DEJARON DE PERTENECERSE (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Una cama fue testigo del febril, loco, desenfrenado amor que un hombre y una mujer compartieron durante dos horas que, a ellos, teniendo tantísimo que darse, se les hicieron muy cortas. Se dijeron con infinita entrega las palabras más hermosas que han creados los enamorados para los momentos en que se consumen de lujuria y de pasión.
Ahítos de felicidad, recobrada la calma, exhaustos, confesaron devorándose de ternura los ojos:
—Nunca imaginé pudiera llegarse a amar tanto como yo te amo a ti, Lorena.
—Tampoco yo imaginé llegar nunca a amarte tan desesperadamente como te amo, Alfredo.
Minutos más tarde se vistieron. Cariñosísimo él:
—Abotónate bien el abrigo, mi vida. Afuera hará mucho frío.
—Y tú súbete el cuello de la gabardina, amor mío.
Cambiaron un beso que desearon eterno, y no pudo serlo. Luego abandonaron la habitación y, al llegar a la calle, cada uno tomó una dirección diferente. Habían dejado de pertenecerse. Tenían a sus dueños esperándoles a ambos.

FALIFAS, UN SIMIO MUY INTELIGENTE (microrrelato)

(Copyright Andrés Fornells)
Un pequeño pueblo malayo contaba entre sus habitantes con un anciano llamado Abdias cuya única posesión en el mundo era un macaco al que amaba como a un hijo, y al que el animal correspondía con continuas muestras de cariño, como demostró cuando el anciano cayó enfermo preparándole platos de sopa de verduras para que no muriese de inanición.
Cuando Abdias sintió que había llegado a los últimos días de su vida, llamó al único familiar que tenía, su sobrino Gabai, y le dijo:
—Si me prometes que cuidarás bien de él te dejaré en herencia mi única posesión, mi monito Falifas.
—Muchas gracias, tío. No te preocupes que yo cuidaré perfectamente de él.
—Pórtate bien con Falifas y él te ayudará en lo que pueda. Falifas es mas inteligente que muchos hombres que conozco y debes ser siempre justo con él.
—Seré justísimo con él, tío. Muere tranquilo.
Al día siguiente el anciano Abdias pasó a mejor vida. Su sobrino se llevó a Falifas con él y lo primero que hizo fue enseñarle a subir hasta el penacho de los cocoteros, arrancar cocos y tirarlos abajo. Él, con la ayuda de un machete les quitaba la gruesa cascara exterior y luego los llevaba al mercado donde los vendía.
Falifas, observándole, pensaba que si a su antiguo y cariñoso dueño se le hubiese ocurrido montar aquel fácil negocio habría vivido bastante menos pobre de lo que vivió.
Gabai no cumplió la promesa hecha a su moribundo tío y trataba muy mal a Falifas no dejándole guarecerse en su choza los días de lluvia y dándole tan mal de comer que el macaco se estaba quedando en los puros huesos.
Una mañana Gabai, al levantarse, descubrió que Falifas había huido. Decisión que el animal tomó por no considerarle merecedor de su lealtad y su ayuda.
Falifas marchó a Kuala Lumpur y allí, en la capital de Malasia, vendiendo cocos que él recogía, quitaba su corteza y vendía (proceso aprendido del perverso Gabai), fue el primer simio de la historia, aparte de la Chita de Tarzán, que se convirtió en millonario.

DÍA DEL MAESTRO (ACTUALIDAD)

(Copyright Andrés Fornells)
Cuando yo era chico, en el colegio estatal al que asistí,
los maestros nos enseñaron cosas que
consideraban imprescindibles para nosotros,
sus alumnos. Bastantes de estas cosas que
nuestros maestros consideraban imprescindibles,
a lo largo de mi vida no me han servido absolutamente
para nada; pero hubo tres de aquellas cosas que me han
resultado primordiales, de la máxima importancia:
respetar y amar a mi país, amar y respetar a mi familia,
respetar y amar a mi prójimo y acatar las leyes.
Sin amor, sin respeto al prójimo y sin acato a las leyes,
el ser humano regresa al salvajismo más primitivo.
Y desgraciadamente, esto último, es lo que está
ocurriendo en muchos desdichados lugares de nuestro mundo.
Mi homenaje de admiración y reconocimiento a todos
aquellos maestros que ejercen la muy meritoria
y extraordinaria labor de procurar conocimientos útiles,
solidaridad y humanidad a sus alumnos.

ENCONTRÓ EL MOMENTO MÁS FELIZ DE SU VIDA (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Anita Ventana era una mujer que había ido adquiriendo, con el paso de los años, el perjudicial síndrome de la insatisfacción. Igual se quejaba de los pequeños inconvenientes que le surgían, que de las ventajas que encontraba, porque éstas no eran tan importantes como ella las quería.
En cierta ocasión, una mujer con la que mantenía una relativa amistad, mientras ambas tomaban café en un bar, le habló de una maga que ella había visitado tiempo atrás y que, actualmente había sido noticia de última hora, en los medios de comunicación, por haber visionado esta pitonisa el lugar donde un secuestrador tenía preso al hijo de un popular ministro, haberlo comunicado a la policía y conseguido con esa información atraparan al delincuente y liberaran al pequeño:
—Es una vidente extraordinaria. A mí me descubrió el lugar donde mi marido había escondido dinero, y que yo nunca habría encontrado, pues mi marido murió inesperadamente de un infarto estando solo en casa.
Anita Ventana no contaba, entre sus fantasías, la credulidad; pero por probar pidió, a través del teléfono, cita con la maga. No se la dieron hasta casi dos meses más tarde debido a lo muy solicitada que aquella notable mujer estaba.
Cuando por fin fue recibida en la praxis de la adivina, una habitación pintada de color morado y con gran cantidad de signos esotéricos en sus paredes, aquella, sentada tras una artística mesa de caoba, la estuvo observando durante unos momentos y finalmente le preguntó:
—¿Qué quieres que haga por ti, mujer de los ojos descontentos?
Impresionada muy a su pesar por aquella mujer de rostro cadavérico y ojos penetrantes como estiletes, toda vestida de negro y con la asombrosa originalidad de llevar, por pendientes, dos escorpiones prendidos en sus orejas, expuso:
—Estoy aquí porque quisiera regresar al momento más feliz de mi vida. ¿Puede usted hacerme eso?
—¿Puede darme la dirección de sus padres? —respondió la vidente sin inmutarse.
Aunque le pareció extraña esta petición, Anita se la escribió en un papel.
—Bien. Te complaceré enseguida —dijo la maga. Sacó del cajón de su mesa una varita mágica, la colocó sobre la cabeza de Anita Ventana y pidió con voz solemne:
—Honorables espíritus de la recuperación del pasado, complaced a esta persona llamada Juanita Ventana en el mayor de todos sus deseos.
Inmediatamente se produjo una multicolor explosión. Terminada la misma, Juanita Ventana sufrió una extraordinaria transformación. La vidente llamó al teléfono que su consultante le había procurado, y cuando le contestó la madre de Juanita Ventana le dijo:
—Señora Ventana, venga a mi consulta a recoger un bebé que le pertenece.
Una carcajada de cría feliz llenó la estancia.

HOY ES EL DÍA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO (ACTUALIDAD)

(Copyright Andrés Fornells)
Hoy es un día en el que se trata de concienciar a todo el mundo y, muy especialmente a esos feroces animales que tienen forma de humanos, a esos monstruos incivilizados que, abusando de su fuerza física o económica maltratan a las mujeres física y sexualmente.
Hoy es un día en el que se denuncian los actos criminales que unos seres que tienen más de fieras salvajes que de personas, cometen a mujeres débiles e indefensas y también a niños tan indefensos como ellas y todavía más vulnerables.
Aunque la inmensa mayoría de los varones no obramos como esos barbaros criminales, por pertenecer a su mismo género humano, cada vez que se realiza un acto de violencia de género sentimos vergüenza ajena, lo cual, aunque sea injusto, parece que nos mancha también.
Hubo un tiempo, en el que la humanidad no había alcanzado el nivel civilizado que se tiene en la actualidad, que a los ladrones los castigaban cortándoles las manos.
Esto no puede hacerse ahora, pero si la naturaleza fuese más sabía de lo que es, a los maltratadores les dejaría inmovilizada cualquier parte de su cuerpo usada para hacer daño a su prójimo.
En fin, parece que a esos cafres no les ha dado la vida una mujer y son hijos únicamente de su despiadada, ruin y cruel barbarie.
Intentemos todos denunciar los casos de malos tratos que veamos, y estemos siempre del lado de las victimas y en contra absoluta de los verdugos.

EL FUTURO EN UNA LOSA (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Óscar era un chico obsesivo, extraño y maniático. Siempre se salía a la calle, deliberadamente, daba el primer paso con el pie izquierdo. Cuando se veía obligado a pronunciar la palabra muerte se santiguaba acto seguido y, las noches de luna llena, permanecía encerrado en su casa con todas las cortinas bien cerradas.
Las mañanas de los fines de semana, Óscar se daba un largo paseo por la Avenida Central donde caminaba poniendo el máximo cuidado de no pisar ninguna raya de las que separaban las losas convencido de que pisar alguna de ellas le traería muy mala suerte.
Otra acción suya rara consistía en contar sesenta y seis pasos, detenerse y decir en voz alta:
—Sesenta y seis.
Llevaba Oscar más de media hora realizando este entretenido ejercicio cuando al ir a poner el pie sobre una losa la encontró ocupada por un pie femenino. Concentrándose al máximo colocó el pie suyo al lado del otro pie. Respiró entonces aliviado porque durante un momento había corrido el riesgo de pisar una raya.
Levantó la cabeza y sus ojos quedaron presos de los ojos de la joven que había estado practicando su mismo juego. Ella dijo:
—Sesenta y seis.
Maravillado, Oscar también dijo:
—Sesenta y seis.
Ella sonrió encantada. Oscar sonrió encantado igualmente. Sin ellos tener conciencia de que se estaban buscando, acababan de encontrarse.

ESE INVENTO CONSUMISTA DEL BLACK-FRIDAY (ACTUALIDAD)

(Copyright Andrés Fornells)
Alerta a tod@s: pueden volver a enredarnos con este invento consumista del “Black-Friday” que, muchos que no hablan inglés creen que su significado es, con nombre raro, “Día de enormes rebajas”. Esto, en sí, por ser una simple cuestión de ignorancia idiomática, no es grave. Lo grave es que habiendo tan enorme masa de población ganando salarios miserables, tienten a estos ciudadanos escasos de recursos a arruinarse todavía más con las añagazas de que podrán comprar, muy reducidos de precio, productos que les presentan como de primera necesidad cuando, en la gran mayoría de los casos, no lo son.
Y no contentos con esto, los listos comerciantes alargan ese viernes un par de días más y, no faltan los abusones que se atreven a hacer durar el Black-friday una semana entera.
Mis queridos amigos, no caigáis en esa trampa tan astutamente urdida porque podréis encontraros con diez docenas de calcetines, siete jerséis, cuatro chaquetas, veinte pijamas, doce pantalones, una treintena de calzoncillos y cinco pares de zapatos. Y para poder utilizar, desgastar y romper todas estas prendas que acabo de mencionaros tendrías que vivir cuatrocientos años, o más.
Estáis avisados.

LA TRAGEDIA DE SER PAVO EN ESTADOS UNIDOS (ACTUALIDAD)


LA TRAGEDIA DE SER PAVO EN ESTADOS UNIDOS
(Copyright Andrés Fornells)
Hoy calculan que van a ser sacrificados 50.000.000 de pavos en Norteamérica. Dicen los estadounidenses que los matan, y luego asan para dar las gracias. Será para eso, pero pienso yo, que por lo general no soy de mucho pensar, que poquísima gracia les hará a los pobres pavos que los habitantes de Estados Unidos sean agradecidos a costa de la vida suya.
Claro que económicamente hablando puede ser un acierto. Aquí en España le daríamos un buen tirón a la Economía si celebrásemos un día dando las gracias y consumiendo 10. 000. 000 de pollos (nosotros somos menos y además andamos mucho más ligeros de “guita” y ésta no nos alcanzaría para comprar pavos).
Después de haber sido capaz de demostrar yo solito mi talento, estoy arrepentido de no haber estudiado Económicas pues muy posiblemente habría tenido a mi alcance algún premio Nobel, que todos sabemos lo bien pagado que, económicamente está y lo mucho que uno puede resumir con un título de esos.

LA JOVEN DEL PARAGUAS CON MARIPOSAS (MICRORRELATO)

(Copyright Andrés Fornells)
Pronto haría dos años que Santiago y Virginia se habían conocido en aquel café durante una noche de intensa lluvia. Entre ambos surgió una inmediata, irresistible atracción, un amor incendiario, esa clase de amor especial que solo surge entre personas marcadas por el destino. Santiago y Virginia vivieron, durante unos pocos días, una pasión devastadora. Se amaron como solo pueden amar, una única vez en la vida, los seres especialmente afortunados.
Ella le confesó, con infinita tristeza, la última noche que pasaron juntos, que tenía dada su promesa de matrimonio a un joven maravilloso, al que no quería ni podía destrozar el corazón faltando a su compromiso.
—Y no te importa, para evitar destrozar el corazón de ese joven, destrozar el mío —se quejó Santiago, transido de dolor, sollozante.
—No sufras, por favor —suplicó Virginia entre lágrimas—. Me mata verte tan abatido. Hablaré con él. Si renuncia a mí, volveré a nuestro bar un sábado noche con lluvia, llevando en mi mano este paraguas de las mariposas, que a ti tanto te gusta.
Santiago, otra noche más, llegó al café donde Virginia y él se conocieron tantos meses atrás. Llovía intensamente. Santiago iba con el cuello de su gabardina subido y cubierta la cabeza con su viejo sombrero Sinatra. Colocó éste encima de una mesa vacía desde la que tenía una perfecta visión de cualquier persona que llegase de la calle. Su esperanza sobrevivía, aunque cada día más debilitada, al inexorable paso del tiempo.
Iba Santiago por el segundo brandy cuando entró en el local un hombre desconocido. El alma se le encogió cuando descubrió que el recién llegado llevaba en su mano un paraguas femenino con mariposas estampadas. Se puso inmediatamente de pie. Temblaba todo su cuerpo sacudido por el agorero ventarrón de la fatalidad. El recién llegado se fijó en su persona y caminó directo hacia él. Mostraba un rostro notablemente demacrado y unos ojos tristísimos, empapados en llanto.
Santiago supo al instante el significado que tenía la presencia de aquel hombre desconocido. Especialmente cuando, convencido de que él era la persona que buscaba anunció, con voz quebradiza al detenerse junto a su mesa.
—Virginia me pidió viniera a verte.
—¡Virginia ha muerto! —Santiago soltando un alarido de dolor.
Los dos hombres se abrazaron compartiendo la misma desdicha, tal como había sido el último deseo de la adorable mujer que ambos habían amado con toda su alma.
Fuera del establecimiento, se intensificó la lluvia como si un ser sobrenatural quisiera manifestar con esta alteración su invisible presencia.

LES PRESENTO MI DÉCIMA NOVELA: “MADRE LEÍA NOVELITAS DE AMOR” (LIBROS)

(UN LIBRO ESCRITO DESDE LA TERNURA
Y LOS RECUERDOS MÁS ENTRAÑABLES)
SINOPSIS:
Adanito, un niño fantasioso, travieso y soñador, nos cuenta con entrañable candidez y sinceridad los acontecimientos diarios que vive con sus amigos y su familia. Un día, Adanito descubre la causa por la que su madre, soltera, suspira cuando lee novelitas de amor,
y decide poner su máximo empeño en ayudarla a conseguir lo que él cree la hará inmensamente feliz.
Pulsando este enlace pueden leer gratis dos capítulos de este libro.
https://www.amazon.es/Madre-le%C3%ADa-novelitas-Andr%C3%A9s-Fornells/dp/1549582801
(Libro para niños y adultos publicado en Amazon 2,99 € e-book y 5,99 € papel)