abuelo. Eres un sabio.
—No, muchachito. Solo soy un hombre que ha reparado muchas veces su casa y ha aprendido a hacerlo lo mejor que sabía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *