UNA MAMÁ ORGULLOSA HABLA DE LAS AFICIONES INFANTILES DE SU HIJO (MICRORRELATO)


(Copyright Andrés Fornells)
La señora Josefa Gómez salía del banco donde todos los empleados la habían tratado con exquisita amabilidad. Una señora que había sido testigo de las notorias atenciones que esta mujer había recibido, le dijo en tono de queja:
—A mí no me tratan, ni de lejos, tan bien como la tratan a usted.
—Es que yo soy la madre del director.
—¡Ah! Ahora lo entiendo —dijo la mujer quejosa.
—Verá, mi hijo, de muy niño, coleccionaba mariposas, escarabajos, mantis religiosas, grillos y hasta moscas. Cuando se hizo mayor decidió coleccionar dinero y, gracias a esta afición suya, ha llegado a director de este banco.
Al hijo de la señora Josefa Gómez le metieron en la cárcel por haber cometido un importante desfalco. Un día la mujer que tiempo atrás le había comentado la diferencia de trato que recibían ambas en el banco, le dijo, maliciosa:
—Con que su hijo coleccionaba bichos primero y luego billetes, ¿eh? Pues ya sabe dónde lo tiene ahora.
—¡Pobre de mí! Claro que lo sé. Voy a verle todas las semanas. Y lloramos juntos. Mi hijo cometió únicamente un error de apreciación, señora —muy digna la mujer que tenía un hijo preso—. El desdichado hijo mío no vio la diferencia que existía entre unas cosas y otras. Los escarabajos, mariposas y demás insectos no eran de nadie, mientras que los billetes pertenecían a personas egoístas que los querían solo para ellas.
La mujer que le había estado recriminando todo lo anterior, movió la cabeza comprensivamente: ella tenía tres hijos y, a saber, en que tentaciones podrían caer y de las cuales ella no tendría culpa ninguna y seguramente, con razón o sin ella, los defendería. Así que se despidió de Josefa Gómez diciendo:
—¡Ay, qué difícil y sacrificado es ser madre!
—¡Ay, si lo sabremos nosotras!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No Trackbacks.