PUENTE DE LAS TETAS Y UN POEMA DE ALBERTI

PUENTE DE LAS TETAS Y UN POEMA DE ALBERTI

El puente de las Tetas (Il Ponte delle Tette), es el nombre que lleva un pequeño puente que se halla en Venecia. Debe este nombre a la zona circundante por haber sido en el pasado el hogar de numerosas prostitutas, cortesanas que se mostraban en este lugar topless para atraer y convertir a los homosexuales, con una cura sexual, en heterosexuales. Cura que financiaban los funcionarios de Venecia para ayudar a contener la ola creciente de homosexualidad (el amor que no quería decir su nombre) que en Venecia se había convertido en un problema social. En su deseo de desviar la atención, algunos venecianos lo llaman: “pecado florentino.”

En 1509, un escritor estimó que en la ciudad de Venecia había, ejerciendo la prostitución unas 11, 565 cortesanas.

Para proteger el buen nombre de este barrio, sus vecinos vienen contando, desde muy antiguo, otra historia. En la época a la que ellos se refieren, los pescadores venecianos después de pasar cuatro o cinco meses embarcados, al regresar de estos viajes empezaron a buscar otro tipo de compañía que no fuera la femenina, continuando en tierra los juegos sexuales que habían practicado con sus compañeros mientras estuvieron en su barco. Entonces el Doge, temiendo una importante mermara en la natalidad, tomó cartas en el asunto y permitió que las mujeres los tentaran exhibiéndose sobre la baranda del puente con los pechos al aire. Considerando las modestas dimensiones de este puente, el número de mujeres que lo ocupaban no podía ser muy elevado, por lo que es de suponer que se pasearían desnudas de cintura para arriba también por los alrededores del mismo.

(Foto tripwolf)

Esto me lo contó una hermosa veneciana, medio bruja, a la que invité a cenar, y a la que, habiendo yo elogiado la altivez de sus pechos me dio unas fórmulas que escribí, por curiosidad, y de cuya eficacia o no eficacia me declaro inocente. Fórmula para disminuir el tamaño de los senos: hervir 13 hojas de Guanábano en un litro de agua durante 7 minutos y tomar el líquido resultante tres veces al día durante 15 días. Fórmula para endurecer los senos: hacerse masajes con pomada de Yodosalito y tomar bebidas de la hierba hervida de San Juanito, tres veces al día. Y finalmente, para frenar su flacidez: 1 clara de huevo y agua de cebolla. Batir la clara de huevo a punto de crema, luego extender la clara en la parte baja de los pechos hasta la mitad, dejarla actuar durante treinta minutos y finalmente lavarlos con el agua de cebolla. La bella veneciana no quiso darme la fórmula para agrandar los pechos, diciendo, muerta de risa, si no me parecía que ella los tenía ya lo suficientemente grandes. Tuve que reconocerle que así era, porque vaya siempre la verdad por delante, a no ser que la mentira nos favorezca, como dicen los pícaros.

Quienes visiten Venecia lléguense hasta este famoso puente, cierren los ojos y, si son personas muy sensitivas, puede que vean en la pantalla de su imaginación a algunas cortesanas del siglo XVI a pecho descubierto. A mí me funcionó.

BELLO POEMA QUE NUESTRO GENIAL ALBERTI DEDICO AL PUENTE DE LAS TETAS.

Por el puente de las tetas

se asoman las venecianas.

Eran tetas, no manzanas,

las del puente de las tetas.

Bajo el puente de las tetas

yo miraba en la corriente

temblar las tetas del puente

de las tetas.

Sobre el puente de las tetas

las tetas ennochecían

y se desaparecían

por el puente de las tetas.

Sin el puente de las tetas

dormí y soñé dulcemente

que dormía sobre el puente

de las tetas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>