LA ARAÑA Y LA MOSCA (FÁBULA)


(Copyright Andrés Fornells)
En la naturaleza, como en cualquier otra parte ocurren cosas lógicas dentro de su crueldad. Una araña y una mosca, cuando eran muy pequeñas mantuvieron ambas un sincero vínculo de amistad. Compartían los pulgones que encontraban:
—Toma, he recogido diez pulgones: cinco para ti y cinco para mí.
—Muchísimas gracias, mi buena amiga mosca.
—Toma, yo he cogido doce pulgones: seis para ti y seis para mí.
—Muchísimas gracias, mi buena amiga araña.
Pero transcurrió el tiempo. Las dos se hicieron mayores y un día la mosca de este cuento quedó atrapada en la telaraña de su antigua amiga.
—No me hagas nada, soy tu amiga de la niñez —le recordó la mosca.
—Ay, siento mucho haberte cazado, pero no puedo cambiar mi naturaleza. Por tratarse de ti procuraré que sufras lo menos posible. Así que primero te estrangularé y una vez bien muerta no sentirás dolor alguno mientras te como.
Moraleja: Ándate siempre con mucho ojo, porque quien es tu mejor amigo hoy, puede ser tu peor amigo mañana.

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of